El Grupo Parlamentario Socialista ha presentado, a la mesa Congreso de los Diputados, una Proposición no de Ley relativa a reclamar medidas urgentes para hacer frente a la violencia y el acoso contra las mujeres y los hombres en el ámbito laboral, para su debate en la Comisión de Igualdad.

En su exposición de motivos, el PSOE pone de relieve los datos del informe de la OIT (Organización Internacional del Trabajo), titulado “Acabar con la violencia y el acoso contra las mujeres y los hombres en el mundo del trabajo”, a través del cual recuerda que la cuestión es objeto de una máxima atención a nivel mundial, tras la reciente adopción de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible (Agenda 2030), que pide “lograr el empleo pleno y productivo y un trabajo decente para todos los hombres y mujeres, según la meta 8.5; reducir la desigualdad en y entre los países, según el objetivo 10; garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos, según el objetivo 3; y lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas, según el objetivo 5”.

Tal y como señala el Partido Socialista, la violencia y el acoso en el ámbito del trabajo engloban “no sólo aspectos físicos, sino también aspectos psicológicos y sexuales”, por lo que sería fundamental contar con más datos comparables sobre el impacto, las definiciones o las prácticas y las medidas que están aplicando los distintos actores del mundo del trabajo para afrontar este problema. A este respecto, en línea con la legislación vigente -tanto española (como la Ley Orgánica 3/2007 de 22 de marzo, para la igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres) como a nivel europeo (como la Directiva 2002/73/CE y la Directiva 2006/54/CE del Parlamento Europeo)-, afirma que el acoso sexual y el acoso por razón de sexo constituyen una “discriminación directa que vulnera los derechos fundamentales” de las personas.

Dichas formas de discriminación, advierte, no sólo se producen en el lugar de trabajo, sino también en el contexto del acceso al empleo y a la formación profesional, durante el empleo y la ocupación.

Dada la importancia y gravedad de esta problemática, el PSOE ha presentado su iniciativa, a través de la cual insta al Gobierno a:

“1. Modificar la Ley de igualdad para incorporar en el punto relativo a los planes de igualdad la obligación de las empresas de elaborar una política de tolerancia cero en el ámbito empresarial, enfocadas a promover condiciones de trabajo que eviten el acoso laboral y el acoso por razón de sexo, a través de procedimiento regulados de actuación que comprometan a investigar las denuncias que puedan plantearse por los trabajadores/as de la empresa e incorporen códigos de conducta en los que se establezcan las medidas de prevención y protección a las víctimas potenciales y se indiquen los pasos a seguir en el caso de que éste se produzca.

2. Establecer la obligatoriedad de abordar en los Planes de Igualdad el acoso laboral, sexual o por razón de sexo, para implementar procedimientos y mecanismos internos y externos de resolución de conflictos y el estableciendo de un mecanismo de quejas accesible, confidencial y rápido para abordar, de manera exhaustiva, la violencia y el acoso en el mundo del trabajo, incorporando esa obligatoriedad a la legislación en materia de seguridad y salud en el trabajo, y la legislación laboral que debe contemplar que sanciones y recursos de reparación, y apoyo y protección de las víctimas quedan garantizados.

3. Establecer, en colaboración con los representantes de los trabajadores/as, una campaña Estatal contra el acoso laboral, sexual y por razón de sexo en el trabajo, para dar cumplimiento el artículo 48 de la Ley Orgánica para la Igualdad Efectiva, que ofrezca información para conocer y entender que es el acoso laboral, sexual y por razón de sexo, así como para orientar la prevención, el acceso a medios de defensa e interposición de quejas.

4. Incorporar al Informe anual del Observatorio la recopilación de los datos sobre el alcance de la violencia y el acoso en el lugar de trabajo con información desglosada por sexo.

5. Elaborar guías que orienten a las empresas sobre la forma de contrarrestar estas conductas, para que conozcan que factores organizativos pueden ser útiles para combatirlas.

6. Establecer para la AGE un kit de prevención de la violencia y el acoso en el lugar de trabajo, que incluya información sobre la legislación pertinente, las directrices sobre prevención y una lista de verificación de inspección.

7. Avanzar en el conocimiento e identificación de las características del acoso laboral a las mujeres, los trabajadores LGTBI, las personas con discapacidad, las personas que viven con el VIH y minorías étnicas.”

La iniciativa se encuentra disponible en la página Web del Boletín del Congreso, o bien directamente a través del siguiente enlace (pág. 78):

Proposición no de Ley presentada por el Grupo Parlamentario Socialista, relativa a reclamar medidas urgentes para hacer frente a la violencia y el acoso contra las mujeres y los hombres en el mundo del trabajo

Artículos Relacionados
El acoso laboral y la violencia en el trabajo: factores de riesgo de la diabetes tipo 2, según un estudio
“Los psicólogos debemos trabajar para que las empresas sean espacios de convivencia que contribuyan a la promoción de la felicidad y el bienestar”-J.M. Peiró
El papel de las organizaciones en la lucha contra el acoso sexual laboral
La percepción negativa sobre los factores de riesgo psicosocial y el desarrollo de depresión en el trabajo
Los costes de la salud mental laboral ponen de relieve la necesidad de promover el bienestar en las empresas
El papel del bienestar en el ámbito laboral: fundamentos y aportaciones desde la Psicología