En España, medio millón de niños y niñas sufren abusos sexuales, pero solo se conocen el 5% de los casos. El 85% de estas situaciones se dan en el ámbito familiar.

Con estos datos alarmantes, el Grupo Parlamentario Socialista presentaba una Proposición No de Ley relativa a la creación de un plan de prevención efectivo y eficaz contra el abuso sexual infantil, que ha sido recientemente aprobada en el seno de la Comisión de Derechos de la Infancia y Adolescencia.

En su propuesta, comenzaba conceptualizando el maltrato infantil -considerado en la Declaración de los Derechos del Niño (ONU, 1959) como un “delito y un problema de profundas repercusiones psicológicas, sociales, éticas, legales y médicas”-, exponiendo para ello la definición elaborada por el Observatorio de la Infancia en 2008 y recogida en el Protocolo básico de intervención contra el Maltrato Infantil, al que se refiere como “acción, omisión o trato negligente, no accidental, que priva al niño o la niña de sus derechos y bienestar, que amenaza o interfiere su ordenado desarrollo físico, psíquico o social y cuyos autores pueden ser personas, instituciones o la propia sociedad”.

Teniendo en cuenta que este grave problema universal puede ejercerse tanto por acción como por omisión, el PSOE definía las cuatro modalidades de maltrato existentes, entre las que se encuentra el abuso sexual. Atendiendo a la evidencia, afirmaba en su texto que un nivel alto de estrés a una edad temprana de la vida -como el que se produce en el caso del maltrato infantil-, puede tener consecuencias cruciales para el desarrollo del cerebro humano, por lo que consideraba esencial llevar a cabo una serie de acciones indicadas en su PNL.

Durante la presentación de la misma, el Partido Socialista se hacía eco del alarmante aumento en el número de denuncias por abuso sexual a menores en los últimos meses. A este respecto, tomaba como referencia el último estudio publicado por Save the Children (Ojos que no quieren ver), señalando algunos datos preocupantes expuestos en el mismo. Asimismo, recogiendo tanto la afirmación de esta organización sobre el papel esencial de la prevención en la reducción de los casos de abusos a la mitad, como su petición para que el Gobierno “apruebe una Ley Orgánica para la erradicación de la violencia contra niños y adolescentes, que se cree una fiscalía específica, que se garantice la educación afectivo-sexual en los colegios para que los niños sepan identificar un abuso y que se incluya formación sobre violencia contra la infancia en la carrera de Magisterio”, el PSOE añadió una autoenmienda a su Propuesta inicial, con la finalidad de erradicar de forma eficaz la lacra de los abusos sexuales.

Tras el debate, la Proposición No de Ley se votó con las enmiendas de los Grupos Socialista y Esquerra Republicana, quedando aprobada con 22 votos a favor y 14 abstenciones, tal como sigue:

“El Congreso de los Diputados insta al Gobierno a:

1. Crear, en colaboración con las Comunidades Autónomas y de acuerdo con el actual marco competencial, un plan de prevención efectivo y eficaz contra el abuso sexual infantil que contemple:

a) Educar a los niños y niñas en una sexualidad sana partiendo del reconocimiento de que sus cuerpos les pertenecen y que terceros no tienen derecho a usarlos para su propia gratificación o beneficio.

b) Garantizar que los niños sepan reconocer qué es el abuso sexual, tengan herramientas para decir “no” y en caso de sufrirlos sepan con certeza que van a ser escuchados, creídos y protegidos.

c) Acoger y ayudar a las personas que han sido víctimas de abuso en la infancia para que recuperen su dignidad a través del reconocimiento público de su inocencia, liberándolos de la culpa y la estigmatización que les impide ser libres para vivir una vida plena.

d) Promover cambios en las leyes que garanticen la protección efectiva de las víctimas y su restitución en cualquier etapa de su desarrollo.

e) Trabajar en la creación y formación profesional de protocolos de actuación unánimes, eficaces y coordinados entre los diferentes estamentos implicados en el sistema de protección del menor, de manera que se garantice la prevalencia de la integridad de los niños y niñas por encima de cualquier otro interés.

2. Impulsar campañas informativas a nivel nacional con los siguientes objetivos:

a) Romper el silencio con una voz conjunta y unánime sobre este grave problema que afecta en la actualidad no solo a los niños y niñas, sino también a todos esos inocentes olvidados que hoy son adultos heridos y sin herramientas ni medios adecuados para tratar sus vidas.

b) Ofrecer datos estadísticos para concienciar a la población sobre la alta incidencia de los abusos a menores.

c) Sensibilizar a la sociedad en general y en particular a las personas que están en contacto directo con los niños/as para que adquieran habilidades para poder detectar, defender y saber actuar correctamente si un abuso sucede.

3. Cumplir con el mandato contenido en la Proposición no de Ley aprobada por el Pleno del Congreso de los Diputados el 12 de septiembre de 2017 y presentar ante las Cortes Generales el Proyecto de Ley Orgánica para erradicar la violencia contra la infancia.

La sesión de debate se encuentra disponible en el Diario de Sesiones del Congreso. Para acceder directamente a la propuesta aprobada, pincha el siguiente enlace:

Proposición no de Ley para la creación de un plan de prevención efectivo y eficaz contra el abuso sexual infantil

Artículos Relacionados
El rol del psicólogo en casos de abuso sexual no reciente, nueva guía de la BPS
“Grita muy fuerte”-Programa de prevención del maltrato y el abuso sexual infantil
Guía para la prevención y el manejo de la violencia sexual infantil - Save the Children
Habilidades sociosexuales en personas con discapacidad intelectual
TRATAMIENTO PSICOLÓGICO DEL ABUSO SEXUAL EN NIÑOS Y ADOLESCENTES: UN ESTUDIO META-ANALÍTICO