La Asociación Americana de Psicología (APA-American Psychological Association) ha emitido un comunicado a través del cual aboga por eliminar las discrepancias existentes entre el estado de la salud mental y la atención a la misma, mediante el incremento de la investigación psicológica y conductual y el uso de servicios que sean cultural y lingüísticamente competentes.

Según alerta en su comunicado, la salud mental y conductual es una cuestión crítica que no se aborda con frecuencia en comunidades minoritarias raciales y étnicas. Estos grupos minoritarios, pueden experimentar síntomas que no han sido diagnosticados -o han sido mal diagnosticados- por razones culturales, lingüísticas o históricas.

A este respecto, pone de relieve que la falta de atención a las necesidades de salud mental y conductual de las minorías raciales y étnicas, así como la provisión inadecuada de atención a la salud mental cultural y lingüísticamente apropiada en comunidades minoritarias raciales y étnicas, “demuestran una clara necesidad de fomentar la colaboración y encontrar formas de cerrar la brecha en la atención”.

En este sentido, apela al rol fundamental que puede desempeñar el Gobierno Federal a la hora de abordar el problema de las disparidades raciales y étnicas en el ámbito de salud mental y la atención a la misma, mediante el apoyo a la legislación y las normativas que mejorarán la salud y el bienestar de las minorías.

Específicamente, la APA indica que la atención debe orientarse a:

  • Facilitar la colaboración entre médicos, proveedores de salud mental y del comportamiento, educadores, agencias gubernamentales y familias, para garantizar el desarrollo y la implementación de acciones de prevención, intervención temprana y tratamiento, que sean cultural y lingüísticamente competentes y basados en la evidencia.

  • Aumentar la disponibilidad de servicios de salud mental y conductual cultural y lingüísticamente accesibles a minorías raciales y étnicas.

  • Incrementar la investigación examinando las complejidades e intersecciones de múltiples estatus o identidades (por ejemplo, estatus socioeconómico, discapacidad y estatus de inmigrante) y cómo estas pueden contribuir a la salud psicológica.

  • Promover relaciones y programas positivos dentro de las comunidades minoritarias raciales y étnicas, con el fin de concienciar sobre los problemas de salud mental y prevenir los factores ambientales que pueden ser de riesgo.

  • Aumentar la dotación presupuestaria para la formación de profesionales de la salud mental y conductual, y capacitar a estos profesionales para que sean cultural y lingüísticamente competentes.

  • Desarrollar e implementar políticas y programas basados ​​en la investigación psicológica y conductual que garanticen que las minorías raciales y étnicas se empoderen a través de estrategias basadas en la evidencia cultural y lingüística.

  • Abogar para que las agencias de financiación locales, estatales y nacionales incorporen líneas de acción cultural y lingüísticamente competentes en las propuestas de programas para niños, jóvenes y familias pertenecientes a minorías raciales y étnicas.

  • Aumentar la colaboración entre los organismos de financiación federal involucrados en la investigación sobre la resiliencia de minorías raciales y étnicas.

Se puede acceder a las recomendaciones de la APA (en inglés), a través del siguiente enlace:

Recomendaciones APA

Artículos Relacionados
El COP, presente en la jornada anual de Mental Health Europe: Encuentro europeo por la salud mental
Acciones contra el racismo y la intolerancia en internet-21 de marzo, Día Mundial de la eliminación de la discriminación racial
LO MÁS IMPORTANTE ES SER CAPAZ DE CONECTAR CON LAS PERSONAS COMO UN SER –ENTREVISTA A A. QURESHI, ESPECIALISTA EN PSICOLOGÍA TRANSCULTURAL
La ONU recomienda que la prescripción de psicofármacos sea el último recurso en los trastornos de comportamiento infantiles