Según los últimos datos proporcionados por la OMS, se estima que las muertes por suicidio alcanzan los 800.000 casos al año, si bien los intentos de suicidio y las autoagresiones son mucho más  elevados. No obstante, respecto a estos últimos aspectos (los intentos de suicidio y las autoagresiones), apenas se disponen de datos fiables debido a la escasa atención de los gobiernos hacia el registro de estas conductas problemáticas que constituyen factores de riesgo del suicidio, y cuya información resulta esencial para determinar el alcance real del problema y, de manera consecuente, establecer medidas de prevención eficaces y ajustadas a la realidad.

Por este motivo, la OMS ha publicado el Manual de prácticas para el establecimiento y mantenimiento de sistemas de vigilancia de intentos de suicidio y autoagresiones, mediante el cual ofrece una serie de medidas prácticas y recomendaciones para que los diferentes países puedan implementar sistemas de monitoreo y evaluación de estas variables en la población.

A través de este documento, la OMS lanza un llamamiento a los diferentes países para que ayuden a fortalecer la vigilancia del impacto del suicidio a nivel mundial, subrayando la necesidad de obtener un registro fiable de las muertes por suicidio, de los intentos y de las autoagresiones como medida previa al establecimiento de intervenciones eficaces basadas en la evidencia que ayuden a prevenir este problema. Así, tal y como se señala en el informe: “Las intervenciones oportunas y eficaces basadas en datos científicos desempeñan una función clave para prevenir los suicidios y, a fin de determinar qué es eficaz, se necesitan prioritariamente buenos datos”.

El manual ofrece de manera detallada, paso a paso, los requerimientos necesarios para el desarrollo y aplicación de un sistema de vigilancia de este tipo, la capacitación del personal participante en la recopilación de datos, la notificación y difusión de resultados y el mantenimiento y sostenibilidad del sistema de vigilancia a lo largo del tiempo. Asimismo, proporciona una panorámica de los sistemas o proyectos existentes de vigilancia de estos datos en todo el mundo y ejemplos específicos de formularios para su registro en bases de datos.

Las personas interesadas pueden acceder al recurso en el siguiente enlace:

Manual de prácticas para el establecimiento y mantenimiento de sistemas de vigilancia de intentos de suicidio y autoagresiones

Artículos Relacionados
Los adolescentes cada vez están más deprimidos y tienen más riego de suicidio
Factores de riesgo de suicidio en la adolescencia
El suicidio continúa siendo la principal causa externa de muerte, según el INE
El Congreso aprueba la creación de un Plan nacional de prevención contra el suicidio
La identificación temprana y una acción efectiva son vitales en la prevención del suicidio, según la BPS