La Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, ha presentado, un año más, los resultados de la Encuesta Domiciliaria sobre alcohol y drogas en España (EDADES) 2017.

Este estudio bienal consiste en una Encuesta sobre Alcohol y otras Drogas realizada a la población española de 15 a 64 años residente en hogares, con el objetivo de diseñar y evaluar políticas dirigidas a prevenir el consumo y los problemas derivados del uso de drogas. Los datos obtenidos permiten conocer también las características sociodemográficas de los consumidores y patrones de consumo, así como la percepción que tiene la sociedad sobre la disponibilidad de drogas y el riesgo ante diversas conductas de consumo.

Como novedad, en las últimas ediciones se han ido incorporando algunos contenidos relacionados con las adicciones sin sustancia o comportamentales, principalmente, sobre los problemas asociados a los juegos de azar y al uso de las nuevas tecnologías de comunicación, en línea con la inclusión de esta área en la Estrategia Nacional de Adicciones 2017-2024 del Plan Nacional sobre Drogas.

A continuación, presentamos algunas de las principales conclusiones del Estudio:

  • Prevalencia de consumo de drogas

    • El alcohol es la sustancia psicoactiva con mayor prevalencia de consumo: el 91,2% de la población de 15 a 64 años afirma haber consumido bebidas alcohólicas alguna vez en la vida. Este indicador se mantiene estable desde el año 2015. Por lo que respecta al consumo en el último año, el 75,2% de la población ha consumido alguna bebida alcohólica, destacando como la sustancia psicoactiva más extendida también dentro de este tramo temporal.

      Sin embargo, se ha registrado el menor porcentaje de toda la serie histórica en el consumo diario de alcohol (7,4%), continuando así con la tendencia descendente que comenzó en el año 2011.

    • Por detrás del alcohol, el tabaco es la sustancia psicoactiva más consumida en España entre la población de 15 a 64 años, con una prevalencia de consumo alguna vez en la vida del 69,7%, registrándose, por primera vez desde el año 2007, una prevalencia de consumo inferior al 70%.

      Al contrario que el consumo de tabaco alguna vez en la vida, el consumo en los últimos 12 meses se ha visto incrementado ligeramente, pasando de 40,2% en 2015 a 40,9%  en 2017. En el tramo temporal de los últimos 30 días, el dato parece mostrarse estable (38,8%), manteniéndose entre el 38% y el 39% en las tres últimas ediciones del estudio.

      En relación con la prevalencia del consumo diario de tabaco, el 34% de las personas afirman haber fumado tabaco cada día durante los últimos 30 días. Respecto a 2015, el dato se ha incrementado notablemente, pasando de 30,8% al 34,0%, obteniendo el dato más alto de la serie desde el año 2005 y retornando a las cifras que se registraban en 1997.

    • Los hipnosedantes se sitúan nuevamente como la tercera sustancia con más prevalencia en España. Aunque la prevalencia del consumo de hipnosedantes con o sin receta alguna vez en la vida descendió en 2015 (18,7%) con respecto a 2013 (22,2%), este año se ha vuelto a registrar un ligero aumento del porcentaje de personas que los han probado alguna vez durante el año 2017 (20,8%), superando la barrera del 20% por segunda vez en toda la serie histórica.

      Sin embargo, los consumos en el resto de tramos temporales considerados (últimos 12 meses, últimos 30 días y a diario) registran un ligero descenso del porcentaje de consumidores que parece confirmar una ligera y lenta tendencia descendente de las prevalencias de consumo de hipnosedantes, que se inició en 2013. Aun así, el 7,5% de la población española de 15 a 64 años ha consumido hipnosedantes con o sin receta en los últimos 30 días, de los que la mayoría (aproximadamente el 80%) los consume a diario (5,9%).

    • En relación con el consumo de drogas ilegales, el cannabis es la que está más extendida en España. En términos evolutivos, continúa la tendencia creciente de consumo iniciada desde el 2013, registrándose en 2017 el máximo de la serie histórica (35,2%) y superando en 3,7 puntos porcentuales los datos de 2015. El 11,0% de las personas de 15 a 64 años reconoce haber consumido cannabis alguna vez en los últimos 12 meses, proporción que ha aumentado en 1,5 puntos en comparación con los datos obtenidos en 2015. También se eleva el porcentaje de la población que declara haberlo consumido en el último mes (9,1%), siendo este el valor máximo de la serie histórica.

    • La cocaína en polvo es la siguiente droga ilegal más consumida: el 10,0% de la población de 15 a 64 años reconoce haberla consumido alguna vez en la vida, indicador que se ha incrementado en 1,1 puntos porcentuales en comparación con el año 2015, regresando de nuevo a niveles similares a los de 2013.

    • Tal y como se ha venido observando en los últimos años, las prevalencias de consumo alguna vez en la vida de éxtasis, anfetaminas y alucinógenos se mantienen por debajo del 5%. Por su parte, el consumo de heroína, inhalables volátiles y cocaína base sigue siendo residual entre la población.

    • La prevalencia de consumo de bebidas energéticas durante los últimos 30 días se sitúa en el 11,6% en la población española de 15 a 64 años. El consumo de este tipo de bebidas está más extendido entre los hombres que entre las mujeres (14,7% entre los hombres y 8,4% entre las mujeres) para todos los grupos de edad, y disminuye a medida que aumenta la edad, siendo mayor entre los más jóvenes, donde su prevalencia de consumo en el último mes alcanza el 29,9% (36,9% en hombres y 22,5% en mujeres).

      De este modo, los datos revelan que la prevalencia de consumo de este tipo de bebidas en el último mes es superior entre aquellos que han consumido en el mismo período otras sustancias psicoactivas. La única excepción la constituyen los hipnosedantes. En este sentido, destaca lo extendido que está el consumo de bebidas energéticas entre aquellos que se han emborrachado en el último mes (28,8%), entre aquellos que han consumido cannabis (25,0%) y, principalmente, entre aquellos que han tomado cocaína (31,1%).

  • Consumo en función de la edad de inicio y el género

    • El alcohol y el tabaco son las sustancias que empiezan a consumirse de forma más precoz, 16,6 años para ambas sustancias, manteniéndose las cifras estables a lo largo de toda la serie histórica.

    • En cuanto a las drogas ilegales, el cannabis es la sustancia que empieza a consumirse a una edad más temprana (18,4 años). La edad de inicio de consumo se ha mantenido entre los 18 y los 19 años a lo largo de toda la serie histórica.

    • En el lado opuesto, los hipnosedantes son las sustancias psicoactivas que, por término medio, comienzan a consumirse a una edad más avanzada (34,4 años), siendo ligeramente inferior la edad media de inicio en el consumo de hipnosedantes sin receta (31,6 años).

    • El consumo de hipnosedantes con o sin receta aumenta según va incrementándose la edad de la población, y este aumento es más destacado entre las mujeres. Así, en los últimos 12 meses se registra una diferencia de más de 15 puntos porcentuales entre el grupo de mujeres de 15 a 24 años (5,8%) y el de 55 a 64 años (21,6%).

    • Analizando la edad media de inicio de consumo de las diferentes drogas en función del género, se aprecia que son los hombres los que comienzan consumir antes aquellas sustancias psicoactivas que registran mayores prevalencias (alcohol, tabaco, cannabis y cocaína). Incluso en el caso de los hipnosedantes, para los que se registra mayor prevalencia de consumo entre las mujeres, los hombres empiezan a consumirlos con menor edad que las mujeres.

    • Los hipnosedantes constituyen el único grupo de sustancias psicoactivas para las que la prevalencia de consumo está más extendida entre las mujeres que entre los hombres, situándose el diferencial en los 6 puntos (14,1% frente a 8,1%). Sin embargo, los datos muestran que, en términos evolutivos, el consumo entre las mujeres se ha visto reducido en 1,7 puntos respecto al dato de 2015, manteniéndose estable en el caso de los hombres (8,3% en 2015), lo que ha supuesto una reducción de la diferencia entre ambos sexos de 1,5 puntos.

    • Al igual que ocurría con los hipnosedantes en general, los hipnosedantes sin receta también son consumidos por una mayor proporción de mujeres que de hombres en términos generales. Esta diferencia es muy visible, por ejemplo, en el grupo de edad de 55 a 64 años (1,9% para el consumo en los últimos 12 meses en mujeres frente al 0,9% en hombres). Sin embargo, entre los 25 y los 44 años, son los hombres los que registran mayores de prevalencia de consumo de hipnosedantes sin receta.

    • Con independencia de la edad, la manera en que la mayoría de los consumidores consiguen obtener los hipnosedantes sin receta es a través de un amigo o familiar (53,6% entre los hombres frente al 44,3% entre las mujeres) o través de una receta médica que les prescribió con anterioridad (42,9% entre las mujeres frente al 28,1% entre los hombres). Además, casi uno de cada diez consumidores (8,3%) reconoce haberlo conseguido en la farmacia, pero sin receta. Un 36,7% de los consumidores de hipnosedantes los que estarían dispuestos a conseguirlos de manera ilegal.

    • Otra diferencia considerable es la registrada para el consumo de tabaco, siendo de más de 10 puntos porcentuales la diferencia entre la prevalencia de los hombres y de las mujeres (74,8% y 64,5%, respectivamente). Esta diferencia se ha mantenido bastante estable a lo largo de los años.

  • Consumo con otras sustancias

    • Cabe destacar que el 20,2% de los que han consumido hipnosedantes sin receta en el último año lo han consumido mezclado solo con alcohol y el 14,5% los ha mezclado con drogas ilegales. Las cifras revelan que el hábito de mezclar los hipnosedantes con alcohol y/o con drogas ilegales es mucho más común en los hombres que en las mujeres.

  • Razones por las que consumen

    • Con respecto a las posibles razones esgrimidas por los encuestados para el consumo de hipnosedantes sin receta, las dos razones señaladas por un mayor porcentaje de consumidores de este grupo de sustancias son “sobrellevar las situaciones habituales del día a día” y “afrontar algunos problemas vitales, como pueden ser un divorcio, un despido, la muerte de un familiar, etc.“, para las que no se registran diferencias llamativas en función del género. Empero, se identifica un 15% aproximadamente de hombres consumidores que reconocen haber utilizado estas sustancias para “colocarse” o para “incrementar o disminuir los efectos de otras drogas que habían tomado”.

  • Problemas relacionados con el consumo de medicamentos, alcohol u otras drogas

    • A tenor de los resultados, el informe destaca cómo la aparición de problemas personales, de salud y/o psicológicos se hace más habitual a medida que se intensifica el consumo de cannabis. Entre aquellos que declaran fumar “3 o más porros cada día” se observa un aumento de la relevancia de estos problemas. El 13,8% reconoce haber tenido problemas con familiares y amigos, el 8,8% problemas con la ley, el 7,1% dificultades económicas y el 6,8% y 6,3%, respectivamente, problemas de salud y psicológicos relacionados con el consumo de drogas.

    • Aquellas personas que en los últimos 30 días consumieron hipnosedantes, además de las peleas o problemas con familiares o amigos (14,5%), manifestaron tener problemas psicológicos (13,9%) y problemas relacionados con la salud física (12,6%).

  • Prevalencia de diferentes sustancias psicoactivas entre los consumidores de cada una de ellas

    • El consumo de alcohol se encuentra muy extendido entre los consumidores de todas las sustancias psicoactivas analizadas, registrándose una prevalencia superior al 90% entre los que consumieron cannabis, cocaína, éxtasis, anfetaminas y alucinógenos. Esta prevalencia ronda el 84% entre los fumadores y los consumidores de hipnosedantes sin receta.

    • Es frecuente que el consumo de hipnosedantes pueda ir acompañado del consumo de otras sustancias psicoactivas y parece poder ser más probable si se trata de hipnosedantes sin receta médica: la práctica totalidad (92,3%) de los que admiten haber consumido hipnosedantes sin receta en el último año han consumido otras sustancias psicoactivas durante ese mismo periodo, mientras que la proporción de policonsumidores entre aquellos que no han consumido hipnosedantes sin receta no supera el 40%.

  • Riesgo percibido

    • Aumenta el riesgo percibido ante el consumo de la mayoría de las drogas, siendo mayor la percepción de este riesgo entre las mujeres.

    • El alcohol es la sustancia que se percibe como menos peligrosa: menos de la mitad de la población considera que consumir 5-6 cañas/copas el fin de semana pueda ocasionar muchos o bastantes problemas.

    • Alrededor del 80% de la población opina que consumir hipnosedantes una vez por semana o más conlleva riesgo. Con respecto a la percepción de riesgo de consumo de esta sustancia psicoactiva en el tramo temporal de una vez o menos al mes, se establece en 62,1%, volviendo a superar la barrera del 60%, tras dos ediciones consecutivos situándose por debajo (57,6% en 2013 y 58,0% en 2015).

    • En la actualidad, el 93% de la población considera que el hecho de fumar un paquete al día supone un gran riesgo. A este respecto, los autores del informe se sorprenden de que este aumento en la percepción de riesgo no parece haber frenado en 2017 el consumo diario de tabaco, sino que se ha registrado un repunte que habrá de ser confirmado en las sucesivas ediciones de la encuesta EDADES.

  • Adicciones comportamentales

    • En base a la Estrategia 2017-2024 del Plan Nacional sobre Drogas se incluyen preguntas relacionadas con las adicciones comportamentales, como es el uso compulsivo de internet y la ludopatía.

    • En lo que se refiere al uso compulsivo de Internet, se utilizó como método de estimación la escala CIUS (Compulsive Internet Use Scale) cuyo análisis ha permitido observar que, tanto en 2015 como en 2017, un 2,9% de la población de 15 a 64 años, aproximadamente 906.000 personas, han hecho un uso compulsivo de internet.

    • Con respecto al juego con dinero online: los resultados indican que, durante el último año 2017, el 3,5% de la población de 15 a 64 años ha jugado con dinero online. El perfil de estos jugadores es el de un hombre, de 25 a 34 años y el juego más practicado online son las apuestas deportivas.

    • Asimismo, las cifras señalan que durante el último año 2017, un 59,5% de la población de 15 a 64 años ha jugado con dinero presencial, siendo mayor aquí la proporción de hombres que de mujeres, y este tipo de juego está directamente relacionado con la edad de la población: a mayor edad más personas juegan con dinero de manera presencial. Los juegos más habituales son las loterías, a las que jugó un mayor porcentaje de personas (94%), seguidas de las loterías instantáneas con un 22,1% y las  quinielas de fútbol y/o quinigol (16,4%).

  • Acciones para paliar el problema de las drogas

    • Con independencia de que se hayan consumido o no nuevas sustancias psicoactivas, la educación en las escuelas es la medida que registra un mayor grado de acuerdo entre todos los encuestados en cuanto a su importancia para resolver el problema de las drogas.

Se puede acceder directamente al informe a través del siguiente enlace:

Encuesta sobre alcohol y otras drogas en España (EDADES)

Artículos Relacionados
El cannabis es la droga ilegal más consumida y con menor percepción de riesgo entre los jóvenes-Informe Alcohol, tabaco y drogas ilegales 2016
Respuesta del Gobierno sobre el incremento del consumo de cannabis entre los menores de edad
INFORME 2011 SOBRE LA DROGODEPENDENCIA EN EUROPA
Disminuye la edad de inicio en el consumo de hipnosedantes-ESTUDES 2016-17
Los hipnosedantes son la tercera sustancia más consumida en España-Encuesta EDADES 2013-2014
Existen diferencias de género en el ámbito de las adicciones, según una encuesta
Aprobada una PNL que solicita medidas para reducir el consumo de hipnosedantes en España