Javier Urra

Editorial: La Esfera de los Libros, S.L.

248 páginas

Sobreproteger NO es educar. De esta premisa han de partir los padres que quieren que su hijo crezca como un árbol fuerte y no como un bonsái.

Padres que buscan prepararlo para afrontar la vida real con éxito, no para encerrarlos en una campana de cristal.

Que le brindan las herramientas que necesita para ser una persona autónoma, con sus riesgos y decisiones, tolerante a la frustración y, en el futuro, un adulto consistente.

Un niño debe poder caerse para experimentar lo que supone levantarse.

Confía en él y ¡déjale crecer!