La Oficina de Investigaciones de UNICEF (Innocenti) ha publicado un informe a través del cual ofrece evidencias sobre el valor del deporte para el desarrollo de la infancia.

El documento, fruto de la investigación llevada a cabo de forma conjunta con UNICEF y la Fundación Barça, es el primer estudio global exhaustivo sobre la práctica del deporte para el desarrollo orientado a los niños.

La importancia del deporte, así como del recreo y del juego en el desarrollo del niño desde la primera infancia hasta la adolescencia, ya han sido puestos de relieve por UNICEF en numerosas ocasiones. De acuerdo con algunos estudios previos emprendidos por la organización, el deporte conlleva múltiples beneficios potenciales en niños y adolescentes, entre ellos, los siguientes: mejora de la salud, reducción del estrés y la depresión, mayor confianza y autoestima, mejora del aprendizaje y los resultados escolares, menor probabilidad de tabaquismo y consumo de drogas ilegales, y disminución en los índices de delincuencia.

Todo lo anterior sienta las bases del nuevo informe, cuyas conclusiones resumimos a continuación:

  • Las iniciativas de la práctica del deporte para el desarrollo infantil pueden aumentar la participación de los estudiantes en la educación, incluso de aquellos más expuestos a abandonar la escuela: mejoran la adquisición de habilidades para la vida, tales como el empoderamiento, la capacidad de liderazgo y el autoestima, así como la relación con los docentes y las personas adultas.

  • El deporte puede ejercer una influencia positiva en la vida de los niños: las pruebas demuestran que las iniciativas diseñadas correctamente están mejorando la vida de los niños en todo el mundo. En este sentido, el deporte impulsa resultados equitativos en el aprendizaje, el desarrollo de habilidades, la inclusión, la seguridad y el empoderamiento.

    Los deportes de equipo que se apoyan en relaciones de afecto ayudan a empoderar a los niños y a que estos desarrollen una imagen positiva de sí mismos y se motiven gracias al dominio de una modalidad deportiva.

  • Para lograr resultados positivos, es necesario que los programas y los planes de implementación de las iniciativas deportivas se diseñen de manera acorde con estrategias u objetivos concretos, por ejemplo, la educación o el empoderamiento. No obstante, independientemente de los resultados clave, es importante considerar el contexto al llevar a cabo el diseño de programas, pues así es posible comprender las posibles barreras al acceso, las necesidades de la comunidad y las necesidades de cada niño. El informe subraya aquí la relevancia de adoptar un enfoque transversal y de coproducción en el diseño de los programas a la hora de abordar las preocupaciones, incluyendo la colaboración con otros servicios dirigidos a la infancia y sectores con ánimo de desarrollar complementariedades, capacidades e impacto.

  • Facilitar una capacitación de calidad y normas claras para los entrenadores y monitores: estos desempeñan un papel trascendental en la generación de resultados beneficiosos para los niños, dado que pueden transmitir conductas positivas y dar un buen ejemplo. Proteger a los niños, en especial a los más vulnerables, en el entorno de las iniciativas deportivas es sumamente importante y debe ser una de las prioridades en esta capacitación.

  • Crear una cultura de participación positiva: de acuerdo con la evidencia, debe dedicarse especial atención a evitar que las iniciativas deportivas refuercen actitudes y normas socioculturales negativas que conllevan un riesgo para los niños o que merman los objetivos de las iniciativas, tales como culturas deportivas que enfatizan la violencia y las relaciones de poder, la exclusividad (debido al coste, a la presión entre pares, a un acceso limitado, etc.), o la desigualdad estructural y social generalizada.

    El deporte es importante para la protección de la infancia porque las pruebas, aunque contradictorias, indican que puede contribuir al logro de resultados positivos para los niños mediante la reducción de la violencia y de las conductas de riesgo (por ej., delitos no violentos, delincuencia, consumo de drogas y reincidencia) y la reducción de la violencia de género, lo cual, en opinión de los autores de este informe, “resulta muy alentador”.

  • No obstante, a pesar de lo anterior, es fundamental recordar que el deporte no va a resolver todos los problemas a los que se enfrentan los niños y los jóvenes. Por tanto, deben reconocerse las ventajas y las desventajas de la práctica del deporte para el desarrollo.

Se puede acceder al informe desde la página Web de UNICEF, o bien directamente a través del siguiente enlace:

Entrar en el juego / Getting into the game

Artículos Relacionados
Se publica el Libro Blanco del deporte de personas con discapacidad en España
La Psicología del Deporte está evolucionando positivamente, según la PACFD
Nuevo cuento FAROS para promover la salud y el deporte en femenino
Celebradas las V Jornadas Nacionales de Psicología del Deporte
Salud y deporte en femenino. La importancia de mantenerse activa desde la infancia – XI Cuaderno Faros