El pasado mes de abril, entre los días 1 al 5, se realizó en la Comunidad Autónoma de Aragón, el Ejercicio Conjunto-Combinado de Emergencia de Interés Nacional organizado por la Unidad Militar de Emergencias (UME), sobre el supuesto de unas grandes inundaciones, riesgos tecnológicos y medioambientales y con infraestructuras y edificaciones colapsadas en el mayor ejercicio de emergencia que anualmente se organiza en España.

El ejercicio de este año tenía por finalidad continuar avanzando en el desarrollo de los mecanismos nacionales de respuesta, para poner en práctica la capacidad del Estado ante una emergencia de nivel nacional, con la implicación de las autoridades políticas con responsabilidad en la dirección estratégica de la emergencia.

El objetivo principal del Ejercicio es el adiestramiento, tanto del Cuartel General de la UME como de las entidades participantes e intervinientes, en la ejecución del Plan Especial ante el riesgo de inundaciones de la Comunidad Autónoma de Aragón, así como en el Plan Estatal ante dicho riesgo, para la gestión de emergencias en los niveles 2 y 3. Participaron cerca de 3.000 efectivos de los servicios especializados estatales, autonómicos y locales, organismos y empresas, así como organizaciones militares y civiles internacionales invitados en calidad de observadores.

Durante el simulacro, el Consejo General de la Psicología de España -representado por Javier Torres Ailhaud, coordinador del Área de Intervención Psicológica en Emergencias y Catástrofes del Consejo, junto con la decana del COP Ceuta, Dolores Escalante Ojeda-, fue activado para la prestación del servicio de atención psicológica en el Centro de Recursos Psicosociales, que se estableció en la Pista de Hielo de Jaca reconvertido en la morgue.

Momento del simulacro

Para ello, el Consejo contó con la colaboración de los profesionales de la Psicología del GIPEC del Colegio Profesional de Psicología de Aragón (COPPA), coordinados por Mamen Maluenda y María José Ochoa, y como representante del área de Psicología en Emergencias de la Junta del COPPA, Rebeca Roger. También asistieron al Simulacro Lourdes Fernández y Antonia Ramis, en calidad de integrantes del Equipo de Trabajo de la Red Iberoamericana de Psicología e Emergencias (RIPE) y de Lidia Rupérez en calidad de integrante del Equipo de Trabajo del área de Intervención Psicológica en Emergencias y Catástrofes del Consejo. Todas ellas estuvieron como Observadoras del Simulacro y realizando tareas de apoyo a la coordinación.

Para la atención psicológica, se estableció un procedimiento de recepción y filiación por parte de miembros de la U.M.E., con el apoyo de un/a profesional de la Psicología y Trabajador/a Social. Estos realizaban un primer triage donde se determinaban las necesidades de los demandantes y se activaban los recursos necesarios. Todos los grupos familiares eran acompañados desde un primer momento por parejas de psicólogos/as, siguiendo un criterio del número de personas a atender y la complejidad de la intervención.

Los damnificados –voluntarios miembros de la U.M.E. con instrucciones del papel a representar–, eran informados de los trámites a realizar. En los casos en que reclamaban la desaparición de personas, debían que ser conducidas a poner la denuncia en la oficina prevista para ello y, posteriormente, a policía científica judicial (ante mortem) para facilitar los datos morfológicos identificativos. Si reclamaban pérdidas materiales y/o de alojamiento, se les proporcionaba la atención de los trabajadores sociales para las solicitudes y el acceso a las ayudas.

En total se realizaron 15 intervenciones. La intervención consistió en la prestación de primeros auxilios psicológicos, para reducir la angustia inicial y para promover el funcionamiento adaptativo y la habilidades de afrontamiento (toma de contacto y acercamiento con los afectados, proporcionar seguridad y alivio, calmar y orientar, recoger información de las necesidades y preocupaciones de los afectados, ofrecerles ayuda sobre necesidades e inquietudes inmediatas, ayudarles a establecer contacto con personas de apoyo (familiares, amigos, etc.), informarles sobre las reacciones de estrés y ayudarles a normalizar conductas.

El ejercicio finalizó con una visita institucional de autoridades a distintos escenarios del ejercicio, para presenciar in situ demostraciones de la capacidad de medios humanos y materiales de la Unidad Militar de Emergencias haciendo frente a los desastres. El COP Aragón estuvo representado por su decana, Lucía Tomás, y el Consejo general de la Psicología, por Dolores Escalante, decana del COP Ceuta.  A la misma asistieron los representantes de las instituciones invitadas y participantes, junto con autoridades políticas y militares, encabezadas por el Ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Artículos Relacionados
El COP participa en las reuniones previas al simulacro Aragón 2019 en Zaragoza, organizado por la UME
El COP se reúne con la Dirección General de Protección Civil
El Consejo General de la Psicología presente en el Seminario UME
El COP asiste a la reunión del Consejo Asesor de Asistencia a las Víctimas del Ministerio de Justicia