La Sociedad Británica de Psicología (BPS-British Psychological Society) ha expresado su satisfacción ante la publicación del documento de posición del Colegio Oficial de Psiquiatría (Royal College of Psychiatrists), sobre antidepresivos y depresión, a través del cual manifiesta, entre otras cosas, que la retirada de antidepresivos puede causar síntomas duraderos y graves en algunas personas.

Tal y como ha señalado en nota de prensa el Director Ejecutivo de la BPS, Sarb Bajwa, la Sociedad celebra que se reconozca la existencia de síntomas de abstinencia severos y de larga duración que algunas personas experimentan cuando dejan de tomar medicamentos antidepresivos, “un reconocimiento que ha tardado mucho tiempo en llegar”, y que, junto con el llamamiento para que se mejore la información relativa a la abstinencia que proporcionan las guías clínicas NICE y la que se ofrece a los pacientes, representa un paso trascendental para brindar una mejor intervención a las personas con depresión.

Si bien los antidepresivos pueden formar parte del tratamiento de la depresión en algunos casos en los que los síntomas son más graves, reproduce las palabras del Colegio Oficial de Psiquiatría al decir que “quienes los recetan, deben sopesar cuidadosamente su eficacia frente al riesgo de daño para el paciente”.

La BPS expresa su acuerdo total con que el tratamiento para la depresión debe basarse inicialmente en el uso de tratamientos psicológicos basados en la evidencia, no obstante, muestra su preocupación ante el hecho de que la falta de acceso a las terapias psicológicas en muchas áreas del Reino Unido “pueda estar impulsando el aumento de la prescripción de antidepresivos en los últimos años”.

De hecho, afirma, “donde las listas de espera son largas, donde no existen servicios o donde se presenta a las personas una alternativa limitada de alternativas psicológicas, los antidepresivos pueden considerarse como la única opción de tratamiento o se ofrecen como una brecha de interrupción hasta que se disponga de terapia psicológica”.

A este respecto, pone de relieve la necesidad de abordar con urgencia la falta de financiación de las profesiones psicológicas, en aras de revertir la tendencia creciente en la prescripción de antidepresivos y ofrecer a las personas el apoyo psicológico que necesitan.

Asimismo, subraya la importancia de contar con una comprensión más profunda de algunas de las causas psicológicas y sociales de la depresión, entre ellas, la pobreza, la desigualdad, las experiencias adversas de la infancia, el trauma y el aislamiento social.

Según ha adelantado la Sociedad Británica, en la actualidad está desarrollando en colaboración con el Colegio Oficial de Médicos Generalistas de Reino Unido (Royal College of General Practitioners -RCGP) un conjunto de herramientas sobre alternativas psicológicas y sociales a las prescripciones de antidepresivos.

Fuente: British Psychological Society

Artículos Relacionados
Antidepresivos o psicoterapia: la percepción de la población general
Organizaciones de salud mental de Reino Unido piden apoyo para las personas con salud mental
Reducir la carga global de la depresión: un objetivo fundamental
“Si no se reconoce la depresión, ¡no se puede tratar!”-Día Europeo contra la Depresión 2018
Inglaterra apuesta por mejorar el acceso a las terapias psicológicas
Cambios previstos en la nueva guía del NICE para personas con depresión
Los efectos no deseados de la retirada de antidepresivos pueden perdurar más de un año