La interrupción del tratamiento con antidepresivos puede producir efectos no deseados, tales como ansiedad, insomnio o sueños vívidos, dolores de cabeza, mareos, irritabilidad o reaparición de los síntomas de depresión, hasta más de un año después. Así, lo afirma un artículo publicado en el British Medical Journal, en el que se repasa la evidencia científica que avala estos datos y en el que se refleja la solicitud de un nutrido grupo de profesionales de la salud mental que han exigido al Instituto Nacional de Excelencia Clínica del Reino Unido (NICE) que corrija urgentemente la información que contiene en su guía de práctica clínica sobre los efectos no deseados de la retirada de antidepresivos, de manera que sea fiel a la información proporcionada por la evidencia científica.

El texto, que se ha publicado el pasado 16 de mayo en la revista British Medical Journal, explica como en febrero de 2018 se reinició el debate internacional sobre la retirada de los antidepresivos. El debate se suscitó en respuesta a una carta publicada en The Times un equipo de expertos sobre los beneficios y los daños de los antidepresivos, en la que el Royal College of Psychiatrists de Reino Unido declaró públicamente que "[para] la gran mayoría de los pacientes, cualquier síntoma desagradable experimentado al descontinuar los antidepresivos se resuelve en las dos semanas posteriores a la interrupción del tratamiento”, respaldando dicha afirmación en las pautas recogidas en la guía del NICE sobre depresión, en la que se establece que "los síntomas [de abstinencia] suelen ser leves y autolimitados durante aproximadamente una semana".

Según explica Gareth Lacobucci, autor del artículo publicado en el British Medical Journal, en ese momento se solicitó al NICE la evidencia en la que se apoyaba para afirmar que los efectos de la retirada de antidepresivos perduran sólo una semana, teniendo en cuenta que existen numerosos estudios que contradicen esta información. La evidencia en la que el NICE señaló haberse apoyado, tras ser analizada ha sido calificada por la comunidad científica de “insuficiente” y errónea al estar ampliamente refutada. Tal y como advierte el texto, se dispone de una serie de estudios rigurosos que muestran que muchas personas experimentan abstinencia durante más de 1 semana. Específicamente se ha encontrado que el 55% de los pacientes puede presentar abstinencia durante más de 2 semanas [Perahia, Kajdas, Desaiah, Haddad, 2005], el 40% durante al menos 6 semanas [Zajecka, Fawcett, Amsterdam, et al., 1998] y el 58% entre 1 y 13 semanas [Black, Shea, Dursun y Kutcher, 2000]. Otros estudios han calculado que la duración media de los síntomas de abstinencia se sitúa en 11 días [Price, Waller, Wood y MacKay, 1990] y 43 días [Naryan y Haddad, 2011]. Asimismo, existen otras investigaciones que informan que un 38,6% de los pacientes pueden presentar síntomas de abstinencia de mayor duración, incluido más de un año, con una duración media de 90,5 semanas [Stockmann, Odegbaro, Timimi y Moncrieff, 2018].

Estos resultados han sido confirmados en diferentes revisiones sistemáticas [Fava, Benasi, Lucente, Offidani, Cosci y Guidi, 2018; Fava, Gatti, Belaise, Guidi y Offidani, 2015; Davies y Read, 2018]. Estas revisiones han puesto de manifiesto que los síntomas de abstinencia se  presentan generalmente a los pocos días de la retirada de los antidepresivos y tienen una duración de varias semanas, si bien existen muchas variaciones a este patrón, tales como la aparición tardía o demorada de los síntomas de abstinencia o su persistencia más dilatada en el tiempo [Fava et al., 2015]. La revisión sistemática más reciente, realizada por Davies y Read [2018], también concluye, sobre la base de 14 estudios, que aproximadamente la mitad de los pacientes experimentan abstinencia cuando se intenta suspender o reducir el tratamiento con antidepresivos, y casi la mitad de los que experimentaron abstinencia (46%) informaron que era grave y que los síntomas perduraron varios meses [Davies y Read, 2018].

Según se advierte en el artículo publicado en el BMJ, resulta de especial urgencia que el NICE actualice su información, puesto que los pacientes que experimentan síntomas de abstinencia pueden ser erróneamente diagnosticados como una posible recaída o como una falta de respuesta al tratamiento, con el consiguiente cambio o aumento de la medicación antidepresiva. Según el autor del texto, estas pautas pueden estar explicando, en parte, el aumento exponencial que se ha producido en los últimos años en el consumo de antidepresivos. “Es preocupante que los antidepresivos estén causando efectos de abstinencia que pueden ser duraderos y graves, y que las directrices clínicas actuales y, por extensión, muchos facultativos no lo tengan en cuenta lo suficiente. El NICE está ahora en el proceso de actualización de su guía sobre depresión, por lo que solicitamos a las instituciones que revisen sus pautas de práctica y sus recomendaciones para alinearlas con la base de evidencia científica”, concluyen.

Referencias:

Perahia DG, Kajdasz DK, Desaiah D, y Haddad PM. (2005). Symptoms following abrupt discontinuation of duloxetine treatment in patients with major depressive disorder. Journal of Affective Disorders, 89, 207-212.

Zajecka J, Fawcett J, Amsterdam F, et al. (1998) Safety of abrupt discontinuation of fluoxetine: a randomized, placebo-controlled study. Journal of Clinical Psychopharmacology, 18, 193-197.

Black K, Shea C, Dursun S, Kutcher S. (2000). Selective serotonin reuptake inhibitor discontinuation syndrome: proposed diagnostic criteria. Revue de Psychiatrie et de Neuroscience, 25, 256-260.

Price J, Waller P, Wood S, MacKay A. (1996). A comparison of the post-marketing safety of four selective serotonin re-uptake inhibitors including the investigation of symptoms occurring on withdrawal. British Journal of Clinical Pharmacology, 42, 757-763.

Naryan V y Haddad PH. (2011). Antidepressant discontinuation manic states: a critical review of the literature and suggested diagnostic criteria. Journal of Psychopharmacology, 25, 306-313.

Stockmann T, Odegbaro D, Timimi D, Moncrieff M. (2018). SSRI and SNRI withdrawal symptoms reported on an internet forum. International Journal of Risk and Safety Medicine, 29, 175-180. doi: 10.3233/JRS-180018.

Fava GA, Benasi G, Lucente M, Offidani E, Cosci F, Guidi J. (2018). Withdrawal symptoms after serotonin-noradrenaline reuptake Inhibitor discontinuation: systematic review. Psychotherapy and Psychosomatics, 87, 195-203.

Fava GA, Gatti A, Belaise C, Guidi J, Offidani E. (2015). Withdrawal symptoms after selective serotonin reuptake inhibitor discontinuation: a systematic review. Psychotherapy and Psychosomatics, 84, 72-81.

Davies J, y Read J. (2018). A systematic review into the incidence, severity and duration of antidepressant withdrawal effects: Are guidelines evidence-based? Addictive Behaviors. https://doi.org/10.1016/j.addbeh.2018.08.027.

Fuente:

Clinical Guidelines on Antidepressant Withdrawal Urgently Need Updating

Artículos Relacionados
Antidepresivos o psicoterapia: la percepción de la población general
Médicos canadienses advierten de la sobremedicación en TDAH
Se subestima la gravedad y duración de la abstinencia de los antidepresivos, según un estudio
Los antidepresivos aumentan el riesgo de agitación y violencia en voluntarios “sanos”
Los antidepresivos no son la opción adecuada para el tratamiento de la depresión en niños y adolescentes
La prescripción de antidepresivos a niños y adolescentes sigue aumentando a pesar de no estar recomendada