La visión de la discapacidad que reproducen los medios de comunicación puede perpetuar prejuicios y apuntalar estigmas si no se maneja con cuidado. La prisa con la que trabajan los profesionales de la información puede conducir tantas veces a jugar con estereotipos, que conviene reflexionar sobre las consecuencias que conlleva el ejercicio de la profesión. No se trata únicamente de usar correctamente tal o cual palabra, que también, sino de construir una concepción simbólica.

Con esta afirmación, se presenta una nueva guía de estilo, elaborada por ILUNION Comunicación Social, y editada por el Real Patronato sobre Discapacidad y el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, en colaboración con el Centro Español de Documentación sobre Discapacidad (CEDD), cuyo propósito es el de facilitar el trabajo de los profesionales de la comunicación para que contribuyan a que la realidad de las personas con discapacidad se cuente de una manera más exacta, de cara a “derribar muchos prejuicios que entorpecen su día a día.

Tal y como señalan sus autores, la guía se fundamenta en la certeza de que “los medios de comunicación son intérpretes de la realidad, crean opinión, transforman valores, derriban prejuicios”. A este respecto, pone de relieve la impagable labor que ejercen los medios de comunicación y su capacidad de cambiar la realidad.

El documento se encuentra disponible en la página Web de Fundación ONCE, o bien directamente a través del siguiente enlace:

Guía de estilo sobre discapacidad para profesionales de los medios de comunicación

Artículos Relacionados
Las palabras sí importan: guía de estilo sobre salud mental para medios de comunicación
Cómo evitar el efecto de imitación en la comunicación de noticias sobre suicidio, manual de la OMS
Guía para abordar el Trastorno del Espectro del Autismo desde los medios de comunicación