Begoña Iranzo1, Sofía Buelga2, María-Jesús Cava2 y Jessica Ortega-Barón3

1Universidad Internacional de Valencia, España

2Universidad de Valencia, España

3Universidad Internacional de La Rioja, España

En los últimos años, la expansión de las tecnologías y su uso generalizado pone de relieve un nuevo sistema de interrelación social. El acceso a la red forma parte de la rutina diaria de la mayoría de españoles, tomando especial relevancia en la población adolescente. De hecho, el 98% de los menores de 14 años ya dispone de un teléfono móvil de última generación, siendo cada vez más jóvenes los menores que tienen teléfono propio. Ciertamente, las experiencias que ofrece la red son numerosas y por sí solas no suponen un riesgo, sin embargo, la exposición y un uso inadecuado de los dispositivos electrónicos, confiere graves peligros para niños y adolescentes. Tal es el caso del cyberbullying, un tipo de maltrato entre iguales que se caracteriza por el uso de dispositivos electrónicos, principalmente teléfono móvil e internet, para acosar e intimidar de manera deliberada y repetida en el tiempo a una víctima que no puede defenderse fácilmente por si misma (Smith, Mahdavi, Carvalho, Fisher, Russell, y Tippett, 2008).

Diferentes estudios evidencian un incremento significativo de cyberbullying en la última década. Las tasas de prevalencia muestran un mayor porcentaje de cibervictimización entre las chicas y los adolescentes de los primeros cursos de Educación Secundaria Obligatoria. A su vez, esta modalidad de maltrato cibernético se encuentra fuertemente relacionada con la victimización escolar tradicional (bullying), la cual se traslada ahora al espacio virtual (Hong, Lee, Espelage, Hunter, Patton, y Rivers, 2016). Sin duda, la prolongación y/o simultaneidad de los ataques entre el mundo offline y el mundo virtual produce en la víctima consecuencias aún mayores. De hecho, las propias características de los medios tecnológicos son las que confieren a esta modalidad de maltrato un aumento del daño. Así, la imprevisibilidad de las agresiones que en la red pueden llegar a una audiencia ilimitada que puede ser testigo y participe de las humillaciones sufridas a cualquier hora y desde cualquier parte del mundo potencia drásticamente el daño sobre la víctima. También, la viralidad de las ciberagresiones incide negativamente en la pérdida de control, aumentando la vulnerabilidad y los sentimientos de desesperanza. Asimismo, el anonimato del agresor acrecienta los sentimientos de indefensión de la víctima. Además, cualquier amigo o conocido puede ver y reenviar los ataques tantas veces como desee, repercutiendo de manera negativa en el ajuste psicológico del adolescente cibervictimizado (Ortega-Barón, Buelga, Ayllón, Martínez-Ferrer, & Cava, 2019).

En este contexto, el cyberbullying se ha convertido en un problema grave que afecta muy seriamente al bienestar y salud mental de las víctimas. Las consecuencias de este maltrato tecnológico entre iguales se han relacionado con numerosos indicadores de distrés emocional, tales como sintomatología depresiva, estrés percibido, baja autoestima, aislamiento social, e insatisfacción con la vida, entre otros (Young, Subramanian, Miles, Hinnant, y Andsager, 2016). Investigaciones recientes relacionan significativamente la cibervictimización con la ideación suicida. El desgaste y deterioro emocional y social de estos menores puede ser tan elevado que aparecen pensamientos recurrentes sobre suicidio, considerando la autodestrucción como la única vía de escape a su dolor.

Teniendo en cuenta las secuelas tan severas que produce el cyberbullying en la población adolescente, la finalidad de este estudio fue: 1) estudiar la asociación entre la victimización escolar y el cyberbullying analizando su relación directa con la ideación suicida; 2) analizar las relaciones indirectas entre el cyberbullying y la ideación suicida a través de las variables de ajuste psicosocial, estrés percibido, soledad, sintomatología depresiva y malestar psicológico. En la presente investigación participaron 1062 adolescentes, 547 chicos (51.5%) y 515 chicas (48.5%) de edades comprendidas entre los 12 y los 18 años. Los participantes cursaban Educación Secundaria Obligatoria y Bachiller en cuatro centros educativos de la Comunidad Valenciana.

Los resultados del modelo de ecuaciones estructurales indicaron que la victimización escolar y el cyberbullying tienen un efecto directo en la ideación suicida. Se observó que la relación entre cyberbullying y la ideación suicida es más elevada que la que se encontró con la victimización escolar. También se constató que todos los indicadores de distrés psicológico analizados presentaban un efecto significativo sobre la ideación suicida. Las relaciones más altas con la ideación suicida se encontraron con la soledad y con el estrés percibido. El análisis multigrupo confirmó, por otra parte, que las relaciones observadas entre las variables del modelo se mantienen invariantes tanto en chicos como en chicas.

En definitiva, este estudio aporta resultados novedosos que permiten avanzar en el conocimiento del cyberbullying, especialmente en el distrés emocional de las víctimas, y en particular en la ideación suicida. Este avance en la investigación pone el énfasis en la necesidad de diseñar y aplicar programas eficaces para prevenir esta problemática social del ciberacoso, que tiene graves consecuencias en la salud y ajuste de los adolescentes y niños cada vez más jóvenes involucrados en un creciente mundo tecnológico.

El artículo completo junto con las referencias pueden consultarse en la revista Psychosocial Intervention:

Iranzo, B., Buelga, S., Cava, M., & Ortega-Barón, J. (2019). Cyberbullying, psychosocial adjustment, and suicidal ideation in adolescence. Psychosocial Intervention, 28, 75–81. https://doi.org/10.5093/pi2019a5 .

 

Referencias:

Hong, J. S., Lee, J., Espelage, D. L., Hunter, S. C., Patton, D. U., y Rivers J.T . (2016). Understanding the correlates of face-to-face and cyberbullying victimization among US adolescents: a social-ecological analysis. Violence and Victims31(4), 638-663. http://dx.doi.org/10.1891/0886-6708.VV-D-15-00014 .

Ortega-Barón, J., Buelga, S., Ayllón, E., Martínez-Ferrer, B., & Cava, M. J. (2019). “Effects of Intervention Program Prev@cib on Traditional Bullying and Cyberbullying”, International Journal of Environmental Research and Public Health, 16, 527-239. https://doi.org/10.3390/ijerph16040527.

Smith, P. K., Mahdavi, J., Carvalho, M., Fisher, S., Russell, S., y Tippett, N. (2008). Cyberbullying: Its nature and impact in secondary school pupils. Journal of Child Psychology and Psychiatry, 49(4), 376-385. http://dx.doi.org/10.1111/j.1469-7610.2007.01846.x .

Young, R., Subramanian, R., Miles, S., Hinnant, A., y Andsager, J. L. (2016). Social representation of cyberbullying and adolescent suicide: a mixed-method analysis of news stories. Health Communication, 1(11), 1082-1092. https://doi.org/10.1080/10410236.2016.1214214

Begoña Iranzo. Es Doctora en Psicología por la Universidad de Valencia. Es Profesora e Investigadora en la Universidad Internacional de Valencia. Sus investigaciones se centran en el estudio del acoso escolar y cyberbullying entre adolescentes, así como en el análisis de las variables psicológicas implicadas.

Sofía Buelga. Es Profesora Titular del Departamento de Psicología Social de la Universidad de Valencia (UV). Es directora de la Unidad de Investigación Psicosociología de la Familia de la UV. También ha sido directora desde el año 2009 al 2016 del máster oficial universitario Intervención Psicológica en Ámbitos Sociales de la UV. En estos últimos 10 años, ha publicado un gran número de artículos científicos sobre acoso escolar y cyberbullying entre adolescentes en revistas nacionales e internacionales de impacto científico.

María Jesús Cava. Es Profesora Titular del Departamento de Psicología Social de la Universidad de Valencia (UV). Sus investigaciones se centran en la violencia entre iguales y la violencia de pareja en adolescentes, dentro y fuera de las redes sociales, y en el análisis de estrategias para su prevención desde contextos escolares; así como en el desarrollo de relaciones positivas entre iguales. Ha publicado numerosos artículos en revistas nacionales e internacionales.

Jessica Ortega-Barón. Es Doctora en Psicología por la Universidad de Valencia. Es docente e investigadora postdoctoral en la Universidad Internacional de la Rioja. Sus investigaciones se centran en el análisis de los factores de riesgo y protección del cyberbullying, así como en la prevención de este creciente problema social.

Artículos Relacionados
Problemas emocionales, problemas de conducta y estrés infantil en víctimas y agresores de bullying y cyberbullying
Publicada una nueva guía contra el acoso escolar
Nuevo informe de la UNESCO sobre violencia y acoso escolar
Guía para evitar el ciberbullying
El acoso escolar causa problemas psicológicos en el 90% de los niños que lo sufren, según un estudio
¿Cómo ayudar a los niños que están sufriendo ciberbullying? Recomendaciones para padres
La prevención y detección del acoso escolar: objetivo prioritario en los planes educativos-Día mundial contra el acoso escolar
¡Frente al Bullying, contesta!-Nueva campaña de Autismo España contra el acoso escolar
Proyecto hombre apuesta en su informe por un modelo de atención integral biopsicosocial en adicciones
Presentada la primera guía aragonesa sobre prevención del suicidio dirigida a la ciudadanía
La prevención del suicidio en el Día Mundial de la Salud Mental
Promoción de la salud mental y prevención del suicidio, mensaje de la Federación Mundial para la Salud Mental
La intervención psicológica es beneficiosa en el abordaje de la conducta suicida-Entrevista Susana Al-Halabi
Guía para familiares en duelo por suicidio
Buenas prácticas periodísticas en el abordaje del suicidio en las informaciones
Estándares de calidad en la prevención del suicidio, según el NICE
El rol fundamental de la Psicología y del trabajo colaborativo en la prevención del suicidio, según la EFPA
La actualización de la Estrategia de salud Mental, un objetivo cada vez más cercano, según el Ministerio de Sanidad
Trabajar juntos para prevenir el suicidio-Día Mundial para la prevención del suicidio 2019