En España más de cuatro millones de personas presentan una discapacidad, con claros impactos en su vida cotidiana, doce millones si se cuentan las familias, porque esta realidad incide en el entorno vital inmediato: en uno de cada cinco hogares hay una situación de discapacidad y está creciendo, fundamentalmente, por nuevas discapacidades y, también, por la discapacidad asociada al envejecimiento de la población.

Con esta introducción, se presenta una guía elaborada por el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) y Business and Human Rights (BHR), a través de la cual se exponen una serie de recomendaciones dirigidas a las empresas españolas, con el fin de que activen su potencial para acoger la discapacidad como un elemento más de su compromiso con la realidad social que vivimos.

De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se estima que unos 386 millones de las personas en edad de trabajar tienen una discapacidad. El desempleo alcanza hasta un 80% en algunos países.

Foto: Blaz Erzetic Fuente: pexels Fecha descarga: 04/03/2020

Tal y como señalan los autores de esta guía, junto con las dificultades diarias a las que se enfrentan las personas con discapacidad, la participación de este colectivo en el mercado laboral es baja (cifrada, según el INE, en 34,5%, esto es, más de 43 puntos inferior a la de la población sin discapacidad). Es en este contexto, en el que ponen de relieve el rol fundamental de la empresa y su importante responsabilidad como “catalizadora de los Derechos Humanos, y más allá de su dimensión como empleadora, para lo cual debe de asegurar un acceso al empleo en condiciones de igualdad a las personas con discapacidad, debe crear entornos, servicios y productos inclusivos y que reflejen la realidad de la ciudadanía en su conjunto”.

El documento pretende promover el conocimiento y la aplicación de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad en el ámbito empresarial, partiendo de la premisa de que más conocimiento en torno a los derechos de este colectivo permitirá a las empresas cumplir mejor con su función social.

Para ello, expone una serie de argumentos en pro de la inclusión de las personas con discapacidad en el contexto de empresa, tales como el enorme potencial y su calidad de trabajadoras, proveedoras, consumidoras, inversoras, etc., un mayor compromiso y retención del personal que muestra niveles superiores de satisfacción, lealtad y una reducción del absentismo, entre otras muchas importantes razones. Asimismo, las distintas habilidades y destrezas de las personas con discapacidad aportan un valor añadido diferenciador en tareas “que pueden realizar de manera excelente, debido a haber desarrollado aptitudes extraordinarias para determinadas funciones”.

Sin embargo, la guía advierte que en la actualidad hay muchas empresas reticentes a apostar por la discapacidad en su organización, debido en gran parte al desconocimiento. A esto se añade el estigma que persiste aún en nuestra sociedad en torno a algunos tipos de discapacidad y que queda reflejado en este contexto: según los datos del INE, las personas con discapacidad psicológica y social y con discapacidad intelectual registran las menores tasas de actividad laboral.

Dado lo anterior, el documento establece una serie de pasos que debe seguir una estrategia de Derechos Humanos hacia la discapacidad, basándose para ello, en la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, los Principios Rectores sobre las empresas y los DDHH, y la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y fortaleciendo la responsabilidad empresarial hacia este colectivo:

  1. Comprometerse públicamente con los derechos de las personas con discapacidad

  2. Identificar posibles impactos negativos en los derechos de las personas con discapacidad en el área de influencia de la empresa

  3. Establecer los procedimientos y responsables necesarios para prevenir, mitigar y reparar los posibles impactos, así como comunicar los avances realizados.

  4. Contribuir a los ODS vinculados a la discapacidad.

Se puede acceder a la guía completa a través del siguiente enlace:

Los Derechos Humanos de las personas con discapacidad: guía práctica para empresas

Artículos Relacionados
El cuidado de la salud mental, el hábito menos atendido en las personas con discapacidad
La atención a la discapacidad y la dependencia prioritaria para el COP, que firma un convenio con el CEDDD
Nueva guía de estilo sobre discapacidad dirigida a los medios de comunicación
Mejorar el diagnóstico de los problemas de salud mental en las personas con discapacidad intelectual
Nuevo cuento para concienciar sobre la violencia contra la infancia con discapacidad
Guía de estilo sobre discapacidad para profesionales de los medios de comunicación
El cuidado de la salud mental debe tener en cuenta los Derechos Humanos, según un informe
El Consejo de Europa insta a poner fin a la coerción en salud mental