“Ayudar a los/as médicos/as a desarrollar resiliencia puede proteger contra el agotamiento y el suicidio cuando se está pasando por dificultades personales”.

Así lo afirma un artículo publicado en el Medical Journal of Australia, a través del cual se aborda el problema del suicidio entre el personal sanitario, concretamente los/as médicos/as, y los factores de riesgo implicados, estableciendo una serie de recomendaciones para prevenir esta grave problemática.

El texto está basado en las conclusiones de otro artículo publicado en 2018, y que cobra especial interés ante la situación actual de crisis generada por la pandemia del coronavirus. Según los últimos datos, la rápida expansión de este virus y su elevada incidencia, especialmente entre el personal sanitario que está en primera línea, está impactando sobre la salud mental de los mismos, estimándose que los problemas en este ámbito de la salud entre el personal de la sanidad se incrementarán progresivamente en los próximos meses.

Foto: Negative Space Fuente: pexels Fecha descarga: 08/04/2020

El artículo comienza poniendo de manifiesto la alta tasa de suicidio entre los/as médicos/as, que, de acuerdo con los datos, es más elevada que en la población general, con un porcentaje mayor entre las mujeres en comparación con los hombres.

Según indica, el perfeccionismo es un rasgo que presentan la mayoría de los médicos, y que puede contribuir tanto al éxito como al fracaso.

En este sentido, habla de “perfeccionismo desadaptativo” para hacer referencia a aquellas personas que experimentan angustia por los problemas y errores personales o familiares percibidos (a menudo poco realistas), y se asocia con ansiedad, depresión, carga percibida y comportamiento suicida. El perfeccionismo, manifiesta, “puede reflejar unas elevadas expectativas sobre uno mismo, y se puede asociar también con críticas relativas al desempeño laboral de otras personas”.

Por otro lado, un factor de protección fundamental es la resiliencia, dado que puede ayudar a hacer frente al agotamiento y el suicidio cuando se pasa por problemas personales. A este respecto, el artículo indica que algunos estudios evidencian que la resiliencia se puede adquirir durante la formación.

El equilibrio entre el bienestar físico y mental es otro factor esencial, influyendo significativamente en la productividad y en la calidad de la atención que se ofrece.

La familia y el apoyo social son factores que ayudan a proteger contra el burnout. De hecho, una de las mayores fuentes de estrés es la conciliación laboral y familiar, algo especialmente complicado en el caso del personal médico, que tienen que responder a llamadas de urgencia, realizar guardias, atender al requisito de publicar un número de artículos al año, etc., compromisos laborales que suelen solaparse con actividades familiares y personales. Este conflicto es aún mayor entre las mujeres, principalmente a la hora de conciliar la maternidad con el trabajo, asociándose con un elevado riesgo de depresión y burnout y mayor dificultad para la promoción laboral.

Los diferentes estudios señalan que la depresión y el uso de sustancias es común entre el personal médico.

Sin embargo, a pesar de lo anterior, hay una serie de barreras que impiden el acceso a la ayuda: un miedo intenso a mostrar debilidad y agobiar a otras personas, en contraposición con un impulso profundamente arraigado por ayudar a los demás.

La falta de tiempo, el miedo al estigma y el hecho de que se informe de sus problemas de salud mental a las autoridades médicas son otras barreras que tener en consideración, y que, en palabras de la autora del artículo, “no son irracionales”, atendiendo a los datos procedentes de diversos estudios, que revelan cómo los profesionales médicos tienen dudas sobre la competencia de sus compañeros/as con problemas de salud mental.

Para prevenir el grave problema del suicidio y reducir los factores de riesgo, es trascendental implementar una serie de cambios en el Sistema Sanitario, entre ellos, los siguientes:

  • El personal médico debe invertir en actividades que apoyen su salud física y mental.

  • Los/as médicos/as necesitan aprender a ser más amables con ellos mismos y extender la compasión y comprensión hacia sus compañeros/as.

  • La evaluación regular de la salud mental de los/as estudiantes de medicina, MIRes y médicos/as, debe ser prioritaria, ofreciendo apoyo continuo.

  • La terapia cognitivo-conductual -tanto en la intervención cara a cara como online-, es eficaz para la reducción de la angustia y el estrés.

  • Debería adoptarse la flexibilidad laboral entre el personal, tal y como se hace en otras organizaciones.

  • Debería ser obligatorio llevar a cabo programas de bienestar médico, incluidas las redes de apoyo entre iguales.

    Las redes de apoyo implementadas en hospitales pueden ayudar a detectar a aquellos/as médicos/as que se encuentran en riesgo. Los jefes de equipo deberían aprender a brindar orientación a quienes están pasando por dificultades.

  • Es esencial ayudar a los/as médicos/as a desarrollar la resiliencia, de cara a proteger contra el agotamiento y el riesgo de suicidio cuando se atraviesa una época de problemas personales.

Todo lo anterior, pone de relieve la necesidad de incorporar psicólogos clínicos en Atención Primaria, una recomendación que ha venido haciendo en los últimos años el Consejo General de la Psicología, y que es primordial, dada la situación actual, en la que cada vez hay más consultas por problemas de salud mental en este primer nivel asistencial de la salud. De acuerdo con la evidencia, la implementación de tratamientos psicológicos en AP, supondría una reducción de los costes derivados de la falta de un tratamiento adecuado y de una posible cronificación, descongestionando a su vez, las consultas tanto del primer nivel de atención como del nivel de atención especializada.

Fuente: Swannell, C. (2020). Reducing risk of suicide in medical profesión. The Medical Journal of Australia [Published online, 6 April 2020]. 

Artículos Relacionados
La prevención, detección y abordaje del suicidio, dentro de la nueva versión de la Estrategia en salud mental, según el Gobierno
Los adolescentes con diabetes presentan un mayor riesgo de problemas de salud mental, según un estudio
El suicidio se mantiene como la principal causa externa de muerte en España, según el INE
La atención psicológica y el conocimiento pueden salvar vidas-comunicado de la EFPA por el D.M. de la Salud Mental