El Grupo Parlamentario VOX (GPVOX) ha presentado a la mesa del Congreso de los Diputados una Proposición no de Ley en relación con el estado de salud mental ocasionado por el coronavirus, para su debate en la Comisión de Sanidad.

En su exposición de motivos, el Grupo Parlamentario pone de relieve la enorme amenaza que la actual crisis sanitaria generada por la pandemia del COVID-19 ha supuesto para la salud mental y, en línea con la OMS, ha alertado de su impacto, cuya magnitud se prevé aún mayor con la próxima pandemia.

A lo largo del texto se expone la importancia de impulsar y reforzar la atención psicológica y social en la población, especialmente, entre las personas con problemas de salud mental, pacientes en aislamiento domiciliario y/o en el hospital y sus familiares, personas en situación de vulnerabilidad y profesionales sanitarios). En este sentido, señala una serie de puntos, a lo largo de los cuales recoge diversas propuestas, entre ellas las siguientes:

Artista: Pixabay Fuente: pexels Fecha descarga: 19/06/2020

- La necesidad de que las administraciones proporcionen recursos adicionales para comprender los efectos psicológicos, sociales y neurocientíficos de la pandemia, lo que, a su juicio, “permitirá aplicar los conocimientos adquiridos a cualquier periodo futuro de un nuevo brote y el encierro, que será particularmente importante para los profesionales sanitarios y los grupos vulnerables, así como futuras pandemias”.

- La trascendencia del acompañamiento a pacientes y familiares en situaciones de gravedad, en los últimos días de vida y en los días posteriores a pérdidas significativas. Los objetivos planteados aquí deberían ser ofrecer una atención de calidad a pacientes y sus familiares, para llevar a cabo una despedida lo más adecuada en cada caso particular, facilitar el duelo y “prevenir o aminorar en lo posible”, problemas emocionales futuros en un contexto de elevado estrés sanitario.

- Las situaciones derivadas del estado de alarma conllevan que las personas experimenten síntomas derivados del distanciamiento social, la cuarentena o el aislamiento, generando sensación de ansiedad, preocupación o miedo. Existe el riesgo de que prevalezca un número clínicamente relevante de personas con síntomas de ansiedad y/o depresión, y que participen en comportamientos poco saludables, como abuso de alcohol y sustancias, juegos de azar, etc. Algunas personas corren el riesgo de autolesionarse y de llegar incluso al suicidio. No obstante, VOX destaca que el aumento del suicidio es evitable, “especialmente con esfuerzos nacionales de mitigación”.

- Es esencial prestar atención a los y las menores, informándoles de manera adaptada a su edad. El texto subraya el impacto del confinamiento en todas las áreas clave del neurodesarrollo durante la primera infancia (hasta los 7 años): desde el movimiento, a las relaciones sociales, el juego o el aprendizaje. A este respecto, advierte del impacto de la cuarentena en la salud psicológica de los niños y las niñas a largo plazo. Igual sucede con los y las adolescentes, quienes, según los datos, también se han visto afectados, con síntomas como problemas de sueño, falta de apetito, miedo al contagio, angustia ante la incertidumbre de la situación -especialmente aquellos/as que cursan 2º de Bachillerato y tienen que realizar las pruebas EBAU, desmotivación académica, etc.

- Es importante tener en cuenta a las personas con depresión u otros problemas de salud mental.

- Mención especial merecen las personas mayores, que ha tenido que "luchar contra los efectos de la cuarentena en su salud mental", principalmente, por "el sentimiento de soledad que les genera el no poder ver a sus familiares que tanto necesitan desde el punto de vista emocional".

- De acuerdo con diversos estudios, la crisis económica se asocia con un incremento de problemas de salud mental, más síntomas de ansiedad y depresión, mayor riesgo de suicidio y de hábitos y conductas desadaptativas, como abuso de alcohol. Si la situación de inseguridad económica y laboral se prolonga, “tendremos con toda probabilidad que preparar nuestro sistema sanitario para problemas de salud mental”.

Por todo lo anterior, el grupo parlamentario insta al Gobierno a:

“1. Promover el desarrollo de medidas de Salud Pública adecuadas a nivel nacional, acompañadas de medidas de apoyo psicológico y social, como pueden ser sesiones individuales y grupales reducidas de atención psicológica, la atención psicológica a distancia, así como las sesiones de entrenamiento y regulación emocional que promuevan el autocuidado del profesional.

2. Promover la contratación de personal especializado como psiquiatras, psicólogos clínicos, diplomados universitarios en enfermería y terapeuta ocupacional a fin de reforzar las plantillas de las diferentes unidades de Salud Mental de los hospitales.

3. Destinar recursos económicos al refuerzo de la atención en Salud Mental de las distintas Comunidades Autónomas.

4. Promover y sistematizar medidas para proteger y favorecer el bienestar psicosocial, así como para prevenir, identificar, y tratar los trastornos mentales en situación de crisis de salud pública por enfermedad transmisible COVID-19.

5. Almacenar información básica que permita la investigación evaluativa para planes futuros en situaciones de crisis.

6. Realizar un estudio de las consecuencias sociales que tiene y ha tenido el confinamiento y el estado de alarma en la situación laboral y económica de la población española.

7. Promover la monitorización e información sobre las tasas de ansiedad, depresión, autolesiones, suicidios y otros problemas de salud mental ya que esto ayudará a comprender los mecanismos e informar las intervenciones.

8. Incrementar la financiación para descubrir, evaluar y refinar las intervenciones con el fin de abordar aspectos psicológicos, sociales y neurocientíficos de la pandemia. Y para hacer frente a este desafío se requerirá la integración entre disciplinas y sectores y debe hacerse junto con personas con experiencia. Por todo ello, instamos al Gobierno a aumentar la financiación para cumplir con estas prioridades.

9. Promover el reforzamiento de la Salud Mental en España en el ámbito de la Atención Primaria y la Salud Mental Comunitaria especializada, como consecuencia de las previsiones de un incremento en la demanda de este tipo de atención por parte de los ciudadanos tras la crisis sociosanitaria de la COVID-19."

La propuesta se encuentra disponible en el Boletín del Congreso o bien directamente a través del siguiente enlace (p. 51):

Proposición no de Ley en relación con el estado de salud mental ocasionado por el coronavirus 

Artículos Relacionados
Un nuevo informe pone de relieve la necesidad de más Psicólogos Clínicos en nuestro SNS
Los datos del INE evidencian la escasez de psicólogos clínicos en España-Estadística de profesionales sanitarios colegiados 2019
Un nuevo estudio avala los beneficios de incorporar psicólogos clínicos en Atención Primaria
La OCU pide que se incorporen psicólogos clínicos en Atención Primaria
Los psicólogos clínicos suizos avanzan en su independencia en el ejercicio de su profesión
Es esencial dotar a los centros sanitarios de psicólogos clínicos, según un informe sobre DDHH y discapacidad
Propuesta para que haya psicólogos clínicos en la Atención Primaria de todas las comunidades autónomas