Infocop ha conocido que dos importantes asociaciones de psicólogos clínicos, una de ellas, la Asociación Española de Psicología Conductual (AEPC), han solicitado formalmente, y no se les ha otorgado por parte de las autoridades ministeriales, la posibilidad de que alguno de sus miembros forme parte de la Comisión Nacional de la Especialidad de Psicología Clínica (CNEPC), en el apartado de representantes de Sociedades Científicas.

 

Dada la importancia de este órgano asesor ministerial, y la magnitud de los problemas relacionados con la demora en la tramitación de la resolución de expedientes de solicitud del Título de Especialista en Psicología Clínica, Infocop ha querido que representantes reconocidos y cualificados de esas sociedades ofrezcan su opinión sobre el funcionamiento de la Comisión y su actual composición.

En esta entrevista, Gualberto Buela-Casal, Presidente de la Asociación Española de Psicología Conductual, ofrece su opinión sobre el estado actual de la Comisión.

¿Cómo valora su asociación la actuación de la Comisión Nacional de la Especialidad hasta el momento?

Es una realidad evidente que, desde el inicio, no se organizó bien el procedimiento para evaluar las solicitudes del título de Especialista en Psicología Clínica. El hecho de que pasen varios años desde que un psicólogo realiza la solicitud de Especialista en Psicología Clínica, hasta que se resuelve, no deja lugar a dudas de que se está haciendo mal. No tiene sentido que ante miles de expedientes se cree una CNEPC que, con tan pocos medios y comités de apoyo, se reúna un día cada mes. El resultado no podía ser otro que el hecho de que varios años después, aún hay miles de expedientes sin analizar, lo que era previsible. No tengo ninguna duda sobre el esfuerzo y dedicación de cada miembro de la CNEPC, pero con tan pocos medios no podían hacer otra cosa. Sin duda, hay una falta de planificación por parte de los responsables del Ministerio pues, si se hubiese dotado de los medios adecuados, todas las solicitudes estarían resueltas en unos meses, y un buen ejemplo de ello es que el COP resolvió en un tiempo récord la primera fase de esas solicitudes. Otro buen ejemplo es la ANECA que evalúa cada año miles de solicitudes de acreditación para profesores contratados. Es decir, es posible hacerlo si se ofrecen los medios y se tiene interés.

¿Considera que los procesos que se están dando en la Comisión y la transmisión de información están siendo transparentes?

Es evidente que no hay transparencia en el proceso de nombramiento de los miembros de la CNEPC, pues no se conocen los criterios de selección de las asociaciones científicas, ni tampoco de las personas. No se conoce cómo ni en función de qué criterios se han seleccionado los miembros del Comité. No hay información sobre cuándo puede estar resuelto un expediente. No sólo pasan años desde la solicitud, sino que, además, no hay plazo previsto para recibir la resolución. Esto es algo inaudito y cuesta creer que ocurra en el siglo XXI en un país de la Unión Europea. Toda esta información debería ser pública.

En el caso de que lo crea necesario, ¿qué medidas deberían promoverse desde la Administración para agilizar los trámites del estudio de expedientes? ¿Y desde el Consejo de Colegios Oficiales de Psicólogos?

Lo primero que tendría que hacer la Administración es tener voluntad para resolver este importante problema, que lleva afectando a miles de psicólogos desde hace años. La falta de interés de los responsables del Ministerio queda patente por: a) crear una CNEPC con pocos miembros y con escasos medios para evaluar miles de expedientes; b) han tenido que transcurrir años hasta que han intentado solucionarlo, nombrando un Comité de apoyo; c) el Comité de apoyo se convocó en el BOE en diciembre del 2005, y no se nombraron hasta junio del 2006, es decir, se han necesitado 6 meses para seleccionar y nombrar unos miembros de comité; d) después de 6 meses que ha supuesto realizar la selección, que, una vez más, se ha llevado a cabo sin explicitar públicamente los criterios de selección, ni quiénes la han realizado, se notificó el nombramiento por un burofax; en ese mismo documento, se hizo la convocatoria de la primera reunión, en mi caso concreto, recibí la notificación el 19 de junio para asistir a una reunión el mismo viernes 23, es decir, después de 6 meses, me nombran y me convocan con 4 días de margen para asistir; e) los miembros de la CNEPC no comenzarán a evaluar expedientes hasta septiembre de 2006, con lo que habrán transcurrido 9 meses desde que se hizo la convocatoria en el BOE del Comité y 7 meses sin que se evalúe ni un sólo expediente de los miles que hay pendientes, dado que la CNEPC anterior cesó el 15 de febrero del 2006.

Por lo tanto, parece más que evidente que la Administración no tiene interés en resolver un problema que afecta a tantos psicólogos.

En cuanto al Consejo General de Colegios de Psicólogos, creo que debería tener una postura aún más contundente con el Ministerio, dado que se están lesionando los derechos de miles de psicólogos que no pueden estar esperando durante años para averiguar si obtendrán o no el título de Especialista en Psicología Clínica.

 

Sabemos que la AEPC no cuenta con representación en la Comisión Nacional. ¿Cómo valora el hecho de que su asociación no haya sido invitada a participar?

La AEPC ya se había ofrecido para aportar un representante en la anterior CNEPC y, no sólo no fue seleccionada, sino que los responsables del Ministerio ni se molestaron en contestar e informar sobre las razones de no ser seleccionada.

En la actual CNEPC tampoco fue seleccionada. Personalmente pregunté, por vía telefónica y solicité tanto los criterios de selección, como quiénes y cuándo los habían aplicado, y no he recibido ninguna información. Ahora la solicitaré por escrito y, si no la recibo, la pediré por vía administrativa.

La AEPC es una asociación científica con una larga trayectoria. De hecho, está próxima a cumplir las dos décadas y ha tenido una gran repercusión en el ámbito de la Psicología Clínica en España, siendo la única asociación científica de Psicología Clínica en España que: a) tiene un local y personal (psicólogos) contratados a tiempo completo; b) edita la revista IJCHP, que es número 1 en IN-RECS y es, además, la única revista de Psicología Clínica española que se halla en el Institute for Scientific Information (ISI), o como se conoce más puntualmente, revistas con "factor de impacto"; c) ha organizado más de 80 congresos y reuniones científicas; organizó el XXX Congreso de la EABCT y reunió a más de 1.700 personas de 50 países distintos, constituyendo un récord de participación en los 30 congresos celebrados en Europa hasta la fecha; d) desde 1993 organiza un Master Internacional en Psicología Clínica; e) en las distintas actividades científicas y de formación organizadas por la AEPC, han participado las figuras más importantes de la Psicología a nivel mundial, y, por ejemplo, hemos contado con la colaboración de J. Wolpe, H. Eysenck, M. Eysenck, A. Kazdin, D. Barlow, R. Sternberg, Ch. Spielberger, M. Mahoney, S. Haynes, S. Hayes, T. Ollendick, L. Beutler, F. Donker, R. Ardila, y otros muchos.

Además de resolver los expedientes la CNEPC es la encargada de asesorar al Ministerio sobre la normativa relativa a la Psicología en el ámbito sanitario. ¿Ve alguna relación entre este hecho y el que su asociación no cuente con representación en la Comisión?

Sin duda, este es un tema muy delicado y de gran importancia, pues los miembros de la CNEPC representan a colectivos diferentes y con intereses distintos. Por ello, la selección de los miembros de la CNEPC debería ser lo más justa y equilibrada posible y, de momento, esto no ha sido así. Es de sentido común que deberían establecerse unos criterios de obligado cumplimiento para las asociaciones científicas que fuesen candidatas a tener un representante en la CNEPC, y esto debería ser público, al igual que los criterios y las personas que evalúan y deciden qué asociaciones van a contar con representación. Todas las asociaciones que cumplan unos criterios previamente establecidos (entre los cuales, uno debería ser que sean asociaciones sólo de psicólogos) deberían rotar su representación en la CNEPC, pues cada asociación sólo representa a un grupo concreto. Por lo tanto, muchos miembros de varias asociaciones no han tenido, ni tienen representación. En resumen, es una situación claramente injusta, pues asociaciones con una larga trayectoria e influencia en la Psicología Clínica en España no sólo no ha tenido representación, sino que ni siquiera tienen conocimiento de los criterios por los que se seleccionan las sociedades científicas, a pesar de haberlo solicitado.

Artículos Relacionados
PRESENTACIÓN DEL MANIFIESTO EN DEFENSA DE LA ATENCIÓN PSICOLÓGICA EN RUEDA DE PRENSA
OPINA EL MINISTERIO: ES PREMATURO ANTICIPAR MEDIDAS COMPLEMENTARIAS
OPINA LA SEPCyS: LA COMISIÓN HA QUEDADO EMPANTANADA EN EL PROCESO DE REVISIÓN DE SOLICITUDES
COMISIÓN NACIONAL DE LA ESPECIALIDAD DE PSICOLOGÍA CLÍNICA: ¿UNA NUEVA ETAPA?
RENOVACIÓN DE LA COMISIÓN NACIONAL DE LA ESPECIALIDAD: COMISIONES ENTRANTE Y SALIENTE