“Esta pandemia es diferente a todo lo que hemos tratado hasta ahora en nuestra vida. No es más de lo mismo. Se precisan medidas extraordinarias”. Así lo advierte la Organización de Naciones Unidas (ONU) en la introducción de su Plan de respuesta humanitaria mundial ante la crisis del COVID-19.

Dicho plan pretende prevenir las dificultades que se avecinan en los países más pobres a consecuencia del COVID-19 (tales como aumento de los conflictos sociales, crisis alimentarias o aumento generalizado de las enfermedades infecciosas)  y mitigar el efecto negativo de la pandemia a nivel mundial.

Fuente: www.pexels.com Artista:
Anna Shvets Fecha descarga: 06/05/2020

Tal y como se describe en el texto, “la pandemia de COVID-19 nos está haciendo daño a todos. Pero los efectos más devastadores y desestabilizadores serán más graves en los países más pobres del mundo. Nos enfrentamos a la mayor desaceleración económica de nuestro tiempo”.

El Plan de Respuesta Humanitaria se articula en torno a tres prioridades estratégicas interrelacionadas:

  • Contener la propagación de la pandemia de COVID-19 y disminuir la morbilidad y mortalidad.
  • Disminuir el deterioro de los derechos humanos, la cohesión social y los hábitos de vida.
  • Proteger, ayudar y defender a los refugiados, los desplazados internos, los migrantes y las comunidades de acogida particularmente vulnerables a la pandemia.

En relación con la amenaza global que supone la pandemia para los derechos humanos, la ONU señala en el documento el peligro que suponen los discursos públicos que retratan el COVID-19 como “una enfermedad de las personas mayores” lo que puede incrementar el estigma social de este grupo o exacerbar los estereotipos negativos asociados. Asimismo, el texto subraya el efecto negativo que puede tener el uso de criterios arbitrarios como la edad para el acceso y asignación de los recursos médicos escasos, así como la situación de especial vulnerabilidad que sufre el colectivo de mujeres y niñas, tal y como se ha evidenciado a través del aumento de la violencia de género durante la pandemia en todo el mundo. A este respecto, según los datos facilitados en el documento, se estima que en todo el mundo en los últimos 12 meses, 243 millones de mujeres y niñas de 15 a 49 años fueron sometidas a violencia sexual y o física perpetrada por una pareja íntima, y se prevé que por cada 3 meses que se incrementen las medidas de confinamiento se produzcan alrededor de 15 millones de casos adicionales de violencia de género a nivel mundial. Junto a las personas mayores y las mujeres, otros grupos vulnerables sobre los que el plan de respuesta pretende intervenir son las personas con discapacidades, el colectivo LGTBQ, los niños y los refugiados e inmigrantes.

Entre las medidas que la ONU pretende impulsar a través de este plan, se contempla el refuerzo de los servicios de salud mental y apoyo psicológico. Tal y como se señala en el documento, estos servicios “son más necesarios que nunca para estos y otros grupos vulnerables que son discriminados”. Por ello, el plan elaborado por la ONU recalca que se preste especial atención a mejorar la respuesta de estos servicios, que tienden a ser habitualmente olvidados, puesto que “la integración de estos servicios de salud mental y apoyo psicológico en todos los sectores mejora la calidad de la programación humanitaria, mejora el afrontamiento de las personas ante cualquier crisis, acelera la recuperación y reconstrucción de las comunidades y contribuye a salvar vidas, mejorar el bienestar y reducir el sufrimiento”.

Se puede descargar el plan en el siguiente enlace.

Global humanitarian response plan covid-19

Artículos Relacionados
Cómo prevenir la estigmatización social asociada a la COVID-19, guía
El ictus y los síntomas de psicosis y demencia, comunes en los casos graves de COVID-19
Habilidades básicas para intervinientes durante la pandemia sanitaria
La necesidad de planificación de medidas para mitigar el impacto psicológico de la pandemia por COVID-19
Rumores y falsas creencias sobre la COVID-19
Guía de la ONU para abordar el discurso de odio relacionado con el COVID-19
La ONU advierte del impacto del COVID-19 sobre la salud mental de los y las menores