El Día Mundial de la Salud Mental de este año (10 de octubre) se celebra en un momento en que nuestras vidas cotidianas se han visto considerablemente alteradas como consecuencia de la pandemia de COVID-19. Los últimos meses han traído muchos retos para el personal de salud, que presta sus servicios en circunstancias difíciles (…) para los estudiantes, que han tenido que adaptarse a las clases a distancia, (…) para los trabajadores, cuyos medios de vida se ven amenazados…”. Con esta frase, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dado a conocer los motivos de la campaña del Día Mundial de la Salud Mental 2020, que este año lleva por lema: “Acción a favor de la salud mental: invirtamos en ella”.

La campaña, que este año ha estado coordinada por la OMS junto con United for Global Mental Health y la Federación Mundial de Salud Mental, insiste en la necesidad de invertir en programas de salud mental a nivel nacional e internacional.

Fuente: www.pexels.com Artista:
Victor Freitas Fecha descarga: 21/09/2020

Los datos son de por sí alarmantes: actualmente cerca de 1000 millones de personas tienen un trastorno mental y la depresión constituye una de las principales causas de enfermedad y discapacidad. Pero, además, a la luz del actual contexto sanitario y económico, los expertos plantean que las necesidades de atención psicológica y de salud mental van a aumentarse considerablemente en los próximos meses y años, por lo que la inversión en programas de salud mental “es ahora más importante que nunca”.

El análisis que realizan de la situación tiene un balance negativo: la salud mental sigue siendo la gran olvidada de los planes de actuación, y no está justificado que el aumento exponencial de consultas derivadas de problemas de salud mental no se haya acompañado de la inversión proporcional en recursos por parte de los gobiernos. Esta brecha entre la demanda de servicios de salud mental y la oferta disponible tiene unas dimensiones considerables y es el resultado de una infrafinanciación crónica durante muchos decenios en la promoción de la salud mental y la prevención y atención de los trastornos mentales”. De hecho, según los datos proporcionados por la OMS, de promedio los países invierten menos del 2% de sus presupuestos sanitarios en salud mental. Fruto de esta situación lamentable, siguen siendo llamativamente escasas las personas que tienen acceso en todo el mundo a servicios de salud mental de calidad y los problemas de estigmatización, discriminación y violación de los derechos humanos de las personas con problemas de salud mental siguen estando muy presentes hoy en día.

Esta falta de inversión en la prevención y tratamiento de los problemas de salud mental pasa factura a los países. A este respecto, la OMS recuerda que la pérdida de productividad que se genera tan sólo con los problemas de ansiedad y depresión supone una pérdida para la economía mundial de un billón de dólares al año. Por el contrario, la inversión en recursos y programas de salud mental puede reducir notablemente la incidencia y coste de estos problemas, de forma que los estudios han puesto de manifiesto que por cada dólar invertido en mejorar los problemas de ansiedad y depresión se obtiene una ganancia de 5 dólares.

Dadas las implicaciones de la pandemia en términos de impacto psicológico para la población, el Día Mundial de la Salud Mental 2020 cobra una especial relevancia con respecto a años precedentes. Tal y como señalan los organizadores del evento, es el momento de realizar los cambios que se necesitan para reforzar la salud mental. Esta campaña, según señala la OMS, nos ofrece la oportunidad de apostar a favor de la vida: a nivel individual, de tomar medidas concretas a favor de nuestra propia salud mental y apoyar a los amigos y familiares afectados por trastornos mentales; como empleadores, de adoptar medidas para poner en marcha programas de bienestar de los empleados;  a nivel gubernamental, de comprometerse a establecer o ampliar los servicios de salud mental; y como periodistas, de explicar qué más puede y debe hacerse para que la salud mental sea una realidad para todos”.

La OMS, United for Global Mental Health y la Federación Mundial de Salud Mental invitan a todas las personas y organizaciones interesadas a dar difusión a este mensaje y a participar activamente en las actividades que se desarrollarán en el marco de esta campaña. Entre dichas actividades se encuentra la realización de una marcha “virtual” el viernes 9 de octubre, organizada por la organización no gubernamental United for Global Mental Health, que implica la transmisión en vivo de 24 horas de charlas y presentaciones de expertos en salud mental a través de la campaña Speak Your Mind.

Asimismo, el 10 de octubre, la Organización Mundial de la Salud organizará, por primera vez, un evento mundial online de promoción de la salud mental, denominado la Gran Cita de la Salud Mental, en la que el Director General de la OMS junto a otros dirigentes mundiales, expertos en salud mental y personalidades invitadas debatirán sobre las medidas que se pueden adoptar para mejorar la salud mental y contribuir a que todas las personas que necesiten atención de salud mental de calidad tengan acceso a ella. El evento se transmitirá en directo por los principales canales de las redes sociales.

Fuente:

OMS

Artículos Relacionados
La Federación Mundial de Salud Mental insta a promover planes nacionales de salud mental para paliar las consecuencias del COVID-19
La WFMH advierte de la estigmatización y criminalización que sufren las personas que consumen drogas
Invertir en tratamientos para la depresión y la ansiedad supone una rentabilidad del 400%, según la OMS
La importancia de erradicar el estigma en situaciones de pandemia
El control de la pandemia requiere la inclusión de la atención de la salud mental en los planes de respuesta
Los servicios de salud mental, entre los más afectados negativamente desde el inicio de la pandemia, según una encuesta de la OMS
Plan de respuesta humanitaria mundial ante la crisis del COVID-19 de la ONU
La necesidad de promover la salud mental global en el contexto de la pandemia por COVID-19, según The Lancet