“La pandemia provocada por el COVID-19 ha sacado a la luz, con mayor fuerza que nunca, la fragilidad de la salud mental y la necesidad de prestarle atención de urgencia”. Así comienza el comunicado elaborado por la Confederación Salud Mental España que ha hecho público con motivo de la celebración del Día Mundial de la Salud Mental, el pasado 10 de octubre.

En el texto, la Confederación - que agrupa a más de 19 federaciones y asociaciones de nuestro país -, hace referencia a las advertencias realizadas durante los últimos meses de diferentes organismos mundiales, como la Organización de Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud o la Organización Mundial de la Salud Mental, sobre el aumento drástico que va a suponer la pandemia generada por la COVID-19 en lo que respecta a aparición y agravamiento de los problemas de salud mental.

Fuente: www.pexels.com Artista:
Engin Akyurt Fecha descarga: 13/10/2020

De esta manera, Salud Mental España se suma a las peticiones internacionales que solicitan a los gobiernos y administraciones públicas el refuerzo e inversión en recursos (humanos y materiales) para la prevención y atención en salud mental. Tal y como señala dicha confederación en el comunicado, “el escenario de la salud mental se presenta desolador, si no se ponen en marcha las soluciones y las medidas necesarias”.

Salud Mental España insiste en la necesidad de contrarrestar la escasez de recursos existentes en atención social y sanitaria, así como las graves carencias puestas en evidencia en la actual situación de pandemia sanitaria. A este respecto, Salud Mental España señala la falta de profesionales de Psicología dentro de la red sanitaria pública de nuestro país en comparación con el resto de países europeos y la escasez de profesionales sanitarios y con formación específica en salud mental en el nivel asistencial de Atención Primaria, que constituye la puerta de entrada de las consultas sobre salud mental. Asimismo, la ausencia de protocolos específicos para la atención de la salud mental de pacientes y familiares afectados por la COVI-19 y de los propios profesionales sanitarios, es otra “laguna” del sistema sanitario que es preciso atender.

Más allá del sistema sanitario público, Salud Mental España reclama en su comunicado que la atención de la salud mental debe contemplarse como una prioridad también en el contexto educativo, a través de la puesta en marca de sistemas educativos inclusivos, que incluyan una asignatura de educación emocional dirigida a prevenir las situaciones de acoso, violencia o discriminación, así como de mecanismos de detección e intervención precoz de problemas de salud mental en toda la comunidad educativa, con especial atención a la prevención y abordaje de las adicciones con o sin sustancia.

La atención a la salud mental también debe ser una prioridad en el ámbito laboral y social. A este respecto, Salud Mental España señala la necesidad de que las empresas y organizaciones promuevan medidas de conciliación y de protección de los trabajadores frente a las situaciones de acoso, discriminación o explotación laboral, así como se refuercen las medidas para la inserción laboral de las personas con trastorno mental.

En el ámbito social, Salud Mental España recuerda en su comunicado la situación de especial vulnerabilidad que presentan determinados grupos de población, como mujeres, niños, migrantes, personas sin hogar, personas mayores o personas institucionalizadas, para los que la prevalencia de problemas de salud mental, incluido el riesgo de suicidio, es más elevada. Con el fin de mejorar la salud mental de estos grupos, la Confederación reclama medidas de atención psicológica con un enfoque transversal y de género, adaptado a las circunstancias específicas de cada grupo”, y de implantar programas psicológicos de rehabilitación que aseguren los derechos sociales y sanitarios de las personas sin hogar con problemas de salud mental”. Finalmente, en lo que respecta a la población infantil, Salud Mental España reclama la creación urgente de la “especialidad de psiquiatría infanto-juvenil en España, que asegure una atención específica y evite la sobremedicación”, tal y como se ha venido reclamando desde diferentes asociaciones estos últimos meses.

Más información en:

Salud Mental España

Artículos Relacionados
El control de la pandemia requiere la inclusión de la atención de la salud mental en los planes de respuesta
Las personas que reciben tratamiento en salud mental: entre las más afectadas por las medidas de austeridad en el SNS en España, según Amnistía Internacional
Los servicios de salud mental, entre los más afectados negativamente desde el inicio de la pandemia, según una encuesta de la OMS
El SNS debería proteger la salud mental de los trabajadores sanitarios/as tras la crisis del COVID-19
El ictus y los síntomas de psicosis y demencia, comunes en los casos graves de COVID-19
Plan de respuesta humanitaria mundial ante la crisis del COVID-19 de la ONU
La ONU pone de relieve la importancia de la Salud Mental en todas las políticas de los Gobiernos
La ONU realiza un llamamiento para garantizar los derechos humanos durante la pandemia
La inversión en programas de salud mental es ahora más importante que nunca, Día Mundial de la Salud Mental 2020
La PAHO y la OMS piden que se incremente la inversión en salud mental
LA OMS ADVIERTE SOBRE LA FALTA E INADECUADA INVERSIÓN EN ATENCIÓN A LA SALUD MENTAL EN TODO EL MUNDO