¿Cómo discutir en terapia si el paciente puede ganar o no dinero con el juego online? ¿Qué retos plantea para el terapeuta tratar la adicción al juego online? ¿Qué aspectos se deben tener en cuenta con los pacientes más jóvenes? ¿Qué hay que tener en cuenta en el tratamiento del trastorno de juego en modalidad online frente al juego presencial y otras conductas adictivas?... Estos son algunos de los temas que aborda la guía Dificultades en el tratamiento del juego online: recomendaciones de profesionales y personas afectadas.

La guía ha sido dada a conocer por UNAD, la Red de Atención a las Adicciones, el pasado mes de octubre, y ha contado con la colaboración del Departamento de Psicología de la Universidad de Deusto, el Instituto Mujeres y Cooperación (IMC), así como con la participación de diferentes entidades que integran la red UNAD y de la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados (FEJAR).

Fuente: www.pexels.com Artista:
cottonbro Fecha descarga: 30/10/2020

El texto publicado ofrece recomendaciones dirigidas tanto a los psicoterapeutas como a los poderes públicos con el objetivo de aumentar el conocimiento sobre los problemas de juegos de azar online para mejorar el tratamiento que se da a las personas que acuden por este motivo a terapia psicológica y mitigar el impacto de esta problemática en nuestra sociedad.

Las recomendaciones ofrecidas parten de los resultados observados en una investigación desarrollada durante el 2019 a partir de entrevistas y grupos de discusión realizados con el fin de recoger las peculiaridades de las personas que acuden a tratamiento por un trastorno de juego a través de la modalidad online y la percepción de los profesionales sobre las dificultades y características asociadas a la terapia con estos pacientes. Asimismo, el estudio se ha centrado en abordar la influencia de la perspectiva de género en esta problemática.

En lo que respecta al tratamiento psicológico ofrecido a las personas con trastornos del juego online, la guía señala los siguientes puntos clave:

  • No se recomienda comenzar el tratamiento con la imposición de límites estrictos a los pacientes jóvenes, puesto que esta medida aumenta el abandono del tratamiento y favorece las recaídas. Por tanto, al inicio de la terapia se debe adoptar una postura más flexible, negociando siempre con el paciente los límites establecidos de forma que se establezcan unas metas consensuadas. Progresivamente, el objetivo final de la terapia debe dirigirse hacia la abstención total al juego online. A este respecto, tal y como señala el texto, “pese a la insistencia de las personas jóvenes por recibir tratamientos enfocados en poder aprender a jugar de manera controlada, la evidencia científica disponible sobre la eficacia de terapias orientadas al juego controlado lleva a recomendar la abstención total como el único objetivo terapéutico viable en una terapia de trastorno de juego”.
  • Debido a que el juego online es percibido como menos nocivo que otras adicciones, la conciencia del problema debe ser un aspecto central para trabajar en el tratamiento. La comparación con el juego presencial no es una estrategia adecuada puesto que el juego online presenta unas peculiaridades diferenciadas con respecto al juego presencial que impide que los pacientes se sientan identificados.
  • En la medida en que el juego online problemático se realiza durante el horario laboral, se deben incorporar medidas para eliminar esta conducta en el entorno de trabajo.
  • En vez de retirar el uso de móvil en personas con trastorno de juego online (que supone una medida extrema con consecuencias negativas) se deben negociar tiempos de uso más bajo o restricciones parciales.
  • Los psicólogos que atienden este tipo de problemas deben estar familiarizados con los productos existentes de juego online, en la medida en que los pacientes perciben que esta carencia de conocimientos dificulta el proceso terapéutico y la confianza en la cualificación del terapeuta.
  • Los pacientes acuden a consulta con la idea arraigada de que podrían haber ganado dinero con el juego online si no hubiesen desarrollado una adicción al juego. No obstante, tal y como recomienda la guía, “esta idea es conveniente desterrarla ya que parte de una ilusión de control sobre el juego que no es realista”. El éxito del juego online no depende tanto de la habilidad del jugador, tal y como consideran los pacientes, sino del azar. Se debe enfatizar en terapia que “los productos de juego online están diseñados con una esperanza matemática negativa (es decir, para que quien juega, pierda)” y combatir las falsas creencias sobre el juego que presenta el paciente.
  • En cuanto a los módulos psicoeducativos a incorporar en la terapia con personas con trastornos del juego online, se deben abordar los riesgos específicos del juego online y sus diferencias con el juego presencial en lo que respecta a mayor velocidad y frecuencia de juego, mayor deuda y endeudamiento más rápido y mayor impacto y presencia en su quehacer diario.
  • Se recomienda que los profesionales cuenten con formación específica en materia de género, para que no reproduzcan los estereotipos sociales y que se incluya la perspectiva de género en la intervención con los cuidadores o familiares de las personas con juego patológico online.
  • Los datos del estudio revelan también la necesidad de incorporar protocolos de detección de violencia en el tratamiento de mujeres con problemas de juego online, ya que se ha detectado que su presencia es elevada.
  • Se debe proporcionar terapias de grupo diferenciadas para hombres y mujeres. A este respecto, se han observado diferencias marcadas en el comportamiento de juego de ambos grupos, tales como un mayor comportamiento evitativo en mujeres, una mayor asunción del riesgo en hombres o una peor autoestima en mujeres, por lo que se debe establecer un tratamiento diferencial en función del género que dé respuesta a estas necesidades específicas.

Más allá de las recomendaciones sobre la terapia, los autores del texto instan a los poderes públicos a llevar a cabo una serie de acciones para mitigar el problema del juego online en nuestro país, entre las que se incluyen:

  • Minimizar la publicidad que promocione el juego online en medios de comunicación e internet. Según se detalla en el texto, la publicidad constante hacia el juego online, normaliza esta conducta y supone una barrera al éxito del tratamiento.
  • Incorporar la perspectiva de género en los anuncios y mensajes que ofrezcan ayuda y/o sensibilicen respecto al problema del juego online, puesto que las mujeres por vergüenza y percepción de estigma social, ocultan este problema y no llegan a pedir ayuda. Sería, por tanto, necesario romper los estereotipos de género en las campañas sobre concienciación de juego online incluyendo a mujeres, jóvenes o mayores, como protagonistas de estas campañas.
  • Analizar el impacto de las campañas de prevención desarrolladas mediante estudios de resultados cuantitativos. Los autores del informe advierten del peligro de algunas campañas de prevención, en las que simplemente se ofrece psicoeducación sobre el juego online, que pueden tener un efecto iatrogénico y promover el interés del joven hacia el juego online. Las campañas que se realicen deben estar avaladas en estudios científicos que demuestren su eficacia y hasta la fecha este tipo de medidas no se han realizado.
  • Mejorar los procesos de evaluación destinados a la detección de este problema, complementando las pruebas o herramientas online con otras acciones.

Se puede acceder a la guía en el siguiente enlace:

Dificultades en el tratamiento del juego online

Artículos Relacionados
Tratamiento psicológico de la adicción al juego online
El papel de las familias en la promoción saludable de videojuegos y dispositivos móviles en estudiantes, nueva guía
Es fundamental tomar medidas contra la ludopatía y proteger a los menores, según una Moción
La Estrategia Nacional de Adicciones 2017-2024 incorpora las adicciones comportamentales
Aumento alarmante de jóvenes adictos a las nuevas tecnologías y apuestas online