El Instituto Nacional de Excelencia para la Salud y los Cuidados (National Institute for Health and Care Excellence, NICE) ha publicado una nueva guía sobre Rehabilitación para adultos con psicosis compleja (Rehabilitation for adults with complex psychosis [CG81]).

Esta guía incluye recomendaciones sobre la organización de los servicios de rehabilitación, la evaluación y la planificación de la atención, la ejecución de programas e intervenciones y la satisfacción de las necesidades de atención médica física de las personas con psicosis compleja, promoviendo un enfoque positivo y de recuperación a largo plazo.

Fuente: www.pexels.com Artista:
fauxels Fecha descarga: 05/11/2020

La psicosis compleja se refiere al diagnóstico primario de una enfermedad psicótica (como esquizofrenia, trastorno afectivo bipolar, depresión psicótica, trastornos delirantes y trastorno esquizoafectivo) con síntomas severos y resistentes al tratamiento de psicosis y deterioro funcional. Estas personas suelen presentar deficiencias cognitivas asociadas con su psicosis, enfermedades de salud coexistentes (incluido el abuso de sustancias), trastornos del neurodesarrollo preexistentes, como el trastorno del espectro autista o el trastorno por déficit de atención con hiperactividad y problemas de salud física, como diabetes, enfermedades cardiovasculares o afecciones pulmonares, lo que afecta gravemente a su funcionamiento social.

Según la guía del NICE, los servicios de rehabilitación para personas con psicosis compleja deben:

  • Estar integrado en un servicio integral de salud mental local.
  • Proporcionar un enfoque orientado a la recuperación que tenga un espíritu compartido y objetivos acordados, que promueva un sentido de esperanza y optimismo, y tenga como objetivo reducir el estigma.
  • Brindar atención individualizada y centrada en la persona a través de la colaboración y la toma de decisiones compartida con los usuarios del servicio y sus cuidadores involucrados.
  • Ofrecerse en el entorno menos restrictivo y tener como objetivo ayudar a las personas a pasar de un apoyo más intensivo a una mayor independencia a través de la vía de rehabilitación.
  • Reconocer que no todas las personas regresan al mismo nivel de independencia que tenían antes de su enfermedad y pueden necesitar un alojamiento con apoyo (como atención residencial, alojamiento con apoyo) a largo plazo

Asimismo, los centros de rehabilitación hospitalaria deben contar con equipos multidisciplinarios que comprendan una gama de profesionales con habilidades y competencias en rehabilitación de salud mental, que incluyen psiquiatras de rehabilitación, psicólogos, enfermeras, terapeutas ocupacionales, trabajadores sociales, etc.

Por otro lado, para las personas con psicosis compleja que viven en un alojamiento con apoyo, la atención clínica especializada debe ser proporcionada por un equipo comunitario multidisciplinario de rehabilitación de salud mental cuyo trabajo esté integrado dentro de un marco general para la prestación de servicios comunitarios de salud mental. Este equipo debería coordinar la atención de la persona y tener la responsabilidad clínica general de la salud mental de la persona mientras vive en la comunidad, proporcionar un coordinador de atención designado para cada persona, establecer la mayoría de las reuniones o citas con la persona en su hogar o en la comunidad en lugar de donde se encuentra el equipo asistencial, trabajar en estrecha colaboración con el personal en el alojamiento con apoyo de la persona para adaptar los planes de atención de las personas a sus necesidades  y aclarar qué personal es responsable de proporcionar diferentes partes del tratamiento y apoyo de la persona como parte de su rehabilitación.

Estos equipos deben ser conscientes de la necesidad de apoyo en el proceso de rehabilitación y de esta manera, aumentar la intensidad del tratamiento y el apoyo durante los períodos de recaída, proporcionar contacto y apoyo continuos durante cualquier período de atención hospitalaria aguda, acelerar el alta de la persona a su domicilio lo antes posible, ajustar los planes de atención para que la persona adquiera las habilidades y la confianza para autogestionarse en un alojamiento más independiente.

La guía enumera otras recomendaciones para los diferentes dispositivos de atención, subrayando que el personal de los servicios de rehabilitación debe tener como objetivo fomentar la autonomía de las personas, ayudarlas a participar activamente en las decisiones de tratamiento y apoyar la autogestión. Este enfoque positivo, según el NICE, debe:

  • Ayudar a las personas a elegir y trabajar para alcanzar sus metas personales, en función de sus habilidades, aspiraciones y motivaciones.
  • Desarrollar y mantener la continuidad de las relaciones terapéuticas individuales siempre que sea posible.
  • Ayudarlos a encontrar ocupaciones significativas (incluido el trabajo, el ocio o la educación) y crear redes de apoyo utilizando recursos voluntarios, sanitarios, sociales y generales.
  • Ayudar a las personas a adquirir habilidades para gestionar tanto sus actividades diarias como su salud mental, incluido el avance hacia el autocontrol de la medicación.
  • Brindar oportunidades para compartir experiencias con compañeros.
  • Alentar la toma de riesgos positiva.
  • Desarrollar la autoestima y la confianza de las personas validando los logros de las personas y celebrando su progreso.
  • Reconocer que las personas varían en sus experiencias y progresan a diferentes ritmos.
  • Mejorar la comprensión de las personas sobre sus experiencias y el tratamiento y el apoyo que pueden ayudarlas, por ejemplo, mediante información escrita accesible, discusiones cara a cara y trabajo en grupo.

La guía completa puede consultarse en el siguiente enlace:

Rehabilitation for adults with complex psychosis

Artículos Relacionados
Noruega abre el primer hospital psiquiátrico que ofrece tratamiento sin fármacos
Recomendaciones para la atención a personas cuidadoras, guía del NICE
Guía del NICE para la práctica asistencial en abuso y violencia doméstica
Cómo mejorar la salud y el bienestar en el lugar de trabajo, guía del NICE
Recomendaciones para reducir el consumo de alcohol en jóvenes, guía del NICE