Alrededor del 70% de las personas con enfermedades crónicas que tienen dolor, sufren ansiedad o depresión, tienen un rendimiento laboral o académico menor de lo habitual y dificultad para realizar actividades.

Esta es una de las conclusiones del estudio mujer, discapacidad y enfermedades crónicas, desarrollado por la Plataforma de Organizaciones de Pacientes-POP (agrupación que aglutina a 26 entidades que representan a las personas con enfermedades o síntomas cronificados en España), una investigación cuyo objetivo es poner en conocimiento la situación de las mujeres con discapacidad y con problemas de salud crónicos, prestando especial atención al ámbito laboral.

El informe del estudio presenta un análisis de la situación de cronicidad y discapacidad con una perspectiva de género, a partir de los datos de una encuesta online a más de 2.500 personas pertenecientes a asociaciones de la discapacidad y la salud.

Autor: Marcus Aurelius Fuente: pexels Fecha descarga: 08/01/2021

Siendo el género la dimensión transversal, se desarrolla el análisis y se valora el impacto de la cronicidad sobre la salud, las situaciones de discapacidad y dependencia, la situación laboral de las personas con enfermedad crónica, los roles de atención y cuidado, las medidas que dificultan el acceso a los tratamientos y se realiza una estimación preliminar del impacto socioeconómico de las enfermedades crónicas y la discapacidad.

Algunas de las conclusiones del estudio son las siguientes:

  • La prevalencia de la discapacidad en España es de un 20% para las mujeres frente a un 13% de los hombres, sobre el total de la población mayor de 15 años.

    Existen 3.866.888 personas con alguna discapacidad, de las cuales, 2.466.785 son mujeres. De ellas, 1.692.019 tiene reconocida una discapacidad del 33% o superior.

  • Un 25% de mujeres tiene alguna limitación para realizar las tareas propias de autocuidado, frente al 15% de hombres. Asimismo, presentan discapacidades con manifestaciones más dolorosas (37% vs 22%).

  • En las mujeres con discapacidad, la tasa de empleo se reduce a la mitad en comparación con aquellas sin discapacidad, dato indicativo del fuerte impacto de la discapacidad en el ámbito laboral.

  • El porcentaje de cuadros depresivos en mujeres con discapacidad es aproximadamente el doble que en los hombres (9,6% vs 5%).

  • El dolor conlleva un fuerte impacto en la calidad de vida de las personas con enfermedad crónica que lo tienen: alrededor del 70% sufre ansiedad o depresión, tiene un rendimiento laboral o académico menor de lo habitual y dificultad para realizar actividades.

  • Una parte importante del colectivo de pacientes crónicos no tiene un certificado de discapacidad, aun cuando su estado de salud parece similar al de las personas a las que se les ha reconocido. Entre los tipos de servicios, en las mujeres destaca la ayuda a domicilio mientras que en los hombres es la teleasistencia.

  • El 32% de las mujeres y el 28% de los hombres necesitan que les ayuden en sus actividades cotidianas, una necesidad de cuidados que se incrementa de forma directamente proporcional a la edad.

  • Un 17% de las mujeres con enfermedades crónicas y discapacidad reconocida cuidan habitualmente a otra persona con enfermedad, discapacidad y/o dependencia, dedicando una media de 27 horas a la semana. Un tercio de las mujeres con discapacidad cuidan además de menores.

  • La principal barrera de acceso al tratamiento es el tiempo transcurrido desde los primeros síntomas de la enfermedad hasta el diagnóstico. En otras situaciones se observa escasa adherencia al tratamiento y un mal estilo de vida.

  • En los hogares de pacientes crónicos se dan mayores dificultades para llegar a fin de mes.

  • El 68% de las personas con enfermedades crónicas tienen menos relaciones sociales como consecuencia de su enfermedad. A medida que esta avanza y se agrava la discapacidad, se reducen aún más las relaciones y la vida social.

El informe finaliza con una serie de recomendaciones y propuestas legislativas y de políticas públicas, entre ellas, la mejora de la formación e información sobre las enfermedades crónicas a los profesionales sanitarios, una mejor coordinación multidisciplinar para logran un sistema integrado de atención a la cronicidad, impulsar medidas para conciliar la vida personal y laboral de las mujeres que son madres y padecen una enfermedad crónica, y emprender iniciativas para paliar la creciente epidemia de soledad, especialmente, entre las personas con enfermedades y/o discapacidad.

Se puede acceder al informe desde la página Web de FEAFES, o bien directamente a través del siguiente enlace:

Estudio mujer, discapacidad y enfermedad crónica

Artículos Relacionados
La OCDE advierte de la irrazonable e insostenible carga de trabajo de la Atención Primaria en España
Las personas con discapacidad mental se quedan fuera de los procesos de toma de decisiones, Informe de la Alianza Internacional de la Discapacidad
Campaña de sensibilización sobre los derechos de las personas con discapacidad de Mental Health Europe