Las noticias que informan sobre el comportamiento suicida pueden tener una influencia considerable en el suicidio y las autolesiones en la población en general.

Así lo afirma un artículo publicado en la revista The Lancet Psychiatry bajo el título Reporting on suicidal behaviour and COVID-19—need for caution, a través del cual se pone de relieve la importancia de que los medios informen correctamente a la hora de hablar de suicidio, evitando así el efecto de imitación, y se ofrece una serie de recomendaciones para tal fin.

Tal y como señalan los autores del artículo, este tema ha sido particularmente relevante durante la pandemia del COVID-19: con un número creciente de muertes por infección a causa del coronavirus y los efectos negativos de la pandemia en factores clave asociados con el suicidio, incluido el aislamiento social, el desempleo y los problemas financieros, existe una preocupación comprensible de que las tasas de suicidio puedan incrementarse aún más. A este respecto, ponen de relieve la importancia de que las noticias publicadas en los medios no aumenten los riesgos potenciales de suicidio.

Autor: Andrew Neel Fuente: pexels Fecha descarga: 06/01/2020

En este sentido, la cobertura mediática sensacionalista de los efectos negativos resultantes de la pandemia, especialmente cuando se centra en la conducta suicida, podría incrementar el riesgo de imitación y contribuir a normalizar la conducta suicida como una forma común y aceptable de afrontar las dificultades relacionadas con la crisis. Es particularmente preocupante, el impacto en los y las jóvenes, quienes tienen más probabilidades de ser influenciados por lo que ven y escuchan en los medios y tienen un mayor riesgo de comportamiento suicida imitativo.

Las preocupaciones sobre la información de los medios también se aplican a los mensajes públicos dados por investigadores y expertos en salud. Los hallazgos de una investigación deben presentarse y difundirse con cuidado, no para ocultar hallazgos importantes, sino para garantizar que los resultados se presenten de manera equilibrada. Las predicciones sobre los posibles efectos de la pandemia en las tasas de suicidio futuras son motivo de especial preocupación. Ha habido varios intentos de modelar estos efectos, que han resultado en una cobertura mediática sustancial e historias pesimistas que probablemente tengan efectos negativos en las personas que podrían estar enfrentando circunstancias adversas y tal vez se sientan desesperadas. Otra preocupación es el lenguaje que algunos medios han empleado para enfatizar el alcance de los posibles problemas de salud mental que podrían desarrollarse como resultado de la pandemia del COVID-19. Un mensaje que, en ocasiones, se ha sacado de contexto, utilizándose para generar titulares sensacionalistas directamente relacionados con el suicidio. Ejemplos importantes incluyen el uso de términos como “tsunami” y “maremoto”, especialmente, dada la asociación de tales fenómenos con muertes.

Al hablar de las consecuencias de la pandemia en la salud mental, debe evitarse la combinación automática del deterioro de la salud mental con el suicidio y el riesgo de suicidio. Es fundamental evitar también la estigmatización de los problemas de salud mental y el suicidio, porque, de otro modo podría disuadir a las personas de buscar ayuda.

Sin embargo, los autores del artículo consideran que hay margen para el optimismo, especialmente, si uno de los efectos de la pandemia es una mayor cohesión social. Se ha demostrado con anterioridad que las tasas de suicidio disminuyen en algunos (pero no en todos) desastres naturales y crisis nacionales a gran escala. Además, la información sobre el suicidio en los medios de comunicación no se asocia inevitablemente con aumentos de tasas de suicidios y, de hecho, incluso podría ayudar a prevenir el suicidio. Incluir enlaces en los informes a fuentes de apoyo y centrarse en historias de esperanza y recuperación podría tener efectos protectores contra el suicidio, principalmente entre las personas con mayor riesgo. Instar a las personas a cuidarse unas a otras y alentar a quienes luchan por buscar ayuda puede ser una buena opción. Los informes de los medios de comunicación pueden modelar el modo de afrontar los pensamientos suicidas y las circunstancias difíciles, y proporcionar un poderoso recordatorio de que el suicidio se puede prevenir y las crisis suicidas se pueden superar.

El artículo incluye una serie de recomendaciones para informar sobre el suicidio en relación con la pandemia del COVID-19:

  • Evite hacer comentarios especulativos y predicciones sobre el posible aumento de las tasas de suicidio, porque pueden resultar en historias sensacionalistas que simplifican demasiado el tema.

  • No utilice un lenguaje alarmista para describir cualquier efecto potencial de la pandemia, dado que puede generar titulares de noticias sensacionalistas.

  • Tenga especial cuidado a la hora de abordar las implicaciones a largo plazo de la pandemia en la salud mental y el comportamiento suicida (por ejemplo, los efectos económicos y la posible pérdida de empleo), para evitar una cobertura mediática inútil o sensacionalista que podría contribuir a la ansiedad y la sensación de desesperanza de las personas.

  • Utilice las oportunidades de los medios para promover la importancia de apoyar la salud mental de las personas durante este momento difícil y para asegurarse de que el apoyo esté disponible para quienes más lo necesitan.

  • Tenga en cuenta que las historias que muestran cómo las personas manejan su salud mental y su recuperación se han relacionado con reducciones en las tasas de suicidio. Estas historias esperanzadoras pueden servir como testimonios poderosos para otras personas que podrían estar pasando por dificultades.

  • Recuérdeles a las personas que el suicidio se puede prevenir y fomente la búsqueda de ayuda señalizando fuentes de apoyo.

  • Tenga en cuenta estos puntos en las redes sociales. Muchas personas estarán preocupadas por la pandemia y querrán hablar sobre ella, pero es posible que no siempre estén al tanto de los riesgos o no tengan el conocimiento de cómo hacerlo de manera segura.

Fuente: Hawton, K., Marzano, L., Fraser, L., Hawley, M., Harris-Skillman, E., & Lainez, Y. X. (2020). Reporting on suicidal behaviour and COVID-19-need for caution. The Lancet Psychiatry. Published online: November 05, 2020. DOI:https://doi.org/10.1016/S2215-0366(20)30484-3

Artículos Relacionados
Se confirma la relación entre el uso de antidepresivos en niños y adolescentes y el aumento de suicidio: últimos estudios
El suicidio: primera causa externa de muerte durante el primer semestre de 2020, según el INE
¿Qué papel juegan las lesiones autoinfligidas en la conducta suicida posterior de adolescentes y adultos jóvenes?
En la prevención del suicidio es fundamental erradicar los mitos en torno al mismo, según Mental Health Europe
Recomendaciones para el tratamiento de suicidio en los medios de comunicación, del Ministerio de Sanidad
El CEDDD solicita al poder legislativo un Plan Nacional de Prevención del Suicidio
Es prioritaria la creación inmediata de un Plan Nacional para la Prevención del Suicidio, según SALUD MENTAL ESPAÑA