La población española refiere síntomas graves de depresión y problemas de ansiedad vinculados a la crisis sanitaria actual, una situación que les ha obligado a cambiar su rutina y hábitos y ha supuesto una importante sobrecarga de estrés. Así lo refleja el estudio Malestar psicológico derivado de la COVID-19 en la segunda ola, cuyos datos se han dado a conocer la semana pasada.

Según los resultados obtenidos en el estudio - elaborado por el Consejo General de la Psicología de España y Sonae Sierra, compañía de centros comerciales - la depresión es uno de los síntomas comunes en la población española tras la pandemia. En concreto, el 40% de los encuestados presenta síntomas graves o moderados de depresión, tales como falta de interés en las actividades, desesperanza o decaimiento. Asimismo, también se evidencia un aumento de los problemas de ansiedad, informados por el 30% de los consultados, que manifiestan haber experimentado preocupaciones recurrentes, nerviosismo, etc., como consecuencia de la pandemia. La calidad del sueño es otra de las áreas más afectadas, lo que se refleja en que el 41% de los españoles informó que dormía menos cantidad de horas de las que habitualmente dormía antes de la pandemia.

 

En lo que respecta a la exposición a la enfermedad, si bien solo el 11% de los participantes indicó haber conocido a alguien con síntomas graves de la COVID-19 y un 6% haber perdido a un ser querido por este motivo, cerca de la mitad de la muestra percibió una seria amenaza a su salud física durante la pandemia.

La pandemia también ha tenido un impacto en el abandono de algunas conductas saludables como el ejercicio físico, puesto que el 36% de las personas encuestadas señaló haber dedicado menos horas a esta actividad como consecuencia de la situación.

Otros efectos de la pandemia se han evidenciado en la pérdida de ingresos económicos, informada en la mitad de los encuestados y, especialmente, en el grupo de edad entre 18 y 29 años. Como consecuencia, el 10% de los encuestados se encuentran actualmente sin empleo, de los cuales el 20% corresponden a jóvenes en dicha franja de edad. Asimismo, la conciliación de la vida laboral y familiar también ha supuesto un enorme desafío para las familias españolas. A este respecto, el 30% de los encuestados afirmó tener dificultades para poder lidiar con ambos aspectos durante la pandemia y cerca del 16% señaló un aumento de los conflictos familiares por este motivo.

Pese a la sobrecarga de estrés, no todo el balance es negativo: un 80% de los participantes en el estudio considera que la pandemia le ha servido para valorar otras cosas más importantes en su vida o para desarrollarse mejor como persona y un 30% que, gracias a ello, sus relaciones personales se han visto mejoradas. Asimismo, algunos encuestados informaron de que estos meses les han servido de oportunidad para abandonar hábitos no saludables, de forma que los españoles indicaron haber reducido el consumo de alcohol y de tabaco en un 33% y un 14,5% de los casos, respectivamente.

En definitiva, los datos recogidos apuntan a que la incertidumbre generada con la COVID-19, la adaptación a las nuevas maneras de desenvolverse socialmente (distancia social, medidas de seguridad…), los efectos negativos del confinamiento en lo que respecta a la pérdida de relaciones sociales y actividades, así como el contacto directo con la enfermedad pueden estar actuando como una importante fuente de estrés para la población española.

Dado el grave impacto en la salud mental derivado de la pandemia sanitaria y con el objetivo de facilitar el reconocimiento del malestar psicológico en la población, el Consejo General de la Psicología de España y Sonae Sierra, han iniciado una campaña informativa que tiene por título Mente en equilibrio. La iniciativa pretende sensibilizar a la población sobre las consecuencias psicológicas que se pueden derivar de los cambios y aumento del estrés asociado a la actual pandemia, al mismo tiempo que ofrece pautas precisas para hacer frente a este malestar psicológico. Las recomendaciones se recogen en la guía Bienestar psicológico en tiempos de la COVID-19, que está disponible en la web https://menteenequilibrio.es/.

Artículos Relacionados
La COVID-19 ha implicado un retroceso para los derechos de las mujeres, informe de la ONU
Las consecuencias del desempleo durante la crisis del COVID-19 sobre la salud mental de niños y adolescentes, según The Lancet
La crisis del COVID-19 ha tenido un impacto psicológico en la salud de los trabajadores, según una encuesta
La ONU advierte del impacto del COVID-19 sobre la salud mental de los y las menores
Un tercio de la población presenta problemas de ansiedad o de sueño, según un estudio de la UNED
El impacto psicológico de la cuarentena y cómo reducirlo, según un estudio
Los servicios de salud mental, entre los más afectados negativamente desde el inicio de la pandemia, según una encuesta de la OMS
Pautas a la población para cuidar la salud mental en el marco de la desescalada del confinamiento, nueva guía