La falta de personal especializado para la atención de alumnos con necesidades educativas especiales y la falta de conocimiento del profesorado sobre las necesidades de estos niños y sus familias constituyen alguna de las graves carencias que presenta el sistema educativo español para la inclusión de este grupo. Estos son algunos de los datos que el Observatorio Estatal de la Discapacidad ha dado a conocer en el informe Alumnado con discapacidad y educación inclusiva en España, que tiene como objetivo analizar la situación y necesidades de los niños y jóvenes con discapacidad en el sistema educativo español y conocer los elementos que facilitan o dificultan su plena inclusión.

Los alumnos con necesidades educativas especiales derivadas de discapacidad conforman un grupo variado que comprende la discapacidad auditiva, visual, motora o intelectual, los trastornos generalizados del desarrollo, los trastornos graves de conducta/personalidad y la plurideficiencia. Según los datos recogidos por el Observatorio, durante el curso 2017-2018 el número de alumnos con necesidades educativas especiales derivadas de discapacidad en las enseñanzas no universitarias fue de 219.720, constituyendo el 2,7% del total de alumnos.

Fuente: www.pexels.com Artista:
cottonbro Fecha descarga: 25/11/2020

En cuanto al perfil de este grupo, la mayoría son varones (68,2%) y están escolarizados en centros públicos en Educación Primaria y en Educación Infantil (78,4% y 78,2%, respectivamente). Asimismo, en un mayor porcentaje presentan discapacidad intelectual (62.384 alumnos), trastornos graves de conducta o personalidad (50.7011 alumnos) y trastornos generalizados del desarrollo (41.422 alumnos).

A pesar de los avances de los últimos años, la inclusión educativa de estos niños y niñas se enfrenta a numerosas barreras a nivel de organización, relacionales y de capacitación del profesorado. En este sentido, las familias se quejan de la falta de apoyos personalizados, de la escasez de personal y de recursos técnicos, así como de “la falta de comprensión y de empatía” y del desconocimiento de las necesidades de los niños y familias con discapacidad o el comportamiento de los otros alumnos por parte de los profesionales, que es más grave en el caso de los niños con discapacidades múltiples. En lo que respecta a los alumnos escolarizados en unidades de educación especial en centros ordinarios, las familias también acusan la falta de personal especializado y la separación del resto de los alumnos que supone esa modalidad de escolarización.

El profesorado y otros profesionales, por su parte, concuerdan que es la falta de personal especializado y de apoyo una de las principales dificultades a las que se enfrentan para poder dar una respuesta educativa adaptada a estos niños y niñas. Otros problemas que dificultan esta adecuada atención son las altas ratios de alumnos por clase, la escasa dotación de recursos técnicos y de medios materiales, la escasa flexibilidad organizativa y las carencias en materia de formación específica sobre discapacidad.

El informe también recoge otros problemas detectados por la comunidad educativa, como la dificultad para la configuración del currículum, la ausencia de una oferta educativa adaptada a sus necesidades, la inadecuación de las metodologías de enseñanza utilizadas y la falta de tiempo para preparar actividad docente adaptada a estos niños y niñas.

Para los autores del informe, uno de los grandes retos a los que se enfrenta este colectivo es la tendencia a perpetuar una enseñanza basada en el capacitismo frente a la adaptación curricular. Según se recoge en el texto, “el sistema se centra en los déficits y las deficiencias del alumno, y resulta en su estigmatización como no educable en el sistema de educación general. En vez de explorar todas las posibilidades de inclusión del alumno, los diagnósticos impiden que los centros educativos ordinarios proporcionen medidas de apoyo y ajustes razonables”.

Por este motivo, el Observatorio Estatal insiste en la necesidad de reformular el enfoque de enseñanza con el que se atiende al alumnado con discapacidad en España y de mejorar la capacidad de respuesta del sistema educativo mediante la incorporación de personal especializado y la mejora de conocimientos sobre las necesidades de los alumnos con discapacidad por parte del profesorado.

Se puede acceder al documento en el siguiente enlace:

Alumnado con discapacidad y educación inclusiva en España

Artículos Relacionados
La salud mental: la más afectada entre las personas con discapacidad ante la pandemia del COVID-19
La ONU realiza un llamamiento para garantizar los derechos humanos durante la pandemia
Es necesario tener en cuenta a las personas con discapacidades psicológicas y sociales, ahora y después del COVID-19, según Mental Health Europe
Recomendaciones para la toma de decisiones con apoyo de las personas con discapacidad, informe de MHE y ENNHRI
El cuidado de la salud mental debe tener en cuenta los Derechos Humanos, según un informe
Guía para el acompañamiento del duelo en personas con discapacidad intelectual