Los servicios de salud mental son servicios esenciales que deben mantenerse activos durante la pandemia. Así lo recoge el documento de Recomendaciones para los servicios de salud mental en el contexto de la COVID-19 (COVID-19: Recommendations for Mental Health Services), elaborado por una organización de Reino Unido, tras recoger la opinión de pacientes y expertos en salud mental.

Las recomendaciones que, están específicamente dirigidas a los servicios para personas con problemas de salud mental preexistentes que tienen necesidades moderadas, severas o de largo plazo, son las siguientes:

Fuente: www.pexels.com Artista:
Engin Akyurt Fecha descarga: 06/12/2020
    • Ahora, más que nunca, los servicios de atención a la salud mental deben trabajar desde un enfoque centrado en la persona, teniendo en cuenta que el impacto de la situación de pandemia puede ser muy diferente para cada persona: personas que viven solas sin apoyo social, personas de minorías étnicas o inmigrantes, personas que viven en condiciones de vivienda mínimas, personas que no pueden acceder a los recursos digitales, personas que tienen problemas de salud física comórbidos, padres y madres de niños en edad escolar, etc.
    • Los servicios comunitarios y de salud mental deben permanecer abiertos durante la pandemia. Son servicios esenciales.
    • Se deben reforzar los recursos humanos para poder hacer frente al aumento de la demanda de las necesidades de las personas con trastorno mental severo. No se le puede negar a nadie su acceso a estos servicios debido a la pandemia.
    • Los servicios comunitarios y hospitalarios deben ser accesibles de manera presencial y remota, mediante los medios digitales correspondientes.
    • Los servicios de hospitalización e ingreso deben asegurar que los defensores y representantes legales están disponibles y son accesibles para todos los pacientes.
    • Los servicios de hospitalización deben asegurar el contacto con familiares y amigos para todos los pacientes ingresados.
    • Se deben reforzar los servicios de apoyo social y de atención a las demandas ocupacionales en los servicios hospitalarios.
    • Los servicios de atención telemática deben garantizar la privacidad y protección de la confidencialidad de las personas atendidas.
    • Los planes de atención deben revisarse de manera colaborativa con los pacientes para asegurar que tienen en cuenta las circunstancias actuales y las restricciones.
    • Se deben identificar y cubrir las necesidades de formación de los profesionales sanitarios en relación con la COVID-19.
    • Los servicios de salud mental deben proporcionar información clara, regular e inmediata sobre los posibles cambios derivados de la COVID-19.
    • Se debe asegurar la participación en la toma de decisiones de las personas con problemas de salud mental.

    Se puede acceder al documento en el siguiente enlace:

    COVID-19: Recommendations for Mental Health Services

Artículos Relacionados
El 40% de los profesionales de sanidad y trabajo social requeriría evaluación en salud mental tras la pandemia
La salud mental, prioritaria dentro del nuevo Plan de Acción sobre Integración e Inclusión 2021-2027 de la Comisión Europea
Recomendaciones para garantizar la protección de los derechos humanos de las personas con trastorno mental- Día Internacional de los Derechos Humanos
Uno de cada cinco supervivientes de Covid-19 desarrolla un problema de salud mental, según The Lancet Psychiatry
8 de cada 10 personas considera que la pandemia tendrá un impacto negativo en la salud mental del alumnado, resultados del proyecto Cole Seguro
La OMS insiste en fortalecer los servicios de salud mental en la actual crisis sanitaria
La vacuna más eficaz frente a la pandemia: la promoción de la salud mental, informe del Relator Especial de la ONU