En el marco del Día de los Derechos Humanos, celebrado el pasado 10 de diciembre, la Confederación Salud Mental España ha querido poner de relieve las situaciones de violencia que, de forma habitual, sufren en el contexto de la atención sanitaria las personas con problemas de salud mental.

Tal y como señala la Confederación en nota de prensa, una de las vulneraciones de derechos más frecuentes, es el uso de medidas coercitivas, entre ellas, las contenciones mecánicas, una práctica considerada tortura por la ONU y cuyas consecuencias para la persona que la sufre pueden ser psicológicas (trauma), como físicas (hematomas, fracturas, atrofia muscular), pudiendo incluso, en ocasiones, provocar la muerte.

Salud Mental España recoge diversos testimonios sobre experiencias vividas en primera persona, para dar cuenta de la vivencia de muchas personas con problemas de salud mental que se enfrentan a la vulneración múltiple y sistemática de sus derechos durante los ingresos involuntarios

Autor: Sergij Fuente: pexels Fecha descarga: 11/12/2020

Ante esta grave realidad, la Confederación se alinea con la argumentación del Relator Especial de la ONU en su informe sobre el Derecho de toda persona al disfrute del nivel más alto nivel posible de salud física y mental, a través del cual alerta del modo en que los sistemas de salud mental están dominados por un modelo biomédico reduccionista, que utiliza la medicalización para justificar la coerción como una práctica sistémica y califica las diversas respuestas humanas a los determinantes sociales y subyacentes nocivos (como las desigualdades, la discriminación y la violencia) como "trastornos" que necesitan tratamiento, “socavando y descuidando” de este modo los principios fundamentales de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad.

Como ya advertía el Relator Especial en su informe, actualmente existe una inacción mundial respecto del statu quo para hacer frente a las vulneraciones de los Derechos Humanos en los sistemas de atención de la salud mental, que refuerza un inaceptable círculo vicioso de discriminación, desempoderamiento, coerción, exclusión social e injusticia.

En la misma línea, Salud Mental España aboga por reducir radicalmente las prácticas médicas coercitivas, en aras de erradicarlas por otras medidas más eficaces y en consonancia con los DDHH, de acuerdo con lo dispuesto por la Convención sobre los Derechos Humanos de las Personas con Discapacidad y recordando que la ONU lo considera tortura.

Algunas alternativas propuestas por la Confederación serían las siguientes: desarrollar equipos comunitarios que atiendan las crisis, aumentar los recursos profesionales y modificación de los espacios para hacerlos menos hostiles, brindar apoyos a los y las profesionales para fomentar su implicación en nuevas prácticas alejadas de las relaciones de poder, y reconocer la experiencia y el conocimiento de las personas que han vivido estas situaciones así como su entorno como aportaciones clave en la planificación de servicios.

Fuente: SALUD MENTAL ESPAÑA

Artículos Relacionados
Reducir las prácticas coercitivas en salud mental y establecer un modelo que respete los derechos humanos
El Consejo de Europa insta a poner fin a la coerción en salud mental
El Relator Especial de la ONU insta a adoptar un enfoque alternativo al modelo biomédico para promover la salud mental
La vacuna más eficaz frente a la pandemia: la promoción de la salud mental, informe del Relator Especial de la ONU
El Relator Especial de la ONU cuestiona el modelo biomédico en salud mental e insta a adoptar un enfoque alternativo