El pasado mes de diciembre, la Dirección General de Tráfico puso en marcha una campaña de vigilancia de alcohol y drogas en la conducción, en la que los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil intensificaron los controles sobre este factor de riesgo que, no solo incrementa la tasa de incidencia de accidentes, sino también la gravedad de los mismos.

Tal y como señala la DGT, en los últimos tres meses se ha registrado un incremento en el porcentaje de conductores que han dado positivo en los controles de drogas establecidos en carretera. Pasando de un 35% en 2019 a un 50% en controles preventivos, de un 19% a un 23% en el caso de pruebas realizadas tras producirse un accidente.

En total, más de uno de cada tres conductores fallecidos había consumido alcohol u otras drogas.

El alcohol, concretamente, constituye la segunda causa de los accidentes mortales que se produjeron el pasado año 2019 (24%), solo por detrás de la distracción. Afecta al sistema nervioso central y no permite conducir con seguridad.  

Autor: Jeshoots.com Fuente: Fundación Mutua Madrileña Fecha descarga: 15/12/2020

En función de la tasa de alcoholemia, sus efectos negativos aumentan también:

  • Con una tasa de 0,15 gr/l, el riesgo se multiplica por 1,2, destacando la disminución de reflejos entre sus efectos más comunes.

  • Con una tasa de 0,2 gr/l, el riesgo se multiplica por 1,5, y aparecen errores de apreciación de las distancias.

  • Con una tasa de 0,3 gr/l, el riesgo se multiplica por 2, surgiendo entre sus efectos: excitación emocional, reducción de la agudeza mental y la capacidad de juicio, sensación de bienestar y relajación y deterioro ocular.

  • Con una tasa de 0,5 gr/l, el riesgo se multiplica por 3, ampliándose el tiempo de reacción, con inicio de perturbación motora, y aparición de euforia, distensión y falta de sensación de bienestar.

  • Con una tasa de 0,8 gr/l, el riesgo se multiplica por 4,5. El conductor se encuentra en estado de embriaguez, con grave perturbación de los reflejos y pérdida de control de los movimientos.

  • Con una tasa de 1,20 gr/l, el riesgo se multiplica por 9. Importante estado de embriaguez, con la coordinación y visión bastante alterados y una disminución de la percepción de riesgo.

  • Con una tasa de 1,50 gr/l, el riesgo se multiplica por 16. Con esta elevada tasa, el conductor se encuentra en un estado de embriaguez severa, con notable confusión mental, agitación psicomotriz y psicosensorial, visión doble y actitud titubeante.

Si bien los efectos que ocasiona el alcohol en la conducción sobre el organismo son conocidos por prácticamente toda la sociedad, los que producen otras drogas, como el cannabis, la cocaína o las anfetaminas, son más ignorados por la población. Entre ellos, la DGT destaca los siguientes:

  • Sustancias depresoras como el alcohol, los opiáceos o los psicofármacos (ansiolíticos, tranquilizantes, hipnóticos), reducen la capacidad de reacción y de concentración y disminuyen los reflejos.

  • Sustancias estimulantes tales como la cocaína, las anfetaminas, la nicotina o las xantinas, producen falsas sensaciones de control, descoordinación, disminución de reflejos y pérdida de capacidad visual y auditiva.

  • Sustancias alucinógenas, entre ellas, el LSD, los derivados del cannabis, las drogas de síntesis y los hongos, generan alucinaciones, cambios en la percepción de la realidad y visiones imaginarias.

Fuente: DGT

Artículos Relacionados
Nuevo cuento de la CEAPA para la prevención del consumo de alcohol y tabaco
Antes de la pandemia, ya se registró un incremento del uso compulsivo de Internet, según la encuesta EDADES 2019/20
Expertos de la OMS solicitan acciones urgentes para frenar el uso nocivo del alcohol
El Ministerio de Sanidad actualiza los límites de Consumo de Bajo Riesgo de Alcohol
Los hipnosedantes: la tercera sustancia más consumida por la población española-Nuevo informe alcohol, tabaco y otras drogas en España