La interrupción de la continuidad en el tratamiento y la mayor exposición a situaciones de violencia de género constituyen importantes problemas para garantizar la salud de las mujeres embarazadas, bebés y adolescentes en contextos de pandemia. Así lo establece el informe Salud reproductiva, materna, del recién nacido y del adolescente durante las pandemias: lecciones aprendidas para la orientación práctica (Reproductive, Maternal, Newborn and Adolescent Health During Pandemics: Lessons Learned for Practical Guidance), elaborado por la Organización de Naciones Unidas.

En el documento se realiza una revisión del impacto de las principales epidemias sufridas en la humanidad desde 2003, incluidos el SARS-CoV, el VIH / SIDA, el Ébola, el Zika y el MERS-CoV sobre la salud materno-infantil y del adolescente, con el objetivo de proporcionar recomendaciones para mitigar el impacto de la actual pandemia de COVID-19 en la atención sanitaria de estos grupos. Tal y como se señala en el texto, a menudo, las respuestas a estos brotes han tenido un impacto negativo en los servicios de salud materna, reproductiva e infantil, por lo que reconocer cómo y cuánto afectan las epidemias a las mujeres, los niños y otras poblaciones vulnerables es fundamental para que los países proporcionen respuestas efectivas, que garanticen una atención justa y una cobertura universal.

Fuente: www.pexels.com Artista:
Taryn Elliott Fecha descarga: 18/01/2021

Tras el análisis de la literatura científica, los autores del informe establecen una serie de recomendaciones en base a las lecciones aprendidas de epidemias pasadas, entre las que se encuentran las siguientes:

  • Los servicios de salud materna y neonatal deben reforzar la comunicación con sus usuarias y ofrecer asesoramiento a través de vías de atención alternativas, como el uso de las nuevas tecnologías, al mismo tiempo que deben garantizar que las salas de maternidad siempre se perciban como lugares seguros.
  • Los trabajadores sanitarios de estos servicios deben tener formación adecuada en las prácticas de prevención y control de infecciones, así como en el uso adecuado del equipo de protección personal.
  • A pesar de la situación de pandemia, con el fin de ofrecer un seguimiento y una protección adecuadas, todas las mujeres embarazadas deben someterse a pruebas periódicas como parte de su atención prenatal.
  • Las mujeres que dan positivo en la prueba de COVID-19, incluidas las que están amamantando, no deben separarse de sus bebés. En cambio, deben prestar atención a tomar las debidas precauciones, como usar mascarillas a la hora de alimentar a sus bebés.
  • La situación de pandemia no debe interrumpir los servicios de salud sexual y reproductiva, que deberían estar contemplados en las acciones de respuesta frente a la COVID-19.
  • El acceso a métodos anticonceptivos debe extenderse más allá de los servicios de salud habituales.
  • Se debe reforzar la presencia de médicos capacitados para aumentar la aceptación de los servicios por parte de los adolescentes y ayudar a prevenir embarazos no deseados.
  • Se deben realizar campañas de promoción de la salud sobre métodos anticonceptivos y cómo acceder a ellos.
  • Es importante reforzar los sistemas de primera respuesta relacionados con la violencia de género. Es de esperar un aumento repentino de la violencia de género al comienzo de un brote pandémico y prepararse en consecuencia, incluso mediante el aumento de personal y recursos.
  • Se deben ofrecer alternativas de atención, mediante servicios de atención telefónica y el uso de nuevas tecnologías, para la atención de las mujeres en situación de riesgo.
  • La violencia de género debe integrarse en las respuestas de los sistemas de salud frente a la COVID-19. Todos los profesionales sanitarios deben estar capacitados para identificar a las mujeres y los niños en riesgo de violencia, de forma que los servicios de pruebas de COVID cuenten con profesionales entrenados en este campo.

Se puede acceder al informe en el siguiente enlace:

Reproductive, Maternal, Newborn and Adolescent Health During Pandemics: Lessons Learned for Practical Guidance

Artículos Relacionados
La importancia del cuidado de la salud mental materna en el desarrollo de la primera infancia, nueva guía de la OMS
Factores asociados con la salud mental en madres con niños menores de siete años
La Salud Mental Materna debe ser una prioridad-Día Mundial de la Salud Mental Materna
La salud mental perinatal, durante el embarazo y posparto, es la gran olvidada de nuestro sistema sanitario - Entrevista a Jorge Osma
Salud mental perinatal - kit de herramientas online para profesionales sanitarios
1 de cada 10 mujeres experimenta depresión perinatal
La OMS publica una guía para el abordaje psicológico de la depresión perinatal