A pesar de los avances y conocimientos sobre el abordaje del daño cerebral adquirido, la práctica asistencial en nuestro sistema sanitario es muy dispar entre las comunidades autónomas y la asistencia no abarca todas las fases del proceso ni todas las necesidades de los pacientes y sus familias, de forma que en España no se cuenta con un modelo de atención integral unificado a corto ni a largo plazo para las personas que presentan daño cerebral. Esta es una de las demandas que recoge FEDACE (Federación Española de Daño Cerebral) tras el análisis de los resultados del estudio Modelos de atención al daño cerebral en España, y cuyos resultados se han dado a conocer recientemente.

El daño cerebral constituye uno de los motivos principales de discapacidad y presenta una elevada incidencia en España. Las personas con daño cerebral adquirido debido a un ictus o traumatismo craneoencefálico (derivado de un accidente de tráfico, laboral o por un tumor), alcanzan cerca del medio millón de personas en nuestro país, según los datos aportados FEDACE, y la atención temprana de estos casos resulta crucial para minimizar las secuelas posteriores.

Fuente: www.pexels.com Artista:
Soulful Pizza Fecha descarga: 04/02/2021

En lo único en que España recibe un aprobado es en la atención a la fase aguda del ictus, que está muy estructurada en la mayoría de los territorios. Sin embargo, según se cita en el documento, no ocurre lo mismo para otras etiologías posibles de daño cerebral (por ejemplo, el traumatismo craneoencefálico derivado de accidentes de tráfico, laborales o de tumores cerebrales) y “a medida que avanzan las fases de atención, nos encontramos con que es menos frecuente la existencia de una regulación, así como de normativas, que conecten la atención que se da desde sanidad con la que se proporcionan desde servicios sociales”.

En el informe, en el que desglosa el modelo de atención y recursos destinados en cada comunidad autónoma para la atención del daño cerebral, se ofrecen las siguientes propuestas y recomendaciones:

  • El aumento de recursos y la adecuada coordinación entre los diferentes servicios asociados a las consejerías de Sanidad y Bienestar social.
  • Se debe proponer un modelo de atención que vaya más allá del objetivo de supervivencia del paciente, sino hacia una rehabilitación intensiva de las funciones perdidas en todos los casos que permitan alcanzar niveles de calidad de vida lo más óptimos posibles.
  • Incorporar el apoyo psicológico a familias y pacientes, especialmente en el ámbito hospitalario, para prestar una verdadera atención centrada en la persona con Daño Cerebral y en su familia.
  • Las intervenciones neuropsicológicas, que son anecdóticas actualmente, deben incorporarse como un elemento imprescindible para lograr una atención interdisciplinar. Las secuelas cognitivas son muy prevalentes en las personas con daño cerebral adquirido, por lo que “resulta fundamental que este tipo de intervenciones se incluyan desde el primer momento”.
  • Puesta en marcha de programas de atención individualizados a través de la coordinación y organización de la red de recursos.
  • Establecer criterios basados en la evidencia para la atención del paciente con daño cerebral adquirido a lo largo de todas las fases, incluida la fase de rehabilitación.
  • Elaboración de una normativa estatal que asegure que cualquier persona con daño cerebral adquirido recibe la mejor atención posible, independientemente de su comunidad de residencia.

Se puede acceder al estudio en el siguiente enlace:

Modelos de atención al daño cerebral en España

Artículos Relacionados
Guía psicoeducativa sobre Daño Cerebral Adquirido