Carlos Pitillas

Editorial: Desclée de Brouwer

256 páginas

Criar a un niño es una tarea en la que se reactiva la historia de cuidados del adulto. Para los padres y madres que provienen de entornos negligentes, agresivos, excesivamente exigentes o descuidados, las heridas emocionales del pasado pueden interferir poderosamente con sus capacidades actuales para criar con seguridad. Así, los adultos traumatizados pueden transmitir aspectos de su dolor no resuelto al niño.

Este libro explora con detalle los mecanismos por los cuales el daño de una generación puede ser heredado por la generación siguiente, y presenta los principios de una posible psicoterapia centrada en el vínculo con familias vulnerables. Apoyándose en los hallazgos más relevantes de la psicología del apego, el moderno psicoanálisis y las terapias padres-hijos, el autor desarrolla un retrato de la seguridad, la inseguridad y el trauma en las relaciones tempranas, así como un modelo de intervención que busca reconstruir la seguridad en dichas relaciones.

El libro desarrolla una síntesis comprensiva de los obstáculos que pone el trauma parental en el camino de una crianza segura. Los “círculos viciosos de la inseguridad y el trauma” que se describen en estas páginas, al repetirse, generan algunos daños evolutivos en el niño. A largo plazo, estos daños pueden arrastrar a la víctima a convertirse en victimario de la siguiente generación.