Detrás de esos conductores y esas conductoras que incumplen de forma sistemática la norma de utilizar el cinturón de seguridad existe una percepción errónea o reducida de la realidad, una falta de conciencia sobre la vulnerabilidad y fragilidad ante un accidente.

Así lo ha afirmado el Consejo General de la Psicología, a través de su División de Tráfico y Seguridad, en el marco de la nueva campaña especial de vigilancia y control del cinturón de seguridad y de los sistemas de retención infantil lanzada por la Dirección General de Tráfico, y en la cual la Organización Colegial ha colaborado activamente.

El motivo de esta nueva campaña es la elevada cifra de denuncias anuales (2.900 denuncias en el año 2020) a conductores/as reincidentes que no llevan puesto el cinturón de seguridad, un factor presente en el 26% de los fallecimientos y en el 15% de las hospitalizaciones, por accidente de tráfico en vías interurbanas.

Foto: freestocks.org Fuente: pexels Fecha descarga: 12/01/2021

Tal y como ha manifestado la DGT en nota de prensa, el cinturón de seguridad no sólo salva vidas, sino que reduce de manera muy significativa la producción de lesiones y su gravedad. Sin embargo, a pesar de su incuestionable utilidad, aún hoy día, un elevado porcentaje de personas siguen sin hacer uso de él durante la conducción.

Entre los factores subyacentes a este comportamiento reincidente, el COP -a través de su División de Tráfico y Seguridad-, pone de relieve la existencia de una percepción errónea o disminuida de la realidad, junto con una falta de conciencia en estos/as conductores/as sobre la vulnerabilidad y fragilidad ante un accidente.

Asimismo, señala un aspecto en común que suelen tener todas estas personas: la falta de aceptación de las normas circunscritas no sólo al ámbito del tráfico sino también a su vida en general, exhibiendo conductas impulsivas e impetuosas, que les impiden reflexionar sobre las posibles consecuencias que pueden tener sus comportamientos, tanto para ellos mismos como para el resto de las personas que viajan con ellos/as en el vehículo.

De acuerdo con la Organización Colegial, en el contexto actual y con el estilo de vida que llevamos, el estrés en el que se desarrolla la conducción genera una atención deficiente que bloquea los automatismos a la hora de llevarlos a cabo. En este sentido, subraya, son “personas que prefieren la pequeña recompensa inmediata que supuestamente significa evitar una mínima incomodidad, a la enorme recompensa diferida de una vida de salud, libertad y movilidad”.

Artículos Relacionados
Riesgos del consumo de alcohol y otras drogas en la incidencia y gravedad de los accidentes de tráfico, según la DGT
Reunión del Área de Psicología del Tráfico del COP y la Dirección General de Tráfico
Estudio sobre conducción y drogas: factores subyacentes a conductas de riesgo
La evaluación psicológica de la aptitud de los conductores, denostada y disminuida por parte de la Administración – Entrevista a Eva Muiño y Jesús Cabezos
El Senado aprueba el Proyecto de Ley sobre la valoración de los daños causados a las personas en accidentes de tráfico
Los psicólogos clínicos, incluidos en el Proyecto de Ley de reforma del Sistema para la valoración de los daños y perjuicios a víctimas de accidentes de tráfico
Nueva Guía de atención a personas con discapacidad en emergencias y accidentes, de la DGT
“La formación vial previa juega un papel decisivo en la prevención de accidentes”-Entrevista a Mario J. Sanz