El pasado 25 de marzo, la Junta Coordinadora del Programa (PCB) de ONUSIDA aprobó por consenso la nueva Estrategia mundial contra el sida 2021-2026. Dicha Estrategia, que lleva por título Poner fin a las desigualdades, acabar con el SIDA, tiene por finalidad la erradicación del sida como una amenaza para la salud pública para 2030 en todos los países del mundo. El SIDA, cuyos primeros casos se dieron a conocer hace 40 años, está experimentando un repunte debido a las desigualdades sociales generadas en el actual contexto de pandemia sanitaria por la COVID-19, por lo que, tal y como se señala en la Estrategia, nos encontramos en un “momento crítico” para poder frenar este impacto.

Se trata de un texto en el que se pone el acento especialmente en la perspectiva de género y en la protección de los derechos humanos, incluido el derecho a la salud, así como en la eliminación del estigma y la discriminación.

 

Bajo este encuadre establece tres prioridades estratégicas: (1) maximizar el acceso equitativo e igualitario a servicios integrales de VIH centrados en las personas; (2) derribar las barreras legales y sociales para lograr resultados eficaces en la lucha contra el VIH; y (3) proporcionar y mantener en su totalidad la respuestas y recursos sanitarios frente al VIH e integrarlos en los sistemas de salud, en los servicios de protección social y en los entornos humanitarios.

Si se alcanzan los objetivos y compromisos de la estrategia, se prevé que el número de personas que adquieran VIH baje de 1,7 millones en 2019 a menos de 370.000 en 2025 y el número de personas que mueran a causa de enfermedades relacionadas con el SIDA disminuirá de 690.000 en 2019 a menos de 250.000 en 2025.

La estrategia sitúa en el centro de la actuación frente al SIDA, los programas de prevención, sobre todo, para determinados grupos de riesgo como los adolescentes y mujeres jóvenes del África subsahariana, las trabajadoras sexuales y las personas que consumen drogas vía intravenosa, los hombres homosexuales, las personas transgénero y las personas recluidas en entornos penitenciarios.

Se puede consultar el documento en el siguiente enlace:

Estrategia mundial contra el SIDA 2021-2026

Artículos Relacionados
Manual de didáctica general para la diversidad
VIH, discriminación y derechos
Las personas con VIH: en mayor riesgo de malestar psicológico y revictimización, según ha alertado la Asociación Británica de Psicología
Nueva guía de la OMS sobre planificación familiar para personas con alto riesgo de contraer VIH
Manual de la IFRC para la formación de voluntarios en el control de epidemias
Nuevos materiales del juego online para la prevención del VIH: Trivihal positivo
El 50% de las personas con VIH se queja de alteraciones cognitivas