En la última década, se han incrementado de forma preocupante los delitos de agresiones sexuales en grupo ("manadas"), pasando de un 2,1% en el año 2008 a un 10,5% en 2018. Así lo revelan los datos del último Estudio sobre abuso sexual elaborado por la Fundación ANAR, y que ponen de relieve la necesidad de emprender medidas para prevenir estas graves conductas. Con esta finalidad, la Fundación ANAR ha publicado el siguiente decálogo:

1.- El acceso a la pornografía por parte de un menor de edad es altamente perjudicial para su salud emocional

Los y las menores de edad cada vez tienen más acceso a Internet, contando con un amplio abanico de dispositivos y a edades cada vez más tempranas. Asimismo, se incrementa la probabilidad de estar expuestos a contenidos sexuales explícitos, que no pueden interpretar de forma adecuada dada su inmadurez. 

Foto: Pixabay Fuente: pexels Fecha descarga: 11/05/21

La omisión de supervisión de los padres y las madres para evitar una exposición continuada al contenido pornográfico puede conllevar “efectos traumáticos y graves consecuencias en los y las menores de edad”. Por ello, es esencial hablar con los hijos e hijas, transmitiéndoles que tanto el hombre como la mujer son personas que deben ser tratadas con igual respeto, y que la mujer no es un objeto, tal y como se transmite en el mundo de la pornografía, donde en numerosas ocasiones se produce violencia de género y se degrada la imagen de la mujer.

2.- Es necesario pactar con los hijos e hijas el uso responsable del móvil y las pantallas

La Fundación recomienda utilizar un contrato para el buen uso de la tecnología, donde se establezcan pautas y se consensuen normas, abordando tanto las ventajas de las TICS como los peligros, ayudándoles así a evitar y prevenir futuros riesgos.

3.- Utilizar un sistema de control parental

En caso de que un/a menor de edad cuente con un teléfono móvil, es esencial descargar un sistema de control parental que garantice que no va a entrar en ninguna página perjudicial. Es importante explicarles que el objetivo de estos sistemas es regular el acceso a contenidos inadecuados.

4.- Hablar de sexualidad con los hijos e hijas no debe ser un tema “tabú”

Es fundamental poder hablar con los hijos e hijas sobre sexualidad, como una faceta más en la vida de las personas, evitando convertirlo en un tema “prohibido”.

5.- Es esencial que los padres y las madres transmitan a sus hijos e hijas su concepto y valores sobre la sexualidad

A este respecto, la Fundación ANAR incide en la importancia de transmitir a los/as menores unos valores positivos y sanos sobre la sexualidad, donde las emociones desempeñan un rol trascendental, educando en el respeto y en la igualdad y evitando la banalización de la sexualidad.

6.- Conocer los consejos ANAR sobre prevención frente al abuso sexual

La comunicación es clave a la hora de prevenir, enseñando a distinguir entre factores de riesgo y factores de protección y conocer la diferencia entre secretos “buenos” y “malos”.

7.- Fomentar en los y las adolescentes la reflexión sobre los contenidos violentos en la sexualidad

El peligro derivado de visualizar contenidos violentos/sexuales, como la degradación a la mujer y la práctica del sexo en grupo, es la normalización de estas conductas. Deben conocer que no pueden acceder a estos contenidos hasta alcanzar la mayoría de edad.

8.- Explicar a los y las menores que es un delito tener imágenes de menores de edad desnudos y/o con contenidos sexuales en su dispositivo

Es fundamental que comprendan que la simple descarga, posesión o difusión de imágenes y contenidos sexuales que implican a otros/as menores de edad en su móvil puede suponer un delito penado por la Ley.

9.- Adaptar la comunicación sobre temas de sexualidad a su edad y nivel de comprensión

Para los más pequeños y las más pequeñas, la Fundación ANAR recomienda utilizar cuentos y documentos adaptados, por ej. “La Regla de Kiko”. En el caso de los y las adolescentes, es importante hablar sobre el rol de la presión grupal a la hora de cometer actos violentos en contra de su voluntad, ofreciendo pautas para “prevenir y evitar que puedan convertirse en agresores o espectadores que toleran y normalizan estos fenómenos”.

10.- Ante cualquier duda o consulta en relación a un/a menor de edad, llamar al Teléfono ANAR/ Chat ANAR

La Fundación cuenta con una línea gratuita y confidencial que funciona las 24 horas del día durante todos los días del año, atendida por un equipo de profesionales psicólogos, trabajadores sociales y abogados.

Fuente: Fundación ANAR 

Artículos Relacionados
El 016 amplía su atención a mujeres víctimas de agresión sexual
Guía de actuación ante la violencia de género y las agresiones sexuales
Prevención de la violencia entre iguales y la violencia de pareja en adolescentes mediante el programa DARSI
Se aprueba emprender medidas para el abordaje integral de necesidades de las víctimas de agresión sexual
Abuso sexual en la infancia y adolescencia según los afectados y su evolución en España, nuevo estudio de la Fundación ANAR
Se crea el primer juzgado especializado en la violencia contra la infancia y la adolescencia
Las peticiones de ayuda psicológica de menores se incrementan en la pandemia