Según los datos de un estudio publicado recientemente en Archives of General Psychiatry, la depresión mayor afecta a entre el 1% y el 2% de la población anciana, aunque hasta un 20% de estas personas pueden experimentar síntomas de este trastorno del estado del ánimo.

Del total de las personas ancianas estudiadas, el trabajo muestra que las mujeres son más propensas a la depresión que los varones. Así, se concluye que las mujeres mayores parecen ser más susceptibles a la depresión y más propensas a seguir deprimidas, pero tienen menos probabilidades de morir que los hombres de la misma edad.

En este estudio, llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Yale (Estados Unidos), se evaluó en diferentes periodos temporales a un total de 754 personas con una edad de 70 o más años. Al inicio del estudio, que comenzó en 1998, y en exámenes de seguimiento realizados cada 18 meses, los participantes se sometieron a diversas pruebas cognitivas e informaron acerca de su estado de salud, entre otras cuestiones. Estas personas también realizaron pruebas para detectar posibles síntomas de depresión durante la semana anterior a la evaluación periódica, tales como falta de apetito, sensación de tristeza o problemas de sueño.

 

Durante el estudio, un 35,7% de los participantes se encontró deprimido en algún momento. De ellos, el 17,8% mantuvo este estado durante dos períodos temporales consecutivos, un 11,2% en tres de las ocasiones de revisión y un 6,3% durante los cinco periodos entre revisiones.

Un número mayor de mujeres estaba deprimido en la primera revisión y esta proporción continuó durante todo el estudio en las sucesivas evaluaciones cada 18 meses. Así, en el trabajo se concluye que el grupo de mujeres ancianas mostró más probabilidades de pasar de no estar deprimido a estarlo y menos posibilidades de dejar de padecer el estado depresivo. Algunas de las posibles hipótesis que se pueden desprender del trabajo, y en las que habría que profundizar en trabajos posteriores, son que las mujeres podrían estar recibiendo un tratamiento menos fuerte que los hombres para la depresión a edades avanzadas o que las mismas estén respondiendo de manera diferencial a los tratamientos farmacológicos convencionales.

El artículo se encuentra en Archives of General Psychiatry, 2008, 65 (2), 172-178.

Artículos Relacionados
“DOS DE CADA DIEZ MENORES SUFREN SÍNTOMAS DE DEPRESIÓN” – ENTREVISTA A LUIS LOZANO
MÁS DE 18 MILLONES DE EUROPEOS CON DEPRESIÓN A LA ESPERA DE UN TRATAMIENTO
DEPRESIÓN ALGUNA VEZ EN LA VIDA
LEY DE DEPENDENCIA Y PSICOLOGÍA DE LA VEJEZ – ENTREVISTA A LA DIRECTORA GENERAL DE PLANIFICACIÓN Y CALIDAD DE LA CONSEJERÍA DE BIENESTAR SOCIAL DEL PRINCIPADO DE ASTURIAS
LOS MALOS TRATOS A LAS PERSONAS MAYORES
DEPRESIÓN, ANSIEDAD Y ESQUIZOFRENIA: ¿SE ESTÁ DANDO RESPUESTA DESDE LOS SISTEMAS NACIONALES DE SALUD?
EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS RETOMA EL DEBATE SOBRE LOS ANTIDEPRESIVOS Y LA CONDUCTA SUICIDA
LOS EFECTOS DE EXPERIMENTAR ESTADOS EMOCIONALES COMPLEJOS
¿QUÉ CONDUCTAS SON ÚTILES PARA AUTORREGULAR LA TRISTEZA?