Más de 4 millones de personas en el mundo no tienen acceso a la prestación de cuidados en los servicios sanitarios básicos de sus países, por lo que el establecimiento de pautas de autocuidado constituye una habilidad esencial para poder aumentar su esperanza de vida. Con el objetivo de proporcionar la mejor evidencia disponible en relación con las estrategias de autocuidado de la salud, la Organización Mundial de la Saud ha publicado la guía WHO consolidated guideline on self-care interventions for health (Directrices consolidadas de la OMS sobre intervenciones de autocuidado de la salud).

Tal y como se define en la guía de la OMS, “las intervenciones de autocuidado son herramientas que apoyan la capacidad de las personas, las familias y las comunidades para promover la salud, prevenir enfermedades, mantener la salud y hacer frente a las enfermedades y discapacidades con o sin el apoyo de un trabajador de la salud”.

 

Autor: Pixabay Fuente: 
Pexels Fecha descarga: 07/05/2021

Este enfoque promueve la participación activa de las personas en su propia atención médica, en lo que respecta a la promoción de la salud la prevención y control de enfermedades, la automedicación, la atención a personas dependientes y la rehabilitación, incluidos los cuidados paliativos, así como una mayor autodeterminación, autoeficacia, autonomía y compromiso con la propia salud.

En la guía, que está disponible en formato online, la OMS realiza una revisión de la literatura científica para identificar las intervenciones de calidad sobre prácticas de autocuidado apoyadas en la evidencia. Según se expone en la publicación, este tipo de prácticas puede reducir la mortalidad y morbilidad y mejorar la salud y el bienestar de los individuos. Así, por ejemplo, los estudios muestran que reducir factores de riesgo como la inactividad física o el consumo de tabaco, permite prevenir el 81% de las enfermedades cardiovasculares.

Además del ejercicio físico y la eliminación del consumo de alcohol y tabaco, algunos ejemplos de intervenciones de autocuidado rentables y de calidad incluyen: disponibilidad sin receta de algunos productos anticonceptivos, pruebas de embarazo, auto-muestreo del virus de papiloma humano y otras enfermedades de transmisión sexual o autocontrol de la presión arterial y glucosa en sangre.

La guía puede consultarse pinchando aquí.

Artículos Relacionados
Guía de autocuidado para personal de intervención con víctimas de violencia de género
Guía de cuidado y autocuidado para las personas que trabajan en el ámbito de la salud mental
Consejos de autocuidado para profesionales sanitarios
Autocuidado, una necesidad en los psicólogos que intervienen con menores víctimas