Con el lema de "Juntos contra la violencia en la infancia (together for #ENDviolence)", un amplio número de líderes mundiales y responsables de organizaciones y asociaciones vinculadas a la violencia y a la infancia, como la Organización Mundial de la Salud, la ONU, UNICEF o Save the Children, entre otras, ha hecho pública una declaración en la que manifiestan las acciones que deben ponerse en marcha para acabar con este grave problema.

Los autores del documento advierten que “nos encontramos en un momento crítico para los niños del mundo. A menos que actuemos ahora y con urgencia, corremos el riesgo de perder una generación de niños debido a los impactos a largo plazo de la violencia y el abuso”.

 

Autor: Andrea jonas mohamadi Fuente: 
Pexels Fecha descarga: 18/02/2021

La iniciativa pretende de esta manera promover la concienciación social sobre el riesgo en el que se encuentran muchos niños a lo largo de todo el mundo e impulsar medidas de prevención y actuación frente a este tipo de violencia.

A continuación, se reproduce el documento firmado por dichas entidades:

Seis acciones revolucionarias para poner fin a la violencia contra los niños

Mil millones de niños sufren violencia y abuso cada año. Esa impactante cifra ha aumentado aún más durante la pandemia de COVID-19. Se han interrumpido los servicios de prevención y respuesta a la violencia para 1.800 millones de niños que viven en más de 100 países. 1.500 millones de jóvenes afectados por el cierre de escuelas perdieron la protección y el apoyo que los centros educativos suelen brindar.

Las medidas para contener el virus, junto con las dificultades económicas y el estrés familiar, se han combinado para crear condiciones de "tormenta perfecta" para los niños con mayor vulnerabilidad a ser testigos o víctimas de abusos físicos, emocionales y sexuales. A pesar de los beneficios de la conectividad digital, el estilo de vida online para el aprendizaje, la socialización y el juego ha aumentado significativamente la exposición de los niños a abusadores.

Hoy nos encontramos en un momento crítico para los niños del mundo. A menos que actuemos ahora y con urgencia, corremos el riesgo de perder una generación de niños debido a los impactos a largo plazo de la violencia y el abuso que socavarán la seguridad, la salud, el aprendizaje y el desarrollo de los niños mucho después de que la pandemia desaparezca. No podemos permitir que eso suceda.

A medida que el mundo comienza a salir de la pandemia, tenemos la oportunidad de reinventar y crear sociedades más pacíficas, justas e inclusivas. Ahora es el momento de redoblar nuestros esfuerzos colectivos y traducir lo que sabemos que funciona en un progreso acelerado hacia el objetivo de un mundo donde todos los niños crezcan seguros, protegidos y en un entorno propicio.

Debemos crear un mundo: donde todos los niños puedan crecer y prosperar con dignidad; donde la violencia y el abuso de niños estén legalmente prohibidos y sean socialmente inaceptables; donde la relación entre padres e hijos prevenga la transmisión intergeneracional de la violencia; donde los niños de todas las comunidades puedan aprovechar de forma segura el mundo digital para aprender, jugar y socializar; donde las niñas y los niños experimenten resultados educativos y de desarrollo más sólidos porque las escuelas y otros entornos de aprendizaje son seguros, sensibles al género, inclusivos y solidarios; donde el deporte sea seguro para los niños; donde se haga todo lo posible para proteger a los niños más vulnerables de todas las formas de violencia, explotación y abuso, incluidos los que viven en situaciones de conflicto y fragilidad (incluida la fragilidad relacionada con el clima); y donde todos los niños puedan acceder a servicios de ayuda seguros y amigables con la infancia cuando lo necesiten.

El imperativo moral y el argumento económico para emprender acciones para poner fin a la violencia contra los niños son convincentes. La acción de hoy no solo evitará los devastadores impactos sociales y económicos intergeneracionales de la violencia en los niños, las familias y las sociedades; también ayudará a abordar los impactos más amplios de la COVID-19 y respaldará el progreso hacia múltiples Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Juntos, como líderes de organizaciones comprometidas con el fin de la violencia contra los niños, instamos a los líderes del gobierno, el sector privado, las comunidades religiosas, las organizaciones multilaterales, la sociedad civil y los organismos deportivos a aprovechar el momento y ser campeones de esta agenda en sus países, organizaciones, redes y comunidades. Pedimos a estos líderes que den prioridad a la protección de los niños en sus políticas, planificación, presupuestos y comunicaciones, y que trabajen juntos para llevar a cabo seis acciones revolucionarias para poner fin a la violencia contra los niños:

  • Prohibir todas las formas de violencia contra los niños para 2030.
  • Proporcionar recursos a los padres y cuidadores para mantener seguros a los niños.
  • Hacer que Internet sea seguro para los niños.
  • Hacer que las escuelas sean seguras, no violentas e inclusivas.
  • Proteger a los niños de la violencia en situaciones humanitarias.
  • Más inversión, mejor gastada.

Como organizaciones globales que trabajan para poner fin a la violencia contra los niños, continuaremos abogando e invirtiendo en la protección infantil eficaz, promoviendo soluciones que reconozcan las diferentes formas en que las niñas y los niños experimentan la violencia y el abuso. Desarrollaremos y compartiremos colectivamente recursos técnicos y orientación para los legisladores, los profesionales, los padres, los cuidadores y los propios niños. Y apoyaremos a los valientes profesionales de la salud, la educación, la protección infantil y la asistencia humanitaria que trabajan junto con los líderes religiosos, los voluntarios de la comunidad, los padres y los jóvenes para proteger a los niños durante estos tiempos sin precedentes.

En los últimos años, hemos logrado avances significativos en la protección de los niños contra la violencia. Debemos hacer todo lo posible para mantener a los niños a salvo durante la agitación actual y trabajar juntos para reconstruir mejor, para poner fin a todas las formas de violencia, abuso y explotación de los niños.

Se puede acceder al documento en el siguiente enlace:

together for #ENDviolence

Artículos Relacionados
Aumenta el acoso sexual online hacia las adolescentes, estudio sobre la situación de la violencia contra las mujeres en la adolescencia en España
Manuales para la prevención y detección de la violencia sexual contra la infancia
Save the Children reclama una Estrategia Integral de Violencia contra la Infancia
El 016 amplía su atención a mujeres víctimas de agresión sexual
3 de cada 4 agresores sexuales pertenecen al entorno del niño o niña