Expertos europeos han cuestionado estos días la eficacia de las campañas alarmistas sobre prevención de drogas en el V Congreso Internacional de Psicología y Educación celebrado en Oviedo entre los días 23 y 25 de Abril de 2008.

En efecto, una de las asignaturas pendientes para la prevención del consumo de drogas es el diseño de campañas eficaces para jóvenes. Este tipo de intervenciones se ha convertido en una de las líneas prioritarias de actuación debido a que el consumo de estupefacientes en Europa está alcanzando unos niveles históricos.

De acuerdo con el informe de 2007 de la situación europea en materia de consumo de drogas elaborado por el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (OEDT), la popularidad del cannabis podría haber alcanzado su punto álgido: casi una cuarta parte de los adultos ha probado el cannabis en algún momento y uno de cada 14 lo han consumido en el último año, lo que la convierte en la droga ilegal más consumida en Europa.

En lo que respecta al consumo de cocaína, el panorama europeo también muestra una tendencia al alza, situándose como la segunda droga ilegal más consumida tras el cannabis. De hecho, España encabeza la lista junto con el Reino Unido de los países con mayor consumo de cocaína, incluso entre jóvenes. En concreto, se estima que en torno al 4-6% de los adolescentes de entre 15 y 16 años han consumido esta droga en nuestro país.

A pesar de que el consumo de drogas está aumentando en todo el territorio europeo, el esfuerzo dedicado al diseño de campañas preventivas eficaces sigue siendo muy bajo, tal y como ha declarado estos días Gregori Burkhart, miembro del OEDT, en el V Congreso Internacional de Psicología y Educación.

Según este experto, tal y como se ha recogido estos días en diversos medios de comunicación, advertir a los jóvenes únicamente de los efectos negativos del consumo de drogas no es motivo suficiente para provocar un cambio en su conducta, ya que "la mera provisión de información a los escolares es ineficaz. Nadie cambia su conducta sólo por estar informado". De hecho, las campañas informativas que sólo refieren al consumo y sus efectos, y de una manera alarmista, pueden tener incluso efectos negativos, provocando curiosidad e incitando al consumo entre jóvenes.

Para Burkhart, los programas de prevención del consumo de drogas deben tener en cuenta tres aspectos. En primer lugar, es fundamental corregir la percepción errónea que los jóvenes pueden tener respecto a la prevalencia del consumo de drogas, ya que los menores tienden a sobreestimar el consumo en su grupo de iguales. Según el experto de la organización europea, "piensan que todos consumen y si ellos no lo hacen son extraños, cuando lo habitual es que el 90 por ciento de una clase escolar normal no consuma". A este respecto, destaca una campaña de prevención holandesa que lleva por lema: "Tú no consumes, el 80 por ciento tampoco lo hace".

En segundo lugar, es importante que las campañas de prevención se centren no tanto en la sustancia como en los efectos inmediatos de su consumo, es decir, en las conductas de las personas que consumen esos estupefacientes.

Por último, Burkhart también insiste en que es aconsejable realizar campañas selectivas para grupos o personas especialmente vulnerables a alcanzar "una curva muy alta de consumo si empiezan a consumir", ya que el mero hecho de retrasar la edad de inicio de consumo es un logro muy positivo en materia de prevención. En esta línea, según la OEDT, todavía queda pendiente la inclusión de actuaciones dirigidas a la primera infancia, que son relativamente raras a pesar de la importancia que se les atribuye siempre en todas las publicaciones sobre prevención de drogodependencias. Desde diversos organismos se insta repetidamente a que la prevención primaria de las toxicomanías comience en una fase muy temprana del desarrollo.

 

Según Burkhart, con medidas como éstas se podrían desarrollar campañas eficaces y necesarias para conseguir frenar la escalada de consumo que se está produciendo a nivel mundial. Los expertos del Observatorio Europeo subrayan la importancia de incluir psicólogos y educadores en el diseño y elaboración de estas campañas.

Artículos Relacionados
APROBADO EL PRESUPUESTO PARA EL PLAN NACIONAL SOBRE DROGAS 2008
FAMILIA Y AUTOESTIMA: UNA RELACIÓN PARADÓJICA CON EL CONSUMO DE SUSTANCIAS EN ADOLESCENTES
DROGAS, MUSICA Y JÓVENES: PREVENIR EN OTRA ONDA
EL OBSERVATORIO EUROPEO DE LAS DROGAS Y LAS TOXICOMANÍAS PRESENTA LOS RESULTADOS DE SU ÚLTIMO INFORME ANUAL
CONSUMO DE ALCOHOL Y TABACO, VARIABLES DE PERSONALIDAD Y PATRONES DE INTERACCIÓN SOCIAL EN LA ADOLESCENCIA