Según un reciente estudio del Hospital de San Juan (Alicante), un 72% de las mujeres y un 52% de los hombres que llegaron a la unidad para el tratamiento de problemas de abuso de alcohol presentaron también un trastorno mental asociado. Estos datos se han dado a conocer en el Foro de Psiquiatras Españoles, que se celebró los días 16 y 17 de mayo de 2008, con el lema: "Diferentes para enfermar, diferentes para sanar".

Las altas tasas de pacientes con patología dual- aquéllos que presentan un problema de adicción junto a una enfermedad mental-, vuelve a ponerse en evidencia con los resultados de este estudio.

Según los investigadores, los trastornos mentales que más se asociaron con el abuso de alcohol fueron la depresión, el trastorno por estrés postraumático (TEPT) y el trastorno de ansiedad con crisis de pánico. En concreto, las mujeres presentaron depresión en un 56% de los casos y cerca de un tercio fueron diagnosticadas de TEPT o problemas de ansiedad. Asimismo, también presentaron con mayor frecuencia trastornos por somatización y bulimia. La incidencia de depresión en el grupo de hombres fue del 24%, mientras que un 14% de los casos presentaron crisis de pánico y sólo un 4% TEPT.

 

En líneas generales, aunque las mujeres presentaron mayor incidencia de trastornos mentales frente a los hombres, los porcentajes en ambos grupos fueron más elevados que en la población general, por lo que los resultados evidencian la importancia de realizar evaluaciones psicológicas complementarias de los pacientes que acudan a las unidades de tratamiento de adicción al alcohol.

Efectivamente, como señalaba hace unas semanas Ana López Durán en la entrevista realizada para Infocoponline, el abordaje de las patologías duales se está convirtiendo en una necesidad que requiere una intervención específica por parte de los profesionales sanitarios que trabajan en este área. El papel del psicólogo en el abordaje de estos problemas y, en concreto, en el campo de la patología dual, "está siendo y ha sido fundamental".

Los foros y encuentros sobre enfermedades mentales y adicciones cada vez más se están haciendo eco de esta realidad, subrayando la necesidad de implementar abordajes integradores que abarquen el tratamiento de ambas patologías así como sus posibles interacciones.

Artículos Relacionados
CONSUMO DE SUSTANCIAS DURANTE LA ADOLESCENCIA: TRAYECTORIAS EVOLUTIVAS Y CONSECUENCIAS PARA EL AJUSTE PSICOLÓGICO
CONSUMO DE ALCOHOL Y TABACO, VARIABLES DE PERSONALIDAD Y PATRONES DE INTERACCIÓN SOCIAL EN LA ADOLESCENCIA
ALCOHOL, DAÑO CEREBRAL Y MENORES - SEMINARIO INTERNACIONAL
BEBER MUCHO ALCOHOL LOS FINES DE SEMANA ES PEOR QUE CONSUMIR A DIARIO
LA PATOLOGÍA DUAL –ENTREVISTA A ANA LÓPEZ DURÁN