Miquel Torregrosa, Catarina Sousa, Carme Viladrich, Francisco Villamarín y Jaume Cruz

Universidad Autónoma de Barcelona

 

La motivación para que los chicos y chicas se inicien en el deporte y continúen practicándolo a lo largo de su ciclo vital, ha sido un tema de interés recurrente en los investigadores en Psicología del deporte, dadas sus posibles implicaciones tanto a nivel de salud - prevención del sedentarismo y la obesidad-, como por la eventual contribución de la práctica deportiva de los jóvenes a su desarrollo moral.

La importancia del entrenador en el deporte es algo que no pasa inadvertido para nadie en este ámbito de actividad, desde los deportistas hasta los aficionados. Su papel en el deporte de iniciación y su influencia en los jugadores ha sido ampliamente estudiado, tanto a nivel internacional como por equipos de investigación de nuestro país.

El propósito de esta investigación ha sido analizar y evaluar el papel de la percepción que los jugadores tienen del clima motivacional inducido por el entrenador y de su estilo de comunicación en entrenamientos y competiciones en el compromiso deportivo de los futbolistas jóvenes.

En este estudio se constata que el papel del entrenador es determinante en el compromiso y la diversión de los futbolistas jóvenes. Además, se pone de manifiesto que los entrenadores con credibilidad, que son aquellos con una definición de éxito más amplia que ganar y perder, que animan a los deportistas a ser más autodeterminados y autorregulados, influyen de manera decisiva en que los futbolistas jóvenes se diviertan más y estén más comprometidos con la actividad deportiva, reduciendo así el riesgo potencial de abandono.

Los futbolistas perciben niveles altos de clima motivacional de implicación a la tarea inducido por el entrenador y significativamente superiores a los niveles de clima motivacional de implicación al ego inducido por el entrenador, este dato es relevante dado que demuestra que, aún en los niveles altos de rendimiento como es el caso de los futbolistas jóvenes de la muestra, la percepción de un clima de implicación a la tarea no es contradictoria con la búsqueda del rendimiento. Los futbolistas perciben que los entrenadores les dan muchas instrucciones y les apoyan, ambas dimensiones conductuales en mayor medida que la dimensión de punición, tal como sucedía en los estudios norteamericanos clásicos con jugadores de béisbol.

El clima motivacional generado por los entrenadores y su estilo de comunicación están relacionados, como cabía esperar según las teorías de las perspectivas de meta y el modelo mediacional entrenador-deportista. Es decir, un clima de implicación a la tarea alto se relaciona con un entrenador que da muchas instrucciones y apoya mucho a sus jugadores, mientras que un clima de implicación al ego alto se relacionaría con entrenadores que castigan mucho y dan pocos apoyos. Esta combinación entre clima motivacional y estilo de comunicación tiene además efectos sobre aspectos tales como la ansiedad o la habilidad percibida.

 

Además, tal como se ha puesto de manifiesto en esta investigación, el clima motivacional y el estilo de comunicación del entrenador son claves para predecir el compromiso deportivo y sus predictores principales (diversión y alternativas). La diversión de los jugadores está determinada ante todo por la generación por parte del entrenador de un clima de implicación a la tarea, acompañada de un estilo de comunicación basado en el apoyo y la evitación de un clima de implicación al ego. Es decir, para que los futbolistas jóvenes se diviertan y tengan menos ansiedad, es necesario que se genere un clima de implicación basado en el esfuerzo y la autorreferencia, evitando que el clima de implicación se base exclusivamente en el resultado y en superar a los demás. Además, es importante que los entrenadores en entrenamiento y competición apoyen bastante a los jugadores.

Se constata que el clima motivacional es el determinante principal de la percepción de alternativas al fútbol. Cuando los entrenadores generan un clima de implicación a la tarea basado en el progreso personal, el esfuerzo y la auto-referencia, los futbolistas son menos atraídos por actividades alternativas al fútbol, con lo que se disminuye la probabilidad de abandono. Por el contrario, cuando los entrenadores generan un clima de implicación al ego basado en la comparación social, el resultado y la hetero-referencia, los futbolistas son más atraídos por actividades alternativas al fútbol, con lo que aumenta la probabilidad de abandono.

Finalmente, la influencia del entrenador en el compromiso de los jugadores de fútbol jóvenes viene influida principalmente por la generación por parte del primero de un clima motivacional de orientación a la tarea basado en el progreso personal, el esfuerzo y la autorreferencia.

Valorados en conjunto, nuestros resultados sugieren que ambos aspectos (el estilo de comunicación y el clima motivacional generado por los entrenadores) son determinantes en la diversión, el compromiso deportivo y las alternativas al fútbol percibidas por los futbolistas jóvenes. El clima motivacional y el estilo de comunicación están muy relacionados y, por lo tanto, es importante que los programas aplicados para formación de entrenadores trabajen ambos aspectos, promoviendo un clima motivacional de implicación a la tarea acompañado de un estilo de comunicación basado en el apoyo y la ausencia de punición. De todos modos, a falta de estudios con distintos deportes y distintas categorías que nos lo confirmen, parece ser que si el objetivo prioritario es aumentar el compromiso y reducir la probabilidad de abandono, el trabajo prioritario en la formación de entrenadores debe pasar por enseñarles a generar un clima de implicación a la tarea.

El artículo original en el que se basa este trabajo puede encontrarse en la revista Psicothema: Torregrosa, M., Sousa, C., Viladrich, C., Villamrín, F., y Cruz, . (2008). El clima motivacional y el estilo de comunicación del entrenador como predoctores del comportamiento en futbolistas jóvenes. Psicothema, Vol. 20 (2), 254-259.

Sobre los autores:

Miquel Torregrosa es Doctor en Psicología del Deporte, Profesor Contratado Doctor y miembro del Grupo de Estudios de la Psicología del Deporte de la Universidad Autónoma Barcelona.

Catarina Sousa es Doctora en Psicología del Deporte, Máster en Psicología del Deporte y de la Actividad Física, y miembro del Grupo de Estudios de la Psicología del Deporte de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Carme Viladrich es Doctora en Psicología, Profesora titular de metodología de las ciencias del comportamiento de la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro del Grupo de Estudios de la Psicologia del Deporte de la misma universidad.

Francisco Villamarín es Doctor en Psicología, Profesor Titular de Psicologia Básica y miembro del Grupo de Estudios de Psicología del Deporte de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Jaume Cruz es Catedrático de Psicología del Deporte y miembro del Grupo de Estudios de la Psicología del Deporte de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Artículos Relacionados
PROGRAMA DE INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA CON ÁRBITROS DE FÚTBOL
LA PSICOLOGÍA EN EL CAMPO DE JUEGO - ENTREVISTA A ENRIQUE CANTÓN CHIRIVELLA
LA PSICOLOGÍA MARCA GOL
ENTRENADORES MÁS EFICACES EN LA INTERACCIÓN CON SUS DEPORTISTAS: PROGRAMA DE ASESORAMIENTO PERSONALIZADO A ENTRENADORES (PAPE)
ENTREVISTA A J. NUÑEZ, PONENTE EN XI CONGRESO NACIONAL DE PSICOLOGÍA DE LA ACTIVIDAD FÍSICA Y EL DEPORTE
EL DEPORTE Y EL AUTOCONCEPTO FÍSICO, VARIABLES MODULADORAS DEL RIESGO DE TRASTORNOS ALIMENTARIOS EN LA ADOLESCENCIA
LA COMPETENCIA PERCIBIDA EN LA PRÁCTICA FÍSICO-DEPORTIVA
ESCALAS, ANSIEDAD Y DEPORTE: VERSIÓN ESPAÑOLA DEL CSAI-2R
APORTACIONES DE LA PSICOLOGÍA EN EL ESTUDIO DEL SOBREENTRENAMIENTO EN EL DEPORTE
LA DIMENSIÓN PSICOLÓGICA DE LA EXCELENCIA EN EL DEPORTE
LA COOPERACIÓN DEPORTIVA: LA MANO INVISIBLE QUE UNE A LOS EQUIPOS DE RENDIMIENTO