Desde el año 2021 hasta el año 2030, la OMS ha establecido la Década del envejecimiento saludable. Por envejecimiento saludable se entiende “el proceso de desarrollar y mantener la capacidad funcional que permite el bienestar en la vejez”. En el marco de esta década, la OMS ha publicado el informe de referencia, que ha sido traducido a más de seis idiomas, con el objetivo de ofrecer un análisis sobre el estado de la cuestión en el mundo y delimitar las principales áreas que deben impulsarse para alcanzar logros significativos en los próximos años.

Tal y como aparece recogido en el informe, al menos 142 millones de personas mayores en el mundo no pueden satisfacer sus necesidades básicas, es decir, no pueden llevar a cabo las actividades de la vida diaria para tener una adecuada calidad de vida. No obstante, si estas personas contasen con los apoyos necesarios, su capacidad funcional se podría alargar durante más tiempo, así como su bienestar.

Autor: Magda Ehlers Fuente: 
pexels Fecha descarga: 25/01/2021

El Informe de la OMS aborda cinco puntos clave, que hacen referencia a la situación sobre el envejecimiento saludable en el mundo, qué avances podemos esperar para 2030, cómo se puede acelerar el impacto de las medidas sobre envejecimiento saludable en la vida de las personas mayores y cuáles son los próximos puntos prioritarios para la acción.

Según advierta la OMS, a pesar de que los gobiernos y otras partes interesadas mostraron su compromiso de alcanzar cambios significativos y cuantificables en el bienestar de las personas mayores para el año 2030, todavía queda mucho por avanzar en este compromiso, por lo que se requiere una mayor concienciación del problema y un trabajo colaborativo entre todas las partes interesadas (gobierno, sociedad civil, agencias internacionales, medios de comunicación, profesionales…) para lograr una transformación social que promueva la inclusión y participación de todos los ciudadanos, independientemente de su edad.

De esta manera, el documento de la OMS pretende servir de referencia para facilitar la toma de decisiones de los gobiernos basada en la evidencia y promover que las personas mayores puedan vivir una vida plena y saludable más dilatada en el tiempo.

Entre las habilidades que, según el documento de la OMS, todas las personas deben desarrollar para maximizar su capacidad funcional se encuentra la capacidad de satisfacer sus necesidades básicas, la capacidad de seguir aprendiendo y tomando decisión, la capacidad de poder moverse y desplazarse de manera autónoma, la capacidad de construir y mantener relaciones sociales y la capacidad de poder seguir contribuyendo a la sociedad. El informe también analiza las capacidades (tanto físicas como mentales) de las personas en función de los diferentes entornos sociales y físicos (actitudes, servicios, entornos naturales…) en los que viven, que contribuyen a la capacidad funcional.

El documento se encuentra disponible en el siguiente enlace:

OMS-Envejecimiento Saludable

Artículos Relacionados
Necesidades y retos en las personas mayores con daño cerebral
¿Cómo abordar el deterioro cognitivo en estadios iniciales?
El envejecimiento afecta a la memoria involuntaria, según un estudio
Cómo dialogar sobre el problema de la discriminación por edad