Una vez más se ha puesto de manifiesto la estrecha relación entre la salud mental y la física, al comprobar que la depresión reduce la esperanza de vida en pacientes en estado avanzado de cáncer. Así lo han establecido científicos de la Universidad de Liverpool (Reino Unido) tras realizar un seguimiento de 6 meses a un grupo de pacientes con cáncer.

Los resultados de su investigación muestran que los pacientes de cáncer que manifestaron síntomas de depresión presentaron un 7% más de probabilidades de morir más rápidamente. Además este porcentaje se incrementó al aumentar el nivel de severidad de la depresión.

La evaluación se realizó mediante una herramienta de screening que incluía cuestiones relacionadas con la pérdida de esperanza, tristeza subjetiva y pensamientos de suicidio, así como preguntas sobre síntomas físicos y dolor.

Según los datos recogidos en su estudio, el 29% de los pacientes mostró signos de depresión en el momento de la evaluación inicial y el 54,5% de los pacientes supervivientes continuó con estos síntomas depresivos 8 semanas después. Así, los datos aportados por su investigación ponen de manifiesto que los síntomas depresivos son muy comunes en pacientes con cáncer avanzado y tienden a persistir en el tiempo.

Tal y como se recoge en la nota de prensa de la Universidad de Liverpool, Mari Lloyd-Williams, autora principal del estudio, señala que "sabemos que el estado mental afecta a la salud física, aunque desconocemos los mecanismos implicados. Creemos que cuando alguien está deprimido pierde la motivación y las ganas de vivir".

Los resultados son consistentes con un amplio grupo de investigaciones en cuidados paliativos que subrayan que la depresión es una condición común en pacientes con cáncer terminal. Teniendo en cuenta que la depresión es una enfermedad curable y que existen tratamientos eficaces para abordarla, la Asociación Europea de Cuidados Paliativos (European Association for Palliative Care) enfatiza que la evaluación y el tratamiento de la depresión se incorporen de manera sistemática en los programas de intervención en pacientes afectados de cáncer.

Según los datos del National Institute for Health and Clinical Excellence (NICE) el tratamiento psicológico es una de las herramientas más eficaces para el abordaje de pacientes con depresión leve y moderada. Por estas razones, se hace cada vez más evidente la necesidad de incorporación de psicólogos en los equipos de cuidados paliativos.

Fuente:
Universidad de Liverpool

Artículos Relacionados
CALIDAD DE VIDA Y SUPERVIVENCIA EN PACIENTES DE CÁNCER
CIU EXIGE NUEVAMENTE QUE LA SANIDAD PÚBLICA GARANTICE LA ATENCIÓN PSICOLÓGICA A LOS ENFERMOS DE CÁNCER Y A SUS FAMILIARES
LOS PACIENTES CON CÁNCER SON MÁS VULNERABLES A PADECER TRASTORNO POR ESTRÉS POSTRAUMÁTICO
EL PAPEL DEL PSICÓLOGO EN LA ADAPTACIÓN A LA IMAGEN CORPORAL DE MUJERES CON CÁNCER DE MAMA
UN ESTUDIO DEL ICO CONCLUYE QUE 1 DE CADA 4 PACIENTES CON CÁNCER PRESENTA ANSIEDAD Y DEPRESIÓN
LA ATENCIÓN PSICOLÓGICA A ENFERMOS DE CÁNCER EN EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS
CIU RECLAMA LA NECESIDAD DE ATENCIÓN PSICOLÓGICA PARA LOS ENFERMOS DE CÁNCER
LA NECESIDAD DE LA INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN LA ENFERMEDAD ONCOLÓGICA - ENTREVISTA A J. A. CRUZADO
LA ESTRATEGIA FRENTE AL CÁNCER DEL SISTEMA SANITARIO INCLUYE LA ATENCIÓN PSICOLÓGICA