Juan A. García-Madruga y Teresa Fernández Corte

UNED

Los resultados de los informes PISA han sido poco alentadores para la educación española en general y, en particular, en lo relativo a la comprensión lectora. En este trabajo trataremos de arrojar alguna luz sobre este asunto, a partir del estudio de tres variables cognitivas que subyacen al rendimiento académico: la memoria operativa, la comprensión lectora y el razonamiento.

 

La memoria operativa (MO) hace referencia a la capacidad de procesamiento y almacenamiento de información que nos permite realizar cualquier tarea cognitiva compleja como la lectura, el pensamiento o el aprendizaje. La capacidad de MO varía en las diferentes personas y es una importante fuente de variación, por tanto, de las competencias en comprensión lectora, el razonamiento y el rendimiento académico. La comprensión lectora implica la construcción de una representación o modelo mental de la situación que el texto evoca, en el que se integra lo expresado en el texto con los conocimientos del lector.

La complejidad de las tareas cognitivas que los sujetos deben realizar cuando pretenden comprender un texto está estrechamente relacionada con la capacidad de procesamiento y almacenamiento de la información de la MO. La comprensión es también la condición necesaria para realizar aprendizajes significativos y forma parte inseparable del pensamiento.

El pensamiento implica siempre una manipulación mental, interna, de la información a través de representaciones. A su vez, comprender un texto significa re-pensarlo y compartir significados con el autor. Sin embargo, pensar implica generalmente más que comprender, conlleva una actividad consciente encaminada a manipular, integrar o comparar representaciones, así como a extraer o inferir conclusiones. En nuestro estudio, nos hemos centrado en el razonamiento deductivo ya que es uno de los procesos de pensamiento más característico y estudiado.

La capacidad de MO de los estudiantes limita y restringe sus habilidades de comprensión y razonamiento, lo que implica que la MO afecte necesariamente a los procesos de aprendizaje escolar. La competencia en comprensión lectora y razonamiento es fruto del aprendizaje escolar, pero también limita y restringe la capacidad de aprendizaje de los estudiantes. La comprensión lectora constituye una habilidad instrumental básica relacionada con el aprendizaje de los alumnos en las diversas materias académicas. Por su parte, las tareas de razonamiento deductivo tienen enorme interés educativo no sólo en materias particularmente deductivas como las matemáticas, sino también en el resto de disciplinas cuando se trata de adquirir e integrar nuevos conocimientos complejos.

En este trabajo se presenta una investigación realizada con alumnos y alumnas de 1º y 4º de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), cuyo principal objetivo era analizar las interrelaciones entre las tres variables cognitivas señaladas, y de todas ellas con el rendimiento académico del estudiantado. Esperábamos encontrar correlaciones significativas entre las diversas variables estudiadas.

Los resultados mostraron correlaciones significativas entre la MO y las medidas de comprensión lectora. Con respecto al razonamiento, tanto la MO como las medidas de comprensión mostraron correlaciones positivas y significativas con los aciertos en razonamiento, y negativas con las respuestas superficiales. Pero lo más importante y novedoso, sin duda, es que las tres variables (memoria operativa, comprensión lectora y razonamiento) correlacionaron positiva y significativamente con el rendimiento académico, en sus diversas medidas. También destacan las correlaciones negativas entre los errores superficiales en razonamiento y las diversas medidas de rendimiento académico, entre las que cabe destacar las halladas en ciencias sociales, matemáticas y física-química, así como en el rendimiento global (para ver tabla, pinchar aquí).

 

Las correlaciones encontradas entre las diversas medidas de rendimiento académico y la MO muestran la importancia que ésta tiene en múltiples tareas escolares, desde la comprensión de las explicaciones del profesor a la redacción de un texto escrito en un examen, pasando por la comprensión de textos. Tareas escolares básicas como, por ejemplo, la construcción de representaciones que permitan comprender un problema y buscar las soluciones adecuadas, o construir nuevos significados que mejoren y amplíen los conocimientos previos son realizadas, según la teoría cognitiva, merced a y dentro de la memoria operativa.

En cuanto a la comprensión lectora, la existencia de correlaciones altas y muy significativas entre esta variable y las diversas medidas de rendimiento académico muestra que su influencia en el rendimiento escolar va más allá del aprendizaje en materias basadas en el lenguaje natural, como las ciencias sociales, la historia, las ciencias naturales y las propias materias lingüísticas, y alcanza también al rendimiento en materias como las matemáticas o la física.

Por último, las correlaciones significativas entre las medidas de aciertos totales y las diversas materias académicas muestran que ambos procesos están también estrechamente relacionados. Las correlaciones negativas entre errores superficiales en el razonamiento y el rendimiento académico muestra que, probablemente, los estudiantes tienen una tendencia a cometer el mismo tipo de errores ‘superficiales’ en las tareas académicas y en las de razonamiento deductivo.

Dos son las principales conclusiones de nuestro estudio con respecto a la mejora de la ESO. En primer lugar, debemos actuar en diversos frentes, pero el principal es la mejora de las habilidades de comprensión lectora de los estudiantes. En segundo lugar, el análisis en profundidad de los procesos de enseñanza-aprendizaje que el enfoque cognitivo posibilita resultará, sin ninguna duda, particularmente fructífero.

El artículo original en el que se basa este trabajo puede encontrarse en la revista Anuario de Psicología: García, J. A., y Fernández, T. (2008). Memoria operativa, comprensión lectora y razonamiento en la educación secundaria. Anuario de Psicología, 39 (1), 133-158.

Sobre el autor y la autora:

Juan A. García Madruga es Catedrático de Psicología en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Ha sido profesor visitante en las universidades de Cambridge, Princeton y el Trinity College de Dublín. Entre sus libros destacan: Desarrollo y Conocimiento (1991), Comprensión Lectora y Memoria Operativa (1999), Mental Models in Reasoning (2000) y Lectura y Conocimiento (2006).

Teresa Fernández Corte es Catedrática de Instituto de Geografía e Historia. Ha sido profesora de Didáctica de la Historia en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y es profesora tutora de la UNED. Ha publicado varios textos educativos entre los que destaca Historia del Mundo Contemporáneo. Preparar la selectividad (1994). Es autora de varios artículos sobre el aprendizaje significativo en la enseñanza de la historia.

Artículos Relacionados
MEMORIA DE RECONOCIMIENTO PARA ESTÍMULOS PICTÓRICOS: SESGOS INDUCIDOS POR LA EMOCIONALIDAD DEL ESTÍMULO
MEMORIA TRANSACTIVA EN EQUIPOS DE TRABAJO: LA IMPORTANCIA DE LA COMUNICACIÓN
UNA VISIÓN RENOVADA, MODERNA Y ATREVIDA DE LA MEMORIA A LARGO PLAZO
EFECTOS DE LA MEMORIA OPERATIVA Y DE UNA CARGA DE PROCESAMIENTO EN LA COMPRENSIÓN DE ORACIONES
LA METACOGNICIÓN APLICADA A LA EMOCIÓN
MÁS ALLÁ DEL CI: INTELIGENCIA EMOCIONAL Y RENDIMIENTO ACADÉMICO EN ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS
LA EFICACIA DE LO COGNITIVO-EMOCIONAL EN LA EDUCACIÓN
DIFERENCIAS INDIVIDUALES EN RAZONAMIENTO HIPOTÉTICO-DEDUCTIVO: IMPORTANCIA DE LA FLEXIBILIDAD Y DE LAS HABILIDADES COGNITIVAS