El 80% de los madrileños considera que las ayudas prestadas por la Administración para los problemas de salud mental y para las personas que los padecen, son insuficientes. Esta es una de las conclusiones de una encuesta realizada a 2.406 madrileños el pasado mes de septiembre, cuyas conclusiones se han dado a conocer en diversos medios de comunicación electrónicos estos días, tales como AzPrensa.

 

El estudio se enmarca dentro de la III Campaña de Concienciación Social sobre Enfermedad Mental organizada por la Fundación AstraZéneca, y tiene por objetivo evaluar las creencias, actitudes y conocimiento de la población general acerca de la enfermedad mental, para analizar y combatir el estigma social asociado a estas patologías.

Según los datos que se desprenden de dicha encuesta, el 64% de las personas entrevistadas conoce a alguien que padece algún tipo de enfermedad mental, siendo los trastornos más nombrados la esquizofrenia y el trastorno bipolar. La mayor parte de los entrevistados (86%) supo nombrar algún problema de salud mental.

Las campañas de concienciación han dado lugar a importantes avances acerca del conocimiento de estas enfermedades. Así, el 65% de los encuestados acertó al considerar que la esquizofrenia y el trastorno bipolar duran toda la vida, y un elevado porcentaje señaló, de manera correcta, que la enfermedad mental puede controlarse con un tratamiento adecuado y que la adherencia al tratamiento es fundamental en este grupo de pacientes (90% y 93% de la muestra respectivamente).

En líneas generales, los datos obtenidos de la encuesta reflejan una mayor concienciación social de los ciudadanos acerca de los trastornos mentales, en comparación con la anterior campaña realizada por la Fundación AstraZéneca. No obstante, todavía un porcentaje significativo de las personas entrevistadas muestra un desconocimiento absoluto de los problemas de salud mental (concretamente, el 14% fue incapaz de nombrar algún tipo de enfermedad mental), o un conocimiento deficiente acerca de las características y naturaleza de alguna de estas patologías. Prueba de ello es que el 40% de los encuestados, aunque nombraron el trastorno bipolar, reconocieron no saber en qué consiste dicha enfermedad.

Lo que sí parecen reconocer la mayor parte de los encuestados (en concreto, el 63%) son las dificultades de integración social que presenta este colectivo, derivadas, entre otros factores, de la escasez de ayudas por parte de la Administración. Así, el 80% de los entrevistados considera que las ayudas para estos enfermos son insuficientes - cuestión que viene denunciando el Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos (COP), a la luz de los informes de la Organización Mundial de la Salud ("Proyecto Atlas-2005" y "Policies and practices for mental health in Europe") y de la Asociación Española de Neuropsiquiatría ("El observatorio de salud mental: análisis de los recursos de salud mental en España").

Por otro lado, los datos obtenidos en el estudio reflejaron actitudes de discriminación que todavía están presentes en la sociedad. El 21% de los participantes reconocen que les resultaría embarazoso dar a conocer que un miembro de su familia sufre una enfermedad mental y un 10% manifiesta cierto rechazo a compartir su lugar de trabajo o estudio con una persona en tratamiento por un problema de salud mental, lo que evidencia los problemas de estigmatización a los que aún tienen que hacer frente este colectivo de pacientes.

De esta manera, el estudio remarca la importancia de las campañas de sensibilización sobre la enfermedad mental y señala algunas de las líneas prioritarias de interés para futuras acciones, como la profundización en determinados trastornos más desconocidos (como el trastorno bipolar), la normalización de la enfermedad mental, la importancia de la integración laboral de estos pacientes, etc. La superación del estigma social es una de las prioridades de la actual Estrategia de Salud Mental-2007 del Ministerio de Sanidad y Consumo, ya que es la única vía para poder conseguir una integración plena de las personas aquejadas de enfermedad mental en nuestra sociedad y superar las barreras para su recuperación.

Fuente:
Azprensa

Artículos Relacionados
LA INVERSIÓN EN SALUD MENTAL EN ESPAÑA ES MUCHO MENOR QUE EN OTROS PAÍSES SIMILARES - ENTREVISTA A GUALBERTO BUELA-CASAL, REPRESENTANTE DE LA AEPC
RECURSOS EN SALUD MENTAL EN ESPAÑA – ENTREVISTA A PABLO RIVERO, DIRECTOR DE LA AGENCIA DE CALIDAD DEL SISTEMA NACIONAL DE SALUD
LA SALUD MENTAL ESPAÑOLA EN EL PUNTO DE MIRA
LA IMPORTANCIA DE ASEGURAR LA SALUD MENTAL EN LOS PRÓXIMOS AÑOS
EL MSC CREA EL OBSERVATORIO ESPAÑOL DE SALUD MENTAL
DÍA MUNDIAL DE LA SALUD MENTAL - HACIENDO DE LA SALUD MENTAL UNA PRIORIDAD GLOBAL
LA SALUD MENTAL ESTÁ DESATENDIDA EN ESPAÑA
PROGRAMAS DE CAMBIO DE ACTITUDES HACIA LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD
ESTIGMA SOCIAL Y ENFERMEDAD MENTAL
DÍA MUNDIAL DISCAPACIDAD- ANTONIO-LEÓN AGUADO: EL CAMBIO DE ACTITUDES SOBRE DISCAPACIDAD ES POSIBLE PERO HA DE SER PROGRAMADO
HASTA EL 75% DE LOS PACIENTES CON ESQUIZOFRENIA ABANDONAN EL TRATAMIENTO TRASNCURRIDOS DOS AÑOS
ESTIGMA Y DESCONOCIMIENTO EN TORNO A LOS TRASTORNOS MENTALES
APROBADA LA ESTRATEGIA EN SALUD MENTAL DEL SISTEMA NACIONAL DE SALUD