Un reciente informe de la Fundación Instituto de Empresa (IE), realizado con profesores de Secundaria, revela que los docentes evalúan negativamente la evolución del sistema educativo en España. Entre sus críticas al sistema de enseñanza destacan los altos índices de fracaso escolar y de problemas de aprendizaje, así como las dificultades para hacer frente a los comportamientos violentos y al desafío a la autoridad por parte de sus alumnos.

 

En el estudio han participado 502 profesores de Enseñanza Secundaria Obligatoria de la Comunidad de Madrid, a los que se ha realizado una encuesta sobre su trayectoria profesional, prácticas educativas, compromiso docente y resultados escolares, entre otros.

El informe, titulado "La experiencia de los docentes vista por ellos mismos: una encuesta a profesores de enseñanza secundaria de la Comunidad de Madrid", ha puesto de manifiesto que si bien en líneas generales los profesores señalan que tienen buenas relaciones con sus alumnos, reconocen que existe un porcentaje minoritario, pero significativo, de escolares que crea problemas. En concreto, señalan que 4 de cada 10 alumnos tienen poca motivación para estudiar, 3 de cada 10 no se esfuerzan y casi 4 de cada 10 tienen dificultades de concentración.

En este sentido, establecen una estimación media del fracaso escolar de sus alumnos en el 18%. Además, un 35% considera que son muchos o bastantes los alumnos que obtienen el título de Graduado en ESO sin estar preparados para ello, y un 40% cree que son muchos o bastantes los alumnos que pasan de curso indebidamente.

Por otro lado, señalan que un 7% de los alumnos mantiene una actitud de rechazo o desafío a las normas. Así, casi la mitad de los profesores de ESO (48%) reconoció haberse enfrentado al menos a un intento de boicot de la clase por parte de algún alumno durante el curso pasado (2007-2008) y un porcentaje similar de docentes afirmó haber tenido noticia de algún caso de acoso escolar entre sus alumnos.

En términos globales, los profesores encuestados suspenden al sistema de enseñanza español. Una gran mayoría cree que la motivación de los profesores va a menos (75%), y que el nivel de disciplina en los centros está disminuyendo (70%).

Los resultados del estudio sacan a la luz las carencias del sistema de enseñanza para hacer frente a problemas cada vez más frecuentes en los centros educativos. Estos problemas, de índole psicológica (trastornos de la conducta y del aprendizaje), requieren un abordaje especializado y urgente, ya que afectan directamente a la calidad de la enseñanza y al rendimiento de los alumnos y obstaculizan la labor de los docentes.

En el ámbito educativo, la Psicología y los psicólogos tienen mucho que aportar. Estos profesionales realizan una labor fundamental en los centros escolares, no solamente a través de las tareas de orientación educativa y profesional asignadas a los equipos y departamentos de orientación, sino también a través de las labores de apoyo a las familias y al profesorado en el abordaje de estos problemas psicológicos que inciden en la adaptación del alumno y en la convivencia escolar.

Los psicólogos, tal y como se estableció en el informe de conclusiones del I Encuentro Nacional de Profesionales de la Psicología de la Educación, celebrado el pasado mes de enero, aportan un valor añadido a la enseñanza, ya que están especialmente entrenados para desempeñar las siguientes funciones y tareas:

1. Prevención y detección de problemas de salud mental y su posible derivación y seguimiento de los casos.

2. Detección temprana y diagnóstico de trastornos del desarrollo.

3. Evaluación psicológica del alumno utilizando los instrumentos y técnicas psicológicas específicas, así como la elaboración del correspondiente informe psicológico.

4. Diagnóstico de discapacidades psíquicas, sobredotación intelectual, trastornos del comportamiento y de las emociones y trastornos específicos del aprendizaje.

5. Intervención psicológica con alumnos que presentan discapacidades sensoriales y motóricas que lo precisen.

6. Intervención psicológica con alumnos o con grupos en situaciones de conflicto: violencia escolar, acoso escolar, conductas agresivas, etc.

7. Asesoramiento al profesorado para el manejo del grupo: resolución de conflictos, mejora de habilidades sociales, acoso escolar, etc.

8. Asesoramiento al profesorado, a las familias y a los alumnos sobre los problemas y procesos psicológicos que afectan al aprendizaje: trastornos del sueño, trastornos de la alimentación, control de esfínteres y otros trastornos de conducta.

9. Asesoramiento a familias, a profesores y a los alumnos que han estado expuestos a situaciones traumáticas: fallecimiento de un familiar, malos tratos, abuso sexual, terrorismo, catástrofes, etc. y su posterior intervención y derivación.

Sin duda, la consolidación de la figura del psicólogo en los centros educativos permitiría hacer frente a estos problemas, que requieren una atención urgente, para mejorar la calidad de la Educación y la dinámica de los centros. Sin embargo, la realidad es que la Administración actualmente está diluyendo la presencia de los psicólogos educativos en los centros escolares. De hecho, está planeando la creación de un cuerpo de orientadores, en sustitución de los tradicionales equipos formados por psicólogos, pedagogos y psicopedagogos, que estará formado por aquellos que hayan superado la correspondiente especialidad del Máster obligatorio de Secundaria y hayan aprobado la oposición, es decir, que no se exigirá como requisito esta formación especializada.

Si se valoran los resultados de este trabajo, la Administración debería impulsar políticas de actuación dirigidas a atajar los problemas a los que diariamente se enfrentan profesores, alumnos y familiares, relacionados con temas como la violencia escolar, los problemas de aprendizaje o el fracaso escolar, y para los cuales el psicólogo es el profesional mejor preparado. Tal y como señaló, Francisco Santolaya, presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos: "El psicólogo debería ser una pieza esencial en los centros educativos, prestando el servicio para el que está mejor cualificado, la atención psicológica. Nadie, excepto los psicólogos, está formado, dentro del rigor científico, para evaluar, diagnosticar, intervenir y tratar profesionalmente la conducta humana".

Si quieres consultar el estudio completo, pincha en el siguiente enlace:

La experiencia de los docentes vista por ellos mismos

Artículos Relacionados
CONCLUSIONES DEL I ENCUENTRO NACIONAL DE PROFESIONALES DE LA PSICOLOGÍA DE LA EDUCACIÓN
LA PSICOLOGÍA DE LA EDUCACIÓN EN UN MOMENTO CRÍTICO - ENTREVISTA AL SECRETARIO DEL ÁREA DE INTERVENCIÓN PROFESIONAL DE PSICOLOGÍA EDUCATIVA DEL COP
I ENCUENTRO NACIONAL DE PROFESIONALES DE LA PSICOLOGÍA DE LA EDUCACIÓN, 30-31 DE ENERO DE 2009
RELACIONES FAMILIARES, ADOLESCENCIA Y EDUCACIÓN - CONCLUSIONES DE UN ESTUDIO SOBRE LA REALIDAD MADRILEÑA
LA CONDUCTA ANTISOCIAL PERCIBIDA POR ADOLESCENTES DE ENSEÑANZA SECUNDARIA OBLIGATORIA (ESO)
EDUCACIÓN PARA LA PAZ- ENTREVISTA A MAITE GARAIGORDOBIL
PREVALENCIA DEL ABSENTISMO ESCOLAR EN LA EDUCACIÓN SECUNDARIA OBLIGATORIA: RELACIONES CON VARIABLES SOCIODEMOGRÁFICAS Y FAMILIARES
EL RECHAZO ENTRE IGUALES EN EL ÁMBITO EDUCATIVO – ENTREVISTA A VICTORIA MUÑOZ TINOCO
V CONGRESO INTERNACIONAL DE PSICOLOGÍA Y EDUCACIÓN: LOS RETOS DEL FUTURO- DEL 23 AL 25 DE ABRIL DE 2008
PENSAMIENTO Y FORMACIÓN DEL PROFESORADO DE EDUCACIÓN SECUNDARIA
HERRAMIENTAS PARA COMBATIR EL BULLYING HOMOFÓBICO
LA PSICOLOGÍA ESCOLAR EN EL MARCO DE LA TRANSFORMACIÓN DE LOS ESTUDIOS DE PSICOLOGÍA EN ESPAÑA
EL PSICÓLOGO EN LA EDUCACIÓN
EDUCACIÓN CONFIRMA EL COMPROMISO DEL MINISTERIO CON LAS PROFESIONES REGULADAS ESPAÑOLAS
EDITORIAL ENERO/FEBRERO 2009