La violencia, la discriminación de la mujer, el mal uso del lenguaje o la promoción de hábitos no saludables, son algunos de los rasgos de la televisión que ven los niños, según un informe elaborado por la Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (CEACCU). Se trata de "una televisión en la que los ejemplos positivos alcanzan la categoría de excepción".

 

El estudio ha sido presentado el pasado 12 de marzo y en él se han analizado la programación infantil y la publicidad de las principales cadenas de televisión para la franja horaria infantil: La Sexta, Cuatro, Antena 3, Tele 5 y los dos canales de Televisión Española. El profesor de la Universidad Complutense de Madrid, Manuel Sánchez de Diego, ha sido el coordinador de esta investigación, realizada con la finalidad de evaluar el grado de cumplimiento de la legislación audiovisual y de los acuerdos de autorregulación suscritos por las televisiones.

Tal y como aparece recogido en la nota de prensa emitida por CEACCU, el estudio pone en evidencia numerosos casos de incumplimientos, y presta, además, una especial atención a la relación entre los contenidos televisivos y los hábitos saludables de la infancia y la juventud.

Entre los incumplimientos observados, CEACCU reclama el abandono del público infantil al marginarse la programación de este grupo a zonas de la parrilla cada vez más limitadas; la inclusión de programas rotundamente inadecuados como realities, telenovelas o espacios del corazón en esta franja de protección especial; la autopromoción de programas para adultos en horario infantil –a pesar que, en este aspecto, la normativa lo prohíbe explícitamente-; y el deterioro de los contenidos dirigidos a los niños, donde está presente la violencia, la discriminación de la mujer, el mal uso del lenguaje o la promoción de hábitos no saludables, entre otros.

Tal y como aparece en su nota de prensa, los principales resultados del estudio, denominado "Televisión para los niños 2008", son los siguientes:

1. Se mantiene el abandono, por parte de los programadores, de la audiencia infantil. Salvo casos aislados (como Leonart, en La 2), los contenidos infantiles analizados se caracterizan por su banalidad, su escasa calidad y por obviar los compromisos de respeto a valores esenciales (igualdad entre sexos, no violencia, etc.), que recogen los Códigos éticos de las cadenas. Un empobrecimiento ya registrado en informes anteriores que se consolida y que contrasta con la oferta creciente de contenidos culturales de calidad dirigidos a la infancia desde ámbitos como la literatura, el teatro o los museos.

2. En horario infantil, incluso en el calificado como de "protección reforzada" (de 17,00 a 19,00 horas) se emiten telenovelas, magazines con información "del corazón", reality shows, programas de testimonios (Talk shows) o series de acción.

3. La autopromoción que hacen las cadenas de televisión de sus propios programas supone un incumplimiento constante de la legislación y de los códigos de conducta. Uno de los errores que se observan es que "aunque el programa o la película que se promociona no sea propio de una franja infantil y/o juvenil, y de hecho no se emite en ese horario, los anuncios de autopromoción sí se emiten en la franja de protección reforzada, y tienen un contenido no recomendado para menores y jóvenes". Se da la circunstancia, además, que "en la autopromoción se emplea como gancho la parte más mórbida de la serie o película, la que plantea el momento culmen de la violencia o incluso la imagen sexualmente más provocativa. Y con el agravante añadido de que esta autopromoción es frecuente, aún más, es reiterativa a lo largo de un día y de toda una semana, en la que se repite continuamente el programa o la película que se va a emitir". Así, según los datos del estudio, de las 24 autopromociones analizadas, un tercio (8) se emiten en horario de protección legal y el resto en el horario de protección reforzada.

4. Otra asignatura pendiente de la programación infantil es la enseñanza de hábitos saludables. Así, el Informe de la CEACCU señala y ofrece ejemplos donde se incita a los niños y jóvenes a la anorexia o la bulimia o se les muestra el consumo de alcohol o drogas, a través de las series y telenovelas, como un hábito normalizado.

5. El estudio también detalla numerosos incumplimientos del "Código de Autorregulación de la Publicidad de Alimentos dirigida a menores, prevención de la Obesidad y Salud" (Código PAOS, 2005), a través del cual las cadenas se comprometieron a limitar la promoción de productos de alimentación no saludables dirigidos a los niños. Sin embargo, de acuerdo al estudio realizado, se observa una saturación publicitaria en este sentido: la franja horaria infantil está repleta de anuncios de establecimientos de comida rápida, chocolates, bebidas, galletas, etc., y en los que se promociona el producto junto a un juguete. El informe de CEACCU denuncia explícitamente el spot de Red Bull, donde se anuncia una bebida energética no apta para menores, por sus elevadas dosis de cafeína, utilizando dibujos animados, así como anuncios de centros de operaciones de cirugía estética, que se emiten en el horario de máxima protección.

6. Respecto a la educación en valores y para la paz, las cadenas también presentan numerosas deficiencias. Según el estudio, son frecuentes los programas para niños en los que se muestran comportamientos violentos entre iguales o actitudes xenófobas. El tema de la igualdad de género y de la dignidad de la mujer están ausentes de manera alarmante, ya que la visión que se ofrece de la mujer es la de un ser inferior o débil, dedicada únicamente a las tareas domésticas, como instrumento sexual, sumisa ante el hombre, con un rol pasivo, etc. Según se detalla en el propio informe "parece que la violencia es un tema obligado en estas franjas horarias".

7. El estudio detalla por último, incumplimientos de otras categorías recogidas en el Código de Autorregulación, como las que se refieren a la temática conflictiva, el uso incorrecto del lenguaje o la banalización de la sexualidad.

CEACCU remitirá este Informe a las Administraciones competentes denunciando las incidencias detectadas y la ineficacia de los Códigos de Autorregulación.

Para consultar el informe original pincha en el siguiente enlace:

Televisión para niños 2008

Artículos Relacionados
UN ESTUDIO ANALIZA LOS EFECTOS DE LA VIOLENCIA EN EL MEDIO TELEVISIVO – ENTREVISTA A CONCEPCIÓN FERNÁNDEZ VILLANUEVA
POSICIÓN DEL COLEGIO OFICIAL DE PSICÓLOGOS DE MADRID ANTE EL PROGRAMA DE TELEVISIÓN "CAMBIO RADICAL"
MEDIACIÓN ENTRE NIÑO Y TV
LA ERA DE LOS MEDIOS: DIVULGAR, NO VULGARIZAR
EDUCACIÓN PARA LA PAZ- ENTREVISTA A MAITE GARAIGORDOBIL