Alexander Muela
Universidad del País Vasco

El maltrato infantil es un problema social que afecta a muchos niños, adolescentes y sus familias, y que conlleva la necesidad de la intervención de numerosos profesionales. Sin embargo, el maltrato infantil es un fenómeno complejo y heterogéneo, difícil de identificar y clasificar.

En consecuencia, una de las mayores preocupaciones de los investigadores, psicólogos comunitarios, trabajadores sociales, educadores, personal del sistema sanitario, etc., ha sido la de encontrar un sistema de identificación y clasificación adecuado con el que sea posible determinar la presencia o ausencia de maltrato, sus diferentes tipos, así como las consecuencias que tiene o puede tener para la víctima, y de esta forma, poder diseñar adecuadamente el tipo de intervención a llevar a cabo.

 

A partir de la revisión de la literatura existente acerca de este tema, se constata la existencia de una gran heterogeneidad y la falta de consenso en los criterios de identificación y clasificación de maltrato infantil (Muela, 2008). También se ha podido observar que la utilización de unos u otros criterios modifica sustancialmente las estadísticas, las conclusiones sobre la etiología, los modelos de prevención y las pautas de intervención en los casos de maltrato (Muela, 2008).

Por ejemplo, diversos sistemas de clasificación toman en cuenta únicamente el tipo de maltrato a la hora identificar dicha experiencia en el niño. Mediante este sistema, cuando diferentes tipos de maltrato concurren al mismo tiempo o se solapan, las formas activas de maltrato tales como el abuso sexual o el maltrato físico, son consideradas como el tipo de maltrato predominante, en detrimento de las formas pasivas como la negligencia infantil. Por ejemplo, si tuviésemos un caso en el que el niño o la niña ha sufrido maltrato emocional y abuso sexual, sería probablemente codificado como un caso de abuso sexual, y no a la inversa. Sin embargo, es frecuente encontrar que un niño o una niña víctima de malos tratos sufra más de un tipo de maltrato infantil, siendo excepción los casos puros de un determinado tipo de maltrato.

Otros sistemas de clasificación, además de los tipos de maltrato, se basan en la gravedad, como criterio principal, para valorar dicha experiencia. Es decir, dependiendo del daño físico o emocional causado se asigna un nivel de gravedad y como consecuencia el tipo de medida de protección a adoptar, así como la intervención psicoeducativa a llevar a cabo. Sin embargo, este sistema no toma en consideración otras dimensiones igualmente importantes para valorar la experiencia de maltrato como son la frecuencia del maltrato, la cronicidad del maltrato, la identidad del maltratador, etc.

Por otra parte, si tomamos en cuenta las diferentes dimensiones que se han abordado, diversos investigadores consideran que la edad del niño en el primer informe (su estadio de desarrollo) en el que se constata la situación de maltrato, así como su duración, son las dimensiones que determinan el funcionamiento posterior del niño. Otros investigadores subrayan que el tipo de maltrato tiene menos importancia que su duración. Además, las consecuencias en el niño varían según el tipo de maltrato, incluyendo su coocurrencia e intensidad. Otros sugieren que la gravedad del maltrato es la dimensión crítica, y que la severidad puede ser mejor entendida a partir de la clasificación de la gravedad de los tipos de maltrato. Finalmente, diversos investigadores plantean que además de las consecuencias principales asociadas a las dimensiones del maltrato, las interacciones entre las dimensiones son especialmente importantes.

Por nuestra parte, subrayamos la relevancia que tiene el profundizar y delimitar de forma precisa, los criterios que se han de utilizar a la hora de abordar los casos de maltrato infantil. Desde nuestro punto de vista, la falta de un sistema de clasificación que refleje de forma exhaustiva la experiencia de maltrato del niño y que goce de un consenso generalizado puede acarrear, entre otras consecuencias, un escaso conocimiento acerca del sufrimiento del menor, una aproximación imprecisa a la realidad de este fenómeno por parte de los investigadores; y la posibilidad de que las intervenciones no satisfagan las necesidades de la víctima de maltrato infantil. A fin de cubrir estas importantes lagunas, hemos diseñado un sistema de clasificación con perspectiva evolutiva que recoge las principales variables relacionadas con el maltrato, de forma que se puede alcanzar una aproximación más real a la experiencia de maltrato sufrida por el niño o niña. En concreto, el sistema propuesto tiene en consideración los tipos de maltrato (maltrato físico, negligencia física, abuso sexual y maltrato emocional) y sus subtipos, la gravedad del maltrato, la frecuencia y la cronicidad del maltrato, el estadio del desarrollo en el que ocurre el maltrato, la identidad del maltratador y si el menor ha sido separado de su familia biológica.

Actualmente, estamos aplicando este sistema de identificación y clasificación con menores que han sufrido maltrato. El objetivo es conocer la validez y viabilidad de la aplicación de esta aportación y sobre todo someterlo a las acciones de mejora que se consideren oportunas, para que, a la postre, sea un instrumento útil que ayude a todos los profesionales que nos encontramos inmersos, de un modo u otro, en el sistema de protección infantil.

Referencia:

Muela, A. (2008). Hacia un sistema de clasificación nosológico de maltrato infantil. Anales de Psicología, 24(1), 77-87. ISSN edición impresa: 0212-9728. ISSN edición web: 1695-2294.

Sobre el autor:

 

Alexander Muela. Profesor asociado en la Facultad de Psicología de la Universidad del País Vasco y psicoterapeuta infantil y familiar. Investiga el maltrato infantil y trabaja en programas de intervención familiar con menores en situación de riesgo de desprotección y sus familias para los Servicios Sociales de diversos municipios en la provincia de Gipuzkoa.

Artículos Relacionados
EQUIPOS DE AYUDA, MALTRATO ENTRE IGUALES Y CONVIVENCIA ESCOLAR
¿HAY AHORA MÁS MALTRATO ENTRE ESCOLARES DE SECUNDARIA? COMPARACIÓN DE LOS ESTUDIOS NACIONALES DE INCIDENCIA
EL COLEGIO DE PSICÓLOGOS DE LAS PALMAS PROPONE AL GOBIERNO DE CANARIAS UN TURNO DE INTERVENCIÓN RÁPIDA PARA ATENDER A VÍCTIMAS DE MALTRATO
CURSO “PRESENTE Y FUTURO DEL MALTRATO: CONSECUENCIAS PARA LAS OFICINAS DE ASISTENCIA A LAS VÍCTIMAS”
LAS EXPERIENCIAS TRAUMÁTICAS EN LA INFANCIA PUEDEN FACILITAR LA APARICIÓN DE SÍNTOMAS PSICÓTICOS
LAS RELACIONES SOCIALES EN LA INFANCIA Y EN LA ADOLESCENCIA Y SUS PROBLEMAS
REPUTACIÓN, SOLEDAD, SATISFACCIÓN CON LA VIDA Y CONDUCTA VIOLENTA EN LA ADOLESCENCIA
LOS EFECTOS DEL ABUSO SEXUAL INFANTIL SOBRE LA DEPRESIÓN Y AUTOESTIMA Y EL PAPEL DE LAS ESTRATEGIAS DE AFRONTAMIENTO
¿LOS ABUSOS SEXUALES EN LA INFANCIA INFLUYEN EN LA CAPACIDAD PARA EXPRESAR EMOCIONES?
UN ESTUDIO EN EL PAIS VASCO ESTUDIA LA VIOLENCIA FILIO-PARENTAL- ENTREVISTA A SU AUTORA