Problemas actuales a los que se enfrenta la sociedad hoy en día, como la crisis económica mundial o el calentamiento global, están impulsando nuevas estrategias de actuación y reconsiderando el importante papel que puede jugar la Psicología como motor de cambio en estos procesos.

En este marco, la American Psychological Association (APA) ha creado un grupo de trabajo específico sobre Psicología y Cambio Climático Global y acaba de publicar un informe sobre las aportaciones de la Psicología en este campo, con el objetivo de incentivar nuevas y más eficaces intervenciones contra el calentamiento global del planeta.

El informe incluye una revisión de las investigaciones y prácticas más relevantes en áreas como la Psicología de la conservación y la Psicología ambiental; estudios sobre respuestas humanas ante desastres naturales y tecnológicos; intervenciones dirigidas hacia la consolidación de conductas responsables con el medio ambiente; e investigaciones sobre las consecuencias que el cambio climático está teniendo sobre la salud mental de la población.

Como pone de manifiesto este documento, las aportaciones de la Psicología al área del medio ambiente son múltiples y han permitido la identificación de aspectos psicológicos que juegan un papel fundamental como:

  • Las percepciones personales sobre el calentamiento global y los riesgos del cambio climático, entre las que se incluyen la tendencia personal a minimizar la probabilidad de ocurrencia de adversidades futuras o remotas y el papel de la cultura en la manera en que las personas perciben y responden ante estos riesgos.

  • Los efectos de la población en el cambio climático, como el crecimiento poblacional, el uso de la energía, el consumo, y los desencadenantes psicológicos y contextuales de estos efectos.

  • Las consecuencias psicológicas y en la salud mental del cambio climático (problemas de estrés, ansiedad, apatía o culpa) así como intervenciones para promocionar estrategias de adaptación o respuestas saludables al cambio climático.

  • El impacto del cambio climático a nivel social y comunitario, su relación con las diferencias socioeconómicas y sus implicaciones en justicia social y ética medioambiental.

  • Las barreras psicológicas que limitan la acción individual o colectiva en la promoción de medidas contra el cambio climático.

  • Los estudios psicológicos, basados en la evidencia empírica, que permiten conocer el origen y los factores que afectan a la promoción de conductas "ecológicas".

El informe señala las principales áreas que requieren una mayor investigación por parte de los psicólogos, así como recomendaciones para la elaboración de políticas eficaces de lucha contra el cambio climático, que tengan en cuenta los aspectos psicológicos implicados en la promoción de conductas responsables con el medio ambiente.

El informe ha sido valorado positivamente por los expertos en el área, ya que evidencia que el conocimiento psicológico también puede aportar interesantes beneficios en la elaboración de acciones positivas contra el cambio climático. En efecto, la Psicología aplicada también puede ayudar a las personas, organizaciones y gobiernos a modificar algunas de las conductas que afectan negativamente al medio ambiente y que influyen directamente en el calentamiento global.

Si quieres descargar el informe original pincha en el siguiente enlace: http://www.apa.org/releases/climate-change.pdf

Artículos Relacionados
CONGRESO NACIONAL DE MEDIO AMBIENTE, CUMBRE DEL DESARROLLO SOSTENIBLE