Hoy, 21 de septiembre, se celebra como todos los años el Día Mundial contra el Alzheimer. En esta ocasión, y bajo el lema: "La Demencia. Es el momento de actuar", se pretende centrar la atención de los gobiernos y del público general en la necesidad urgente de poner en marcha campañas de concienciación sobre la demencia y de mejorar los servicios de atención a las personas afectadas de demencia y sus familiares.

Se estima que cada siete segundos se diagnostica un nuevo caso de demencia en el mundo, y esta realidad va en aumento sobre todo en los países desarrollados, donde la enfermedad de Alzheimer constituye ya la quinta causa de muerte en personas mayores de 65 años.

Según la Asociación Internacional de la Enfermedad de Alzheimer, es fundamental mejorar la calidad y disponibilidad de los servicios de atención a este grupo de la población y a sus familiares, así como invertir esfuerzos en mejorar los tratamientos, con especial atención a la mejora de la prevención primaria de estas enfermedades.

Con el objetivo de mostrar cuál es el panorama mundial en relación al impacto económico que supone el Alzheimer y otros tipos de demencia, la Asociación Internacional de la Enfermedad de Alzheimer (Alzheimer’s Disease International) publica todos los años información actualizada sobre estas enfermedades. Este año, el informe incluye los costes, tanto médicos como no médicos, que suponen estas dolencias, así como el gasto económico en términos de cuidados informales. El informe se puede descargar gratuitamente a partir de hoy, desde su página Web, a través del siguiente enlace: http://www.alz.co.uk/research/worldreport/.

En nuestro país, la Confederación Española de Familiares y Enfermos de Alzheimer (CEAFA), aprovechando la celebración de este día, ha reclamado al Gobierno una política integradora que considere el Alzheimer como una prioridad socio-sanitaria de primera magnitud y que cuente con el conocimiento, experiencia y saber de todos los protagonistas vinculados directa e indirectamente en la atención a las personas con esta enfermedad: Gobierno, personas afectadas y sociedades científicas. Esta política, denominada por CEAFA como Política de Estado de Alzheimer, debe centrarse en las personas afectadas y tener en cuenta sus necesidades básicas: apoyo social, concienciación e información sobre la enfermedad.

Más información: