Ainhoa Manzano, Enrique Arranz y Manuel Sánchez de Miguel
Universidad del País Vasco

Se puede hablar de "niños/as de altas capacidades" cuando reflejan unos potenciales que pueden desarrollarse en interacción con el ambiente por encima de la media esperada para su edad. De esta manera, se engloban aspectos relativos a la capacidad intelectual, creatividad y motivación que condicionados por factores ambientales (familia, colegio y/o compañeros) se manifiestan en los diferentes ámbitos de la personalidad (intelectual, motriz, afectivo, relación interpersonal y/o interacción social). El término "alumnos/as de altas capacidades" es el más utilizado en la literatura especializada actual, principalmente por su mayor amplitud, puesto que da cabida a manifestaciones muy distintas de características y posibilidades personales.

En este trabajo, se consideran sujetos de altas capacidades, por tanto, a aquellos que resaltan sobre los de su misma edad en tres componentes importantes: inteligencia, motivación hacia la tarea y creatividad; estos componentes se combinan para obtener rendimientos elevados y creativos (Renzulli 2004). Según datos del Ministerio de Educación (Alumnos precoces, superdotados y de altas capacidades, MEC-2000), en España hay 300.000 alumnos extraordinariamente capacitados en la educación escolar obligatoria, el 99,4% de los cuales no se conoce, ya que sólo se ha identificado a un 0,6%, un total de 2.000 niños.

El objetivo de este trabajo fue llevar a cabo una identificación multi-criterio de sujetos de altas capacidades en una muestra representativa de 530 escolares de 10 años de edad, escogidos aleatoriamente entre colegios públicos y privados. La identificación se realizó utilizando test de aptitudes intelectuales (madurez intelectual: inteligencia verbal y no verbal), cuestionarios de motivación hacia la tarea y test de creatividad contestados por los sujetos y sus profesores.

Según el primer criterio utilizado para la identificación, en el que se tenía en cuenta únicamente el nivel de madurez intelectual del sujeto, se detectó un 8,4% de sujetos de madurez intelectual muy superior a la media para su edad.

Utilizando el segundo criterio de identificación, basado únicamente en el nivel de creatividad que mostraban los sujetos en la prueba, se detectaron un 12% de sujetos, que reflejaban un nivel de creatividad muy superior a la media esperada para su edad.

Con el tercer criterio basado en la combinación de madurez cognitiva y creatividad, se detectó un 1,1% de sujetos considerados por el resultado de altas capacidades. Por último, utilizando el cuarto criterio, que combinaba madurez cognitiva, creatividad y motivación, se detectó un 2,8% de sujetos de altas capacidades.

Los datos de prevalencia hallados en este estudio confirman los obtenidos por otros investigadores en otras poblaciones, ya que las investigaciones epidemiológicas señalan que la tasa de prevalencia de niños de altas capacidades en los centros educativos es de un 3 al 5%. Esta tasa variará en función del procedimiento utilizado.

Cada uno de los criterios utilizados muestra que existen grupos de personas de características diferenciadas que han de ser detectadas para poder realizar una intervención educativa adecuada. Como señalan numerosos estudios, la identificación precoz de las altas capacidades es especialmente importante en el caso de las mujeres, debido a que muchas de ellas pierden sus potencialidades al no ser debidamente identificadas y estimuladas para progresar en su desarrollo intelectual. Por tanto, se debe destacar que los resultados apoyan la utilidad de usar diferentes criterios de identificación con el objetivo de diseñar intervenciones educativas específicas adaptadas a la heterogeneidad de las altas capacidades detectadas en este trabajo. En investigaciones recientes se afirma que lo importante de los procedimientos de identificación es su operatividad. Los modelos explicativos de la superdotación sólo tendrían sentido si van acompañados de prácticas a efectos de identificación-intervención y así se establece para el futuro el desarrollo de nuevos planteamientos de intervención.

Una vez conocidos los niños de altas capacidades, cabe destacar la importancia del papel de la familia y de la escuela en el desarrollo de dichas habilidades. Desde la atención a la diversidad cada vez más la escuela se encarga de las evaluaciones para la identificación de dichos niños, como se ha hecho en este trabajo, y así conseguir la adecuada intervención para cada caso, con el fin de desarrollar sus potenciales. Trabajando en coordinación con las familias, los programas de "Enriquecimiento", por ejemplo, pueden llegar a dar unos resultados muy adecuados para el desarrollo intelectual, social y emocional de estos niños. La familia, es la encargada de dotar al niño de un ambiente equilibrado y seguro en el que la mayor precaución que deben tomar es la de no centrar su atención en el refuerzo según el tipo de resultados académicos, puesto que el miedo al fracaso que puede generar este tipo de comportamiento puede hacer que el niño se sienta inseguro, sobre todo, si no cubre las expectativas creadas hacia él. La valoración por igual de los aspectos personales, emocionales y/o sociales tiene la misma importancia para estos niños.

Referencias:

Renzulli, J.S. (2004). Introduction to identification of students for gifted and talented programs. En J. S. Renzulli, Ed. Identification of students for gifted and talented programs (pp.11-19). Thousand Oaks, California: Corwin Press.

El artículo en el que se basa esta noticia puede encontrarse en la revista European Journal of Education and Psychology:

Manzano, A., Arranz, E. y Sánchez de Miguel, M. (2010). Multi-criteria identification of gifted children in a spanish sample. European Journal of Education and Psychology, 3, 1, 5-17.

Sobre los autores: